EDITORIAL.- Patentes farmacéuticas y poder

Donald Trump, ordenó, aprobar (algo que ya habían hecho otros países)  la vacuna, antes de que se superara la tercera etapa de pruebas.

Resulta que todas las vacunas que se están aplicando desde finales de 2020 lo han hecho de esa forma, sobre todo, por la incapacidad de la mayoría de países “desarrollados” de controlar la pandemia.

USA, tal vez por ser la primera potencia militar, financiera e invasora del mundo, decidió mantener el primer lugar en la pandemia por defecto, por exceso de libertades individuales y por la irresponsabilidad del Gobierno que recién concluyó su período.

En la actualidad, EE UU suma más de 439 mil fallecidos.

Se sabe que la tercera fase de ensayos de las vacunas, normalmente producidas entre pandemias, lleva mucho más tiempo que las dos primeras, de modo que resulta lógico que, debido a los desafíos que ha provocado la Covid19, se haya tomado la decisión de aplicarlas.

Hasta allí todo bien, todo lógico.

El problema ha estado en la descalificación que desde los medios de comunicación occidentales se ha hecho contra las vacunas de China y Rusia, no precisamente, sobre bases científicas, sino por alergias xenofóbicas, ideológicas y eminentemente comerciales.

Los costos de algunas vacunas de USA y Europa son elevados, inaccesibles para la mayoría de países de la periferia creada por este bloque capitalista.

Bien se sabe que, sobre todo, durante las últimas tres décadas hemos sido víctimas de la última ola de expansión capitalista basada, como en ningún otro momento, en la financiarización. 

De ahí la quiebra masiva de farmacias, bodegas, mercados, supermercados, almacenes, cafés; con parecida celeridad de lo que ocurrió primero con la industria del calzado, sastrerías, pisos, carpinterías locales en los última década del siglo XX.

Con las farmacéuticas aflora, sin embargo, otro aspecto de los tentáculos del poder: las patentes.

Las patentes se han ido reforzando progresivamente hasta el extremo, por ejemplo, en el ámbito agropecuario, de controlar las semillas de muchas especies y variedades. Con estos mecanismos, los países, las naciones, las sociedades, los pueblos, han perdido totalmente su soberanía alimentaria, medicinal, comercial, tecnológica, industrial, comunicacional, etc.

No olvidemos que los países capitalistas surgieron sobre la base de la conquista y el saqueo de los demás pueblos; y la práctica a discreción de la piratería, actividad de la que el Reino Unido fue el campeón indiscutible. Similar a la antorcha olímpica, fueron relevados por USA en esa forma de acrecentar riquezas y poder con la extorsión, el chantaje y las invasiones armadas.

Todo se respalda con la forma de emitir dinero respaldado con deuda y referido, después, a una moneda, el US dólar.

El conocimiento en todos los ámbitos del saber es un bien común, como los ríos, los océanos, los suelos… ¿Por qué debemos estar los pueblos sometidos al absolutismo de las oligarquías capitalistas?

Y esa pregunta requiere, de parte de la soberanía popular,  una respuesta contundente y organizada.

About ELCOMUNISTA.NET (73081 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: