Algo que preocupa al mundo

El día 20 de enero del 2021, tomará posesión el nuevo presidente electo de EEUU, muchas inquietudes, comentarios y predicciones se dicen sobre este suceso que esta por ocurrir, a nivel de la geopolítica internacional se dice que el sr. Biden, será más de lo mismo que el sr. Trump, a la manera de ver y analizar las cosas se podría decir que hay un enfrentamiento de fuerzas internas en EEUU, sobre todo el poder económico, los grupos supremacistas blancos y sionistas, que apoyan al sr Trump y la otra parte del poder económico, las corporaciones, banca e industrias de armas al nuevo presidente el sr Biden, corren rumores de una operación jaque mate al Rey, término del ajedrez, ya que algunos grupos dicen que las elecciones son un fraude, que se ha violado la constitución cuando juraron y ratificaron al nuevo presidente electo, se violan sede de instituciones como el capitolio por grupos que están a favor del presidente saliente.

Por Gilberto Diaz*

*Caracas

En definitiva, hay mucha tela que cortar todo lo que sucede en EEUU, no es producto de la casualidad, desde que existen como nación este ha sido su modo operandi, el poder económico siempre ha estado a espalda del pueblo de a pie y solo lo ha utilizado como soldado para sus guerras expansionistas a nivel mundial, esas famosas familias que llegaron de Europa, trajeron sus estructuras capitalistas y son las que todavía guardan vigencia.

La toma de posesión en EEUU mediante condiciones de excepción, Joe Biden asumirá como 46º presidente de Estados Unidos de forma claramente atípica; tanto el gobierno saliente como el gobierno entrante, han previsto para el 20 de enero la toma de posesión en medio de un conflicto y pugna que está signada por una transición errática y compleja, por los sabidos gestos de oposición de Donald Trump a su salida del cargo.

Se une a este contexto de grave crisis institucional, la crisis política desatada tras el asalto al Capitolio realizado el 6 de enero por partidarios del presidente Trump, quien a su salida enfrenta un juicio político por esos hechos. Seguidamente, la alerta de los cuerpos de seguridad ante la potencial amenaza de que se produzcan protestas o actos de violencia no solamente en Washington DC sino también en los capitolios de los Estados.

El dato muy importante el Pentágono ha dispuesto 25 mil soldados de la Guardia Nacional en la capital y ha asegurado los perímetros, catalogando zonas «verdes» y «rojas» para restringir la movilidad.

La alcaldesa Muriel Bowser había aprobado previamente un decreto de emergencia para permitir el despliegue que hoy asegura la ciudad.

La réplica de un contexto bélico es el despliegue de soldados en Washington, han venido con la aprobación del porte de armamento letal por parte de las tropas.

Recientemente Jode Biden se presentó sorpresivamente ante los soldados apostados en Capitol Hill y les saludó, tal como lo haría un mandatario estadounidense en un territorio ocupado.

Estas medidas de «aseguramiento» y su narrativa, tienen una semiótica casi al calco de un contexto bélico, estableciendo un mensaje de fuerza y de solidez de las instituciones entrantes a la Oficina Oval.

El contexto todo, está signado por el ascenso de Biden en condiciones similares a las de un Estado de excepción.

Para los que tienen alguna dura la amenaza interna tal como reseña el medio BBC de Reino Unido, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) advirtió sobre protestas armadas en los capitolios de los estados y en Washington DC en los días previos a la ceremonia, lo que llevó a los funcionarios a aumentar la seguridad y cerrar grandes sectores de la ciudad.

En una evaluación conjunta realizada por esa agencia y por el Departamento de Seguridad Nacional se justifica el aumento de medidas para evitar ataques de terroristas internos, quienes «suponen la amenaza más probable» a la toma de posesión. Estos extremistas «siguen siendo una preocupación debido a su capacidad para actuar con poca o sin ninguna advertencia, su disposición a atacar civiles y blancos fáciles; y su habilidad para causar un número significativo de víctimas con el uso de armas que no requieren de conocimiento especializado», señalaron estas autoridades en un documento citado por The New York Times.

El FBI es una de las instituciones que más ha reseñado los peligros de la «amenaza interna» que revisten los grupos supremacistas armados que suelen estar organizados en milicias.

Estos simpatizantes de Trump, al igual que organizaciones como «Proud Boys», son un punto de atención por ser fuerzas con potenciales capacidades para atizar un conflicto interno y detonar actos de terrorismo.

El futuro de un país dividido, aunque los seguidores de Trump son un sector de la sociedad estadounidense regularmente estigmatizado por su fanatismo, lo cierto es que se trata de un importante segmento de los imaginarios y sentidos comunes de ese país, que ahora tienen una épica. Para ellos, su líder ha sido desalojado del cargo de manera «fraudulenta» y Biden asume con una imposición de orden mediante el uso de las armas y la «complicidad» de las instituciones del país, tal como si ello fuera, como ellos lo refieren, un «golpe de Estado».

Los rasgos de fractura en la sociedad estadounidense desde este punto, son inocultables y van en simultáneo con la pérdida de la cohesión social y el desencanto por el «sueño americano», que se ha desvanecido de manera intergeneracional.

Cada uno es libre de pensar como quiera, pero de largo podemos estar seguros la tortilla esta volteada y el jaque mate es para todos.

About ELCOMUNISTA.NET (72932 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: