Italia inicia el proceso contra la temible Ndrangheta

La justicia italiana abrió un proceso legal que podría mandar en prisión a más de 300 jefes mafiosos y acabar con la Ndrangheta, una de las asociaciones criminales más potentes del país.

El 19 de diciembre de 2019, tras tres años de investigación, las fuerzas del orden detuvieron en Italia, Alemania, Suiza y Bulgaria a 334 personas sospechosas de pertenecer a la Ndrangheta. Entre los cargos de la acusación figuraban homicidios, extorsiones, usura, transferencia ficticia de bienes, blanqueo de dinero y creación de asociaciones ilícitas de tipo mafioso.

Poco más de un año después, en la ciudad calabresa de Lamezia Terme se inicia uno de los procesos más importantes de la reciente historia de Italia, que puede dar un golpe mortal a la Ndrangheta. El imputado principal es el potente jefe Luigi Mancuso, apodado «Tío Luigi», que ya había pasado en la cárcel 19 años. Además de él, en el proceso figuran 325 acusados, 900 testigos y unos 400 abogados.

Para acoger a todos los participantes las autoridades transformaron un antiguo centro de llamadas de 3300 metros cuadrados en un espacio para el Tribunal. Gracias al sofisticado sistema informático, es posible mantener hasta 150 enlaces de vídeo simultáneamente, lo que permite involucrar a todos los participantes del proceso sin violar las medidas anticovid. Nicola Gratteri, fiscal distrital de la ciudad de Catanzaro, califica la sala como «una de las aulas más modernas y equipadas de Italia».

LA NDRANGHETA

Entre las organizaciones criminales italianas, la Ndrangheta quizás sea la menos conocida. Pero tras los procesos de los años 90 contra la Cosa Nostra siciliana y las medidas emprendidas por el Estado italiano para desmantelar la camorra napolitana, la Ndrangheta se transformó en la asociación criminal más potente del país. Sin embargo, fue sólo en 2010 que el Estado italiano la reconoció como una estructura mafiosa, lo que facilitó la persecución y la detención de las personas sospechosas de estar vinculadas con ella.

La transformación de la Ndrangheta en una organización criminal de carácter nacional e incluso global data de mediados de los años 80, cuando empezó a involucrarse en el tráfico de drogas, estableciendo contactos con el potente cartel de Medellín. Hoy en día la Ndrangheta es el proveedor mayorista de cocaína más importante de Italia.

Un buen ejemplo de la envergadura de sus actividades es la incautación de casi 1.200 kilos de cocaína por la Guardia de Finanza italiana en Reggio Calabria en noviembre de 2019: el valor total de la droga incautada alcanzaría unos 250 millones de euros.

Para distribuir la droga, la Ndrangeta utiliza las organizaciones criminales étnicas de los albaneses y los nigerianos. Esta estructura le permite controlar hasta la mitad del mercado europeo de la cocaína y, al mismo tiempo, no llamar demasiado la atención.

Otra de sus fuentes de ingresos  son los contratos públicos. Además, con la pandemia del coronavirus, la Ndrangheta trató de aprovechar la situación, ofreciendo préstamos urgentes a los empresarios y pagando subsidios a los desempleados. Según las estimaciones de los criminalistas, los sectores más expuestos a la penetración criminal son la restauración, la hostelería, la distribución de artículos alimenticios y la logística.

Según algunas estimaciones, el volumen de negocios de la Ndrangheta alcanzaría unos 55.000 millones de euros al año, a saber, una cifra comparable con la capitalización de una gran corporación.

LARGO CAMINO HACIA EL PROCESO

Durante muchos años, los fuertes vínculos personales entre los miembros de la Ndrangheta, la cual sigue manteniendo una estructura familiar, y el principio de la «omertà», que les prohibía a sus miembros cooperar con el Estado, garantizaba a la organización una casi invulnerabilidad.

Para la cúpula de la Ndrangheta los criminales que violaban las reglas establecidas no merecían piedad. Por ejemplo, en 2006 la Ndrangheta condenó a muerte a su asesino a sueldo Filippo Gangitano. El joven cumplía meticulosamente las órdenes que recibía, pero no supo esconder su homosexualidad, algo que los jefes criminales consideraron como un insulto imperdonable al honor de la organización. Gangitano fue asesinado por su propio primo.

La estructura tradicional de la Ndrangheta y los modos brutales aplicados a los que cometían errores hacía que el número de los «pentiti» (arrepentidos, o sea criminales detenidos dispuestos a colaborar con las fuerzas del orden) siempre fuera más bajo respecto a otras organizaciones criminales.

Sin embargo, poco a poco el fiscal Gratteri y sus colaboradores lograron encontrar testigos y acumular las pruebas suficientes para dar inicio al «maxiproceso». El Tribunal se reunirá seis veces a la semana, pero, visto el insólito número de participantes, podría durar un año o incluso más. Como resultado, Italia podría liberarse de una de sus peores plagas de las últimas décadas.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (73019 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: