A la búsqueda del ADN bizantino y egipcio en la población española

Un proyecto europeo busca reconstruir la historia del poblamiento de Europa. En este participan varios centros españoles. La investigación ayudará a conocer el origen de los habitantes del sureste del país tras la caída de Roma. Un periodo oscuro en el que coincidieron visigodos y bizantinos. Incluso egipcios durante la invasión islámica.

Al abrir un manual escolar de historia medieval de España, el lector se suele dar de bruces con los ocho siglos de pasado islámico de la Península Ibérica. Menos espacio suelen tener los visigodos, cuya presencia se prolongó a lo largo de tres siglos. Por su parte, los vándalos o los bizantinos casi desaparecen de los textos históricos. Incluso, dentro de los pobladores musulmanes únicamente se indican a grupos provenientes del Magreb.

Ahora se quiere saber más. El discreto paso de vándalos, bizantinos y otros grupos poblacionales islámicos, como los egipcios, es objeto de estudio en un ambicioso proyecto internacional financiado por la Comisión Europea. Investigación con la que se pretende reconstruir la historia del poblamiento en Europa a partir de los restos de ADN. 

El trabajo se centra en los siglos V y IX y en el sureste de la Península Ibérica. Participan centros de Jaén, Mallorca y Pamplona, además del Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ). El alemán Instituto Max Planck de la Historia de las Poblaciones Humanas de Jena lidera el proyecto, financiado por las instituciones europeas con más de 10 millones de euros.

Para su realización, el MARQ ha enviado a Alemania los restos óseos de 80 individuos de distintas necrópolis de la provincia de Alicante, datados del periodo que va entre el año 400 y el 900. En concreto, se han mandado un tipo de hueso situado detrás de la oreja, el pars petrossa, y dientes molares, ya que son donde mejor se conserva el ADN antiguo con el paso de los siglos. Material hallado en los yacimientos tardorromanos de los Baños de la Reina de Calpe y l’Albir de l’Alfàs del Pi; en los cementerios altomedievales bizantinos y visigodos de Polisixto de Cocentaina, Vistalegre de Aspe, Cabezo Molino de Rojales y l’Atzuvia de Xàbia y en los emirales de la época islámica de Cabezo Pardo de Albatera y Tossal de Manises de Alicante.

Los restos llegarán al Instituto Max Planck, uno de los mayores y más modernos centros dedicados a la arqueogenética del mundo. El lugar cuenta con 250 metros cuadrados de instalaciones, divididos en 20 salas aisladas para evitar el cruce de muestras. En estas se analizarán el ADN nuclear (ADN mitocondrial), que se transmite de generación en generación por línea materna, y el ADN del cromosoma Y (incluido en el ADN nuclear), por línea paterna. Este proceso dará información sobre el sexo de los enterrados, su grado de parentesco y la caracterización de su perfil genético, lo que ayudará a identificar a los individuos migrantes.

Más adelante, el laboratorio alemán comparará los huesos alicantinos con las muestras llegadas de otros puntos del continente. Así, se desvelarán más detalles sobre los movimientos de población e iluminará un periodo con escasa documentación histórica como es aquel que abarca desde el fin del Imperio Romano hasta la invasión islámica. Además, se podrán presentar o rebatir hipótesis sobre el origen étnico de los moradores del sureste español.

Entre estas, verificar si la mayor parte de la población musulmana que se asentó en la cuenca del Segura no provenía de los actuales Marruecos y Argelia, lo más factible, sino de un contingente militar originario de Egipto del siglo VIII. Por otro lado, servirá para dar visibilidad a uno de los pueblos más silenciosos de la historia peninsular: los bizantinos.

«Este estudio romperá muchos prejuicios o tópicos que había hasta ahora, como la sobrevalorada importancia que a menudo se ha dado a la población visigoda, y podría acrecentar el papel de los bizantinos (de la actual Turquía entre los siglos VI y VII) en esta zona, de los que no sabemos apenas nada y a menudo se confunden con los visigodos», explica la arqueóloga del MARQ Teresa Ximénez de Embún a la Agencia Efe.

Un trabajo que dará luz al propio origen étnico de los habitantes del sureste peninsular. Tal vez, se tenga que añadir una página más al libro de historia.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72954 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: