Histeria antirrusa en fase terminal: Ucrania le ‘calla la boca’ a sus propios medios

Por decreto del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se impondrán sanciones sobre varias cadenas de televisión ucranianas. La Oficina del presidente justifica la decisión en la supuesta guerra de información, otros tachan este paso de censura. Sputnik analizó la situación en torno a la libertad de expresión en Ucrania.

Por Denis Lukyanov*

El pasado 2 de febrero Zelenski puso en vigor la decisión del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania de imponer sanciones por cinco años a los canales de televisión opositores 112.Ukraina, NewsOne y ZIK y al diputado Tarás Kozak, de la facción parlamentaria Plataforma de Oposición — Por la Vida, propietario de estos canales.

En respuesta, dicha facción parlamentaria, estrechamente vinculada con estas cadenas de televisión, prevé iniciar un procedimiento de ‘impeachment’ contra el presidente ucraniano. En la Plataforma de Oposición — Por la Vida acusaron al mandatario de haber «golpeado el corazón de la democracia, la libertad de expresión», y añadieron que «la existencia de una Ucrania democrática e independiente está amenazada».

Los canales que son objeto de las sanciones ya dejaron de emitir sus programas en la televisión nacional, pero todavía están disponibles en el internet. 

Zelenski reconoció que la decisión fue difícil, pero al mismo tiempo la justificó con la necesidad de luchar contra la propaganda en medio de una guerra de información. 

Reacciones a la decisión extraordinaria de Zelenski

Este es un nuevo ejemplo de la histeria antirrusa en Ucrania, que ha llegado a la fase terminal porque Kiev ahora trata de ‘callarles la boca’ a las cadenas ucranianas que simplemente critican al Gobierno por no tomar decisiones racionales. Ni siquiera representan el punto de vista de Moscú, lo que hace que todo esto sea incluso más raro de lo que puede parecer a primera vista.

Los canales bloqueados por decisión del presidente se destacaban por su posición moderada. Es imposible decir que eran prorrusos al juzgar por la retórica que se empleaba en referencia a las políticas de Moscú en el este de Ucrania, es decir, Donbás. Pero, por ejemplo, llamaron al sentido común en temas como la compra de la vacuna rusa contra la COVID-19 y el proceso de paz en Donbás.

Entretanto, la Plataforma de Oposición — Por la Vida también calificó el paso de Zelenski de «usurpación de poder». Quienes defienden la decisión aseveran que los servicios especiales llegaron a la conclusión de que los canales en cuestión son financiados desde Rusia. Es una conclusión rara, teniendo en cuenta que de esta manera se asegura que el Kremlin invierte dinero en medios que en ciertos casos lo critican fuertemente.

El ministro de Cultura y Política de Información ucraniano, Olexandr Tkachenko, saludó la decisión y calificó las actividades de dichas cadenas de «terrorismo». 

Conviene recordar que Tkachenko sirvió durante muchos años como director ejecutivo de 1+1 Media Group, rival de los canales sancionados con una agenda progubernamental. Este grupo mediático es un objeto de interés del oligarca ucraniano Ihor Kolomoiski quien está vinculado con el presidente Zelenski.

Ihor Kolomoiski, empresario ucraniano
Ihor Kolomoiski, empresario ucraniano.

También es curioso que Zelenski justificó su decisión con el hecho de que la supuesta «propaganda es financiada por el país agresor —así Kiev se refiere a Rusia tras la incorporación de Crimea y su apoyo a Donbás— que sabotea el camino de Ucrania a la UE y hacia la integración euroatlántica —en alusión al posible ingreso en la OTAN—».

Junto con eso el presidente ucraniano ordenó que la Cancillería informará a la UE y EEUU sobre la decisión y que «planteara ante ellos la posibilidad de introducir medidas restrictivas semejantes» contra dichos medios ucranianos. El mero hecho de informar a Occidente sobre sus supuestos pasos ‘antirrusos’ muestra otra vez el nivel de dependencia de Kiev a Washington y Bruselas.

La llamada lucha ucraniana contra la propaganda rusa ya tiene más de cinco años. A partir de 2016 Ucrania prohibió casi dos centenares de películas y series rusas que fueron producidas después de 2014, el año en que tuvo lugar el conflicto en Donbás y la incorporación de Crimea. A partir del mismo año, Ucrania ha prohibido la retransmisión de las cadenas televisivas rusas en su territorio. 

Ahora la locura alcanzó el límite y el Gobierno ucraniano busca enemigos dentro de su propio país. Guiada justo por el temor a todo lo ruso, la cúpula gobernante de Ucrania dedujo que ya le toca deshacerse de la influencia rusa en su televisión nacional. Pues encontró un enemigo donde no lo hay.

En septiembre de 2019 a las cadenas 112.Ukraina y NewsOne se les privó el derecho a la radiodifusión digital a causa del uso del idioma ruso en sus programas. Simultáneamente las autoridades interrogaron al diputado Tarás Kozak bajo sospecha de «terrorismo», pero al final no presentaron cargos concretos conta él.

En la situación actual Zelenski hace frente a un posible juicio político. La ley del ‘impeachment’ curiosamente fue aprobada tras la llegada del actual presidente al poder. Si la investigación concluye que el presidente cometió un delito, la Rada Suprema —el Parlamento— planteará su destitución. Para destituir al presidente se necesitan tres cuartos de los votos parlamentarios.

¿Qué tan viable es la iniciativa de destituir a Zelenski?

«Será difícil realizar el proceso de ‘impeachment’ contra el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en la Rada Suprema después de la decisión sobre las sanciones contra los canales opositores porque su partido, Servidor del Pueblo, tiene la mayoría de los escaños. Sin embargo, este político ha manchado su imagen totalmente», declaró a Sputnik el senador ruso que representa la república de Crimea, Serguéi Tsékov.

Según el entrevistado, los organismos políticos y de protección de derechos también tienen que prestar atención al hecho de que un país europeo que busca ingresar en la Unión Europea priva del derecho a expresar su opinión a los políticos opositores que expresan su desacuerdo con con el actual gobierno.

«Es algo extraordinario. Es fácil ser un artista que critica al gobierno. Pero ahora que está en el poder, Zelenski toma una decisión extraordinariamente ilegítima», subrayó el senador ruso.

Con este paso Zelenski manchó su imagen ante los ojos de los ciudadanos de Ucrania y la comunidad internacional. «Su forma de actuar demuestra que Zelenski no estaba en absoluto preparado para este puesto, y como resultado de esta incursión en la presidencia, se ha ganado la reputación de político fracasado», prosiguió.

Tsekov se mostró escéptico en cuanto a la posibilidad de que estos canales pudieran haber sido financiados desde Rusia. «Estoy convencido de que no hubo ningún tipo de financiación por parte de Rusia», precisó.

Si las autoridades ucranianas de verdad tenían reclamaciones contra estos medios opositores, entonces primero debía haber un fallo de un tribunal que reglamentaría las actividades de dichos canales de ahí en adelante, expresó el entrevistado. Y concluyó pronosticando que otros partidos opositores de la Rada Suprema podrían unirse a la iniciativa de destituir a Zelenski.


*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (73081 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: