El 2020: un año de grandes cambios y logros para Rusia

Este año Rusia alcanzó varios logros importantes: introdujo enmiendas a su Carta Magna, cambió la composición del Gobierno y, cuando el coronavirus SARS-CoV-2 llegó a sus tierras, sacó la artillería pesada y se convirtió en el primer país en registrar una vacuna anticovid.

Desde 1994, después de que la Constitución de la Federación de Rusia fuera aprobada y entrara en vigor en 1993, el presidente ruso cada año se dirige en un discurso a la Asamblea Federal (Parlamento) del país.

Este proceso tiene por objetivo debatir la situación actual en Rusia, así como los próximos pasos del Gobierno con respecto a los asuntos internos y externos. El presidente resume el tema del desarrollo nacional del país, identifica los principales problemas al respecto, establece objetivos estratégicos y metas, así como las vías para alcanzarlas, incluso en el ámbito legislativo.

Este año, el líder ruso, Vladímir Putin, aprovechó su mensaje anual al Parlamento para proponer una serie de enmiendas a la Constitución del país: entre ellas, otorgar a la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento) la función de aprobar la formación del Gobierno y priorizar la ley nacional sobre los acuerdos internacionales.

Además, las modificaciones a la Carta Magna limitan a dos el máximo de mandatos presidenciales de seis años que la misma persona puede ocupar, pero esto no se aplica a la persona que ejerza o haya ejercido el cargo de presidente de Rusia en el momento de la entrada en vigor de los cambios, es decir a Putin y a Dmitri Medvédev, quien se desempeñó como jefe de Estado ruso entre 2008 y 2012.

También especifican los nuevos requisitos que debe cumplir el presidente, los miembros del Gobierno y el Parlamento y los cargos relacionados con la soberanía y la seguridad nacional, establecen las garantías sociales del Estado ante los ciudadanos, modifican las funciones del Ejecutivo y el Legislativo, prohíben la secesión de los territorios de la Federación de Rusia y fortalecen el estatus del idioma ruso, entre otros aspectos.

Putin planteó organizar un sufragio nacional sobre esas propuestas. Inicialmente la votación estaba programada para el 22 de abril, sin embargo, las autoridades se vieron obligadas a aplazarla debido a la pandemia del covid-19.

De este modo, el sufragio sobre las enmiendas a la Constitución rusa se celebró del 25 de junio al 1 de julio. Los ciudadanos rusos estaban llamados a las urnas para votar un paquete entero de enmiendas constitucionales en vez de votar cada cambio a la Carta Magna propuesto por separado.

De acuerdo con los datos de la Comisión Electoral Central de Rusia, las enmiendas fueron aprobadas con el 77,92 por ciento de los votos a favor y el 21,27 por ciento en contra, mientras la participación fue del 67,97 por ciento.

NUEVO GOBIERNO

El mismo día que Putin pronunció su discurso anual ante el Parlamento, el entonces primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, anunció en una reunión posterior con el presidente la dimisión del Gobierno. Putin promulgó el decreto sobre la dimisión del ejecutivo y también hizo varias declaraciones importantes.

Sobre todo, declaró que tenía la intención de introducir el cargo de vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia y ofrecer este puesto a Medvédev. Además, propuso a la Duma de Estado considerar la candidatura del entonces jefe del Servicio Federal de Impuestos ruso (FNS, por sus siglas rusas), Mijaíl Mishustin, para el puesto de primer ministro. Los decretos presidenciales correspondientes fueron firmados el 16 de enero.

El 21 de enero el nuevo primer ministro presentó ante el presidente la composición del Gobierno ruso que contaba con 14 caras nuevas, mientras Serguéi Lavrov, Serguéi Shoigú y Alexandr Nóvak mantuvieron las carteras de Exteriores, Defensa y Energía, así como varios otros ministros que igualmente permanecieron en sus cargos.

Pero no fue la única serie de cambios que el Gobierno de Rusia experimento este año. El 6 de noviembre Putin firmó la ley federal sobre el Gobierno que prevé un nuevo reglamento de formación del gabinete de ministros teniendo en cuenta las enmiendas hechas a la Constitución.

Tras la promulgación de la nueva ley, Rusia remodeló su Gobierno: el Gabinete Ministerial encabezado por Mishustin relevó a cinco de sus miembros –los ministros de Energía, Transporte, Recursos Naturales, Construcción y Desarrollo del Lejano Oriente y el Ártico– y sumó a un nuevo vice primer ministro, ya que el número de vice primeros ministros aumentó de nueve a diez. Putin firmó los decretos correspondientes el 10 de noviembre.

SPUTNIK V

Sin embargo, quizás el logro más importante de Rusia en 2020 es el hecho que el 11 de agosto se convirtió en el primer país en registrar una vacuna contra el covid-19, enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Se trata de la vacuna Sputnik V, cuyo nombre técnico es Gam-Covid-Vac, desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya y producida en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF).

La vacuna consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, y el segundo, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5. El medicamento se administra dos veces, en un intervalo de 21 días.

De acuerdo con los últimos datos de la tercera fase de ensayos clínicos, Sputnik V muestra una eficacia de más del 90 por ciento.

El director del Centro Gamaleya, Alexandr Guintsburg, en una entrevista concedida al diario ruso Izvestia afirmó que Sputnik V no fue creada desde cero, sino fue elaborada sobre la base de la tecnología desarrollada hace 25 años para permitirles a los científicos rusos reemplazar genes defectuosos por otros. Desde 2014 esta tecnología ha sido utilizada para crear las vacunas de vectores virales, lo que explica la rapidez del desarrollo de la vacuna anticovid rusa.

Hasta el momento, más de 50 países ya se han asegurado 1.200 millones de dosis de la vacuna de Gamaleya, según informes del RDIF.

Además, el 13 de octubre, el Centro de Virología y Biotecnología Vector registró la vacuna contra el covid-19 llamada EpiVacCorona, basada en antígenos peptídicos, que se convirtió en la segunda registrada en Rusia. 

También están en curso los ensayos clínicos de otra vacuna contra el virus, elaborada por el Centro de Investigaciones y Desarrollo de Sustancias Inmunobiológicas Chumakov.

PLANES PARA EL FUTURO

El hombre propone, y Dios dispone es la frase que quizás mejor caracterice este año.

¿Pero qué le depara el futuro a Rusia en 2021?

Sobre todo, en enero o febrero comenzará la vacunación masiva de la población contra el covid-19. El ministro de Sanidad ruso, Mijaíl Murashko, indicó que el número de vacunados contra el covid-19 en Rusia puede llegar a decenas de millones de personas en 2021.

También expresó la esperanza de que Rusia logre acabar con la epidemia del covid-19 en 2021 y aseguró que el país hace todo lo posible para ello.

Según el director general del RDIF, Kiril Dmítriev, la vacuna Sputnik V estará disponible para otros países a principios de 2021. Explicó que los productores rusos prevén exportar la vacuna a otros países una vez satisfecha la demanda en el mercado interno.

También, el 19 de septiembre se prevé celebrar las elecciones legislativas. En mayo de 2020, la Duma de Estado aprobó una ley que abre la posibilidad de depositar votos a distancia, y recolectar las firmas en apoyo a los candidatos electorales mediante el portal de servicios públicos Gosuslugi.

Además, el ministro de Desarrollo Económico ruso, Maxim Reshétnikov, declaró que la recuperación del empleo será una de las principales prioridades de la política económica rusa en 2021.

Sin embargo, nadie sabe exactamente qué deparará el futuro.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74623 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: