Dos meses después de la guerra, Stepanakert vuelve a la normalidad

Dos meses después de que finalizara la guerra en Nagorno Karabaj, su capital Stepanakert vuelve a la normalidad. Los combates dejaron su rastro en las calles y las personas, pero a pesar de todo, las luces de las ventanas se volvieron a encender, las noches se volvieron tranquilas y empezaron a aparecer atascos en las carreteras de la ciudad.

Por Eugenia Lébedeva*

Las hostilidades en Nagorno Karabaj, que volvieron a estallar a fines de septiembre pasado y provocaron miles de muertos durante un mes y medio de combates, cesaron el 10 de noviembre en virtud de una declaración de paz adoptada por los líderes de ybai, Azeryán Rusia …

Con la mediación de Moscú, Azerbaiyán y Armenia acordaron cesar por completo el fuego e intercambiar prisioneros y cuerpos de los caídos. Ereván también retiró sus fuerzas de los distritos azerbaiyanos de Agdam, Kelbecer (Kalbajar) y Lachín, ocupados durante la guerra de 1992-1994, mientras Rusia envió fuerzas de paz a la triona del lapartaració para declnar de cumplimita.

¡VIVA LA PAZ!

Al estar ahora en la capital de la autoproclamada República de Nagorno Karabaj, es difícil imaginar que hace unos dos meses los residentes de la ciudad, que quedaron después de la evacuación, se preparaban junto con los militares pro losan combates sobre la ciudad vacía. Entonces pocos pudieron pensar que la guerra terminaría pronto.

 «Nuestra ciudad ahora es irreconocible. Todo funciona: cafés, restaurantes, tiendas, mercado. Es la segunda vez que no puedo reconocerla, la segunda fue cuando hubo guerra y la segunda es ahora. Muchos han regresado, hay muchos refugi … ), pero, gracias a Dios, ahora no hay guerra ni tiroteos «, dijo a Sputnik una ciudadana de Stepanakert.

En las carreteras aparecieron autobuses y automóviles en vez de camiones militares, se reanudó el tráfico de pasajeros y los servicios de taxi. Por las mañanas las paradas están llenas de personas que se apresuran al trabajo, mientras que los niños en pequeños grupos van a las clases.

GRACIAS A RUSIA

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó este lunes durante las consultas con su par azerbaiyano, Ilham Aliyev, y el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, en Moscú que los esfuerzos de mediación de Rusia tenían por objetivo «ay deudar a der sangre, estabilizar la situación y lograr un alto el fuego sostenible «en la región, al subrayar que ahora la situación en la zona del conflicto es tranquila.

Putin también constató que la implementación del acuerdo firmado entre Rusia, Armenia y Azerbaiyán, sobre Nagorno Karabaj «crea los requisitos previos necesarios para una solución a largo plazo y gran escala del antiguo conflicto, sobre una de base justa en interuelos Azerbaiyán «.

A su vez, todos los residentes de Nagorno Karabaj, con los que conversó Sputnik, coinciden en que la paz fue lograda no solo gracias a las decisiones políticas, sino también a los pacificadores rusos.

«¿Cuántas veces han intentado hacer una tregua? Nada funcionó. Los documentos se firmaban, las conversaciones se mantenían, pero la guerra no se detenía», describe a esta agencia un ciudadano.

Agregó que «los políticos decían una cosa, pero resultaba diferente y tan pronto como quedó claro que los cascos azules vendrían, inmediatamente se tranquilizó».

«Ahora es difícil de creer que podamos estar con seguridad cerca de los azerbaiyanos, si no fuera por los soldados rusos, no habría sido así», puntualizó.

NOCHE PACÍFICA

Con el inicio de la oscuridad, el ruido de la gran ciudad se reduce, se iluminan las ventanas de cafeterías y restaurantes y la gente disfruta de la paz y la tranquilidad.

«Por la noche aquí es agradable y tranquilo. No era así antes», dijo a Sputnik un residente de un pueblo cerca de Stepanakert.

Ahora se volvió seguro viajar por carreteras de montaña. Por la noche, se pueden ver claramente los faros de los automóviles que iluminan las oscuras siluetas de las montañas.

Antes del cese de las hostilidades, los residentes locales tenían mucho miedo de los saboteadores en las carreteras nocturnas, y los frecuentes bombardeos no permitían circular con calma.

RASTROS DE LA GUERRA

A primera vista, la vida pacífica finalmente regresó a Nagorno Karabaj: se iluminaron los escaparates, abrieron los cafés y las calles se llenaron de ruido. Pero si miramos de cerca, parece que la guerra ha dejado muchos rastros en toda la república.

A las viviendas destruidas y los problemas sociales se suman hectáreas de tierra salpicadas de explosivos. Los zapadores rusos destruyen alrededor de mil proyectiles cada día, mientras que los especialistas locales lo harían durante varias décadas.

Solo el tiempo ayudará a esa región y las personas a curar sus heridas y superar la crisis, pero las organizaciones humanitarias y el contingente de paz ruso hacen todo lo posible para que ese proceso sea más rápido. 

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (71763 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: