Enigma del siglo: ¿hundió la URSS submarinos de Israel y Francia casi simultáneamente?

Hace 53 años dos submarinos desaparecieron casi simultáneamente en el mar Mediterráneo bajo condiciones desconocidas. Uno de ellos fue el israelí Dakar y el otro, el francés Minerve. Estas fueron las dos catástrofes más enigmáticas de la historia naval. Hubo una gran cantidad de versiones sobre lo sucedido.

La misteriosa desaparición de los dos submarinos suscitó muchas teorías. La mayoría de ellas eran conspirativas e incluían las supuestas acciones de la Marina de guerra de la Unión Soviética y hasta acciones de ovnis. 

Durante más de medio siglo las razones precisas del naufragio de dos submarinos, que desaparecieron con diferencia de un día y casi en el mismo lugar, el mar Mediterráneo, han sido un enigma. 

El primero en desaparecer fue el sumergible diésel-eléctrico israelí INS Dakar que dejó de mostrarse en los radares y naufragó el 26 de enero. Al día siguiente el galo S647 Minerve corrió la misma suerte. 

Los lugares precisos del naufragio de esos dos submarinos fueron descubiertos solo décadas después. Solo entonces se logró recuperar los restos de los sumergibles. En esta nota te presentamos toda la información disponible sobre esos dos extraños incidentes.

El misterio que envuelve la inesperada desaparición del submarino israelí

El submarino israelí INS Dakar en realidad no era un sumergible nuevo, sino que fue usado durante un par de décadas y formó parte de la Marina Real británica. En aquella época fue conocido como HMS Totem y perteneció a la clase Triton. El submarino fue botado en 1943. En el marco del programa de fortalecimiento de su Armada Israel decidió adquirir varios sumergibles que habían sido utilizados en el Reino Unido. Así comenzó el viaje del Totem para convertirse en INS Dakar.

Dicho submarino contaba con una planta propulsora diésel-eléctrica compuesta de dos motores diésel de una potencia de 2.500 caballos de vapor y dos motores eléctricos de una potencia de 1.450 caballos de vapor. El INS Dakar tenía 3 ametralladoras, un cañón de calibre 102mm, 11 tubos lanzatorpedos y 6 torpedos adicionales.

La decisión de Israel de reforzar su Armada tuvo que ver con la creciente amenaza de un conflicto en Oriente Medio. Las tensiones alrededor de Israel en aquella época eran muy altas. Desafortunadamente para Tel Aviv solo 2 de los 3 submarinos pedidos lograron llegar a las costas del país hebreo. El INS Dakar partió de la ciudad británica de Portsmouth con una tripulación de 69 miembros el 9 de enero de 1968. 

El submarino tomó rumbo a la ciudad israelí de Haifa. Durante el viaje no estuvo equipado con armamento. 

El sumergible viajó a un ritmo acelerado y llegó a las proximidades de la isla griega de Creta, no muy lejos de Israel. El 25 de enero de 1968 el capitán del INS Dakar, Yaakov Ra’anan, informó al mando naval israelí que el buque llegaría al puerto de Haifa con un día de antelación, pero la Armada quería que el submarino llegara en el tiempo preestablecido.

Los israelíes ultimaron los preparativos para la llegada del INS Dakar. Sin embargo, cuando la nave estaba a 200 millas náuticas al suroeste de Chipre —muy cerca de Israel—, desapareció de los radares con 69 personas a bordo. Las armadas de Israel, EEUU y Reino Unido lanzaron una operación de búsqueda, pero esta no trajo frutos. El 31 de enero de 1968 la búsqueda fue suspendida. 

Puente del submarino INS Dakar en exhibición en Haifa, en Israel
Puente del submarino INS Dakar en exhibición en Haifa, en Israel.

Después, durante 30 años los israelíes buscaron el naufragio del submarino porque era una cuestión de honor para el país hebreo. Los restos del submarino fueron hallados el 29 de mayo de 1999 a una profundidad de 3.000 metros en un área entre Chipre y Creta, en las aguas del mar Mediterráneo. 

Los escombros fueron analizados con la ayuda de aparatos especiales. Sin embargo, las razones del naufragio siguen siendo un gran enigma. Los restos de los marineros no fueron hallados en el lugar.

Un submarino francés naufraga el día siguiente

Un día después, bajo condiciones misteriosas, desapareció el submarino diésel-eléctrico francés S647 Minerve con 52 marineros a bordo. En el momento de su desaparición de los radares el sumergible participaba en unas maniobras en el mar Mediterráneo cerca de las costas de la ciudad gala de Tolón. 

El S647 Minerve perteneció a la clase Daphne, una serie de submarinos que fueron construidos entre 1958 y 1970 para las necesidades de la Marina de guerra francesa y también para clientes extranjeros. Este tipo de sumergibles tiene 12 tubos para torpedos del calibre 550mm. La munición disponible incluía 12 torpedos y misiles.

La clase Daphne ‘padecía’ de una serie de fallas, pero a pesar del peligro para la integridad de los submarinos París decidió construir 25 sumergibles de este tipo.

Durante su última sesión de comunicación, el submarino se encontraba a 15 metros de profundidad. El capitán de Minerve informó a un avión de la aviación naval que el submarino estaba siendo seguido por un objeto desconocido durante un período de diez minutos y por lo tanto decidió sumergirse aún más. Cuando la nave alcanzó una profundidad de 50 metros, dejó de responder. 

El caso del naufragio del Minerve suscitó la aparición de una serie de teorías. En particular, expertos sospechaban que la causa de la tragedia fue la explosión de un torpedo. Esta versión parece la más viable teniendo en cuenta que el submarino galo se hundió demasiado rápido.

Minerve, submarino francés de la clase Daphne
Minerve, submarino francés de la clase Daphne.

Los especialistas franceses encontraron el submarino desaparecido solo 51 años después de su naufragio. Las causas de la tragedia todavía no están claras. Igual que en el caso de Israel y el INS Dakar, encontrar el submarino desaparecido fue una cuestión de honor para los marineros de Francia. Numerosas expediciones de búsqueda fueron en vano. Hasta julio de 2019.

El hallazgo se debió al uso de aparatos sumergibles modernos no tripulados. Para los especialistas galos este fue un triunfo que habían perseguido durante cinco largas décadas.

Pura coincidencia trágica

En las cinco décadas que han pasado desde esos trágicos eventos se han presentado numerosas explicaciones al naufragio de ambos submarinos. La versión más lógica sería suponer que hubo problemas técnicos o que la tripulación cometió un error. Otras versiones incluyen un ataque por parte de un submarino enemigo. Las hipótesis sobre la posible acción inamistosa de unos supuestos ovnis son absurdas.

Una de las versiones más comunes en Occidente fue el supuesto ataque de una escuadra naval soviética que a finales de enero de 1968 participó en unas maniobras en el mar Mediterráneo. Según este punto de vista, los submarinos israelí y francés podrían haber sido atacados por torpedos. Otra versión supone que un sumergible soviético embistió uno de los submarinos naufragados. 

Estas acusaciones fueron una de las posibles explicaciones para el naufragio presentadas por la Armada israelí al entonces ministro de Defensa, Moshé Dayán. Sin embargo, los resultados del análisis de los restos del INS Dakar realizado en 1999 excluyeron cualquier tipo de ataque de la lista de posibles causas del naufragio.

Aunque hasta el día de hoy el Estado hebreo no ha revelado todos los detalles del naufragio del INS Dakar, en 2015 el Ministerio de Defensa israelí informó a los familiares de los marineros que la tripulación había perdido el control sobre el sumergible a causa de un fallo técnico. Esto fue precisamente lo que ocasionó el naufragio.

El Ministerio de Defensa de Francia tampoco reveló los detalles de la investigación que había realizado tras el hallazgo de los restos del submarino. 

Es muy poco probable que las tragedias de esos dos submarinos estén vinculadas entre sí, menos aún que la URSS tenga cualquier tipo de responsabilidad de estos naufragios. Simplemente no existen pruebas contundentes que confirmen este punto de vista. 

Lo más probable en esta situación es que el INS Dakar sufrió un fallo técnico o que su tripulación cometió un error. Teniendo en cuenta que la serie de submarinos galos a la que pertenece Minerve tenía defectos constructivos, sería lógico decir que se produjo una avería a gran escala a bordo del sumergible y en consecuencia se hundió. El hecho de que los dos naufragios sucedieron con diferencia en un solo día —es decir, casi simultáneamente— es una pura coincidencia trágica.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72951 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: