La explosiva confesión de Bárcenas pone en jaque al Partido Popular español

El Partido Popular (PP) mantuvo durante casi 30 años un mecanismo de financiación ilegal y Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España entre 2011 y 2018, no sólo lo sabía sino que destruyó pruebas de ello en una trituradora de papeles.

Ese es el resumen de la confesión del extesorero de la formación conservadora, Luis Bárcenas, que este miércoles remitió un escrito a Fiscalía Anticorrupción incriminando por primera vez a su partido en la adjudicación de contratos públicos a cambio de donaciones con un fin determinado.

«Desde el año 1982 existió institucionalizado un sistema de financiación del Partido Popular con percepciones en B que se realizaban a través de donativos», dice el escrito de Bárcenas, que entre 1990 y 2009 trabajó primero como gerente y después como tesorero de la formación.

La confesión de Bárcenas no solo señala la existencia de una corrupción enraizada en el Partido Popular, sino que describe –siempre según su versión, por el momento no probada en sede judicial– cómo la cúpula dirigente era conocedora de ello.

«De todas estas actuaciones era perfecto conocedor don Mariano Rajoy, hasta el punto que a principios del 2009, tuvimos una reunión en su despacho, en el que le mostré los papeles de esta contabilidad B», relata el extesorero.

La respuesta de Rajoy, que por aquel entonces era líder de la oposición, consistió en reprochar a Bárcenas que guardara esa documentación comprometedora, procediendo de inmediato a «destruirla en la máquina destructora de papeles».

MORIR MATANDO

El escrito presentado por Bárcenas ante la Fiscalía Anticorrupción declara su voluntad de colaborar con la justicia en los múltiples procedimientos que tiene abiertos, donde todo apunta a que se acabarán añadiendo nuevas penas a la condena de 29 años que actualmente cumple por su papel en la conocida como ‘trama Gürtel’. Es decir, Bárcenas quiere morir matando.

Bárcenas lleva ya más de cuatro años privado de libertad, pero hasta ahora nunca había revelado esta información, o al menos no con este nivel de detalle. ¿Por qué lo hace ahora?

Este movimiento llega en vísperas del juicio sobre la presunta «caja B» del partido que arrancará el lunes en la Audiencia Nacional. En concreto, en esa causa se juzgará el si el partido pagó en negro las obras de reforma de su sede nacional en la calle Génova de Madrid.

Ningún responsable político se sentará en el banquillo de los acusados, donde sí estarán Bárcenas, su segundo y el arquitecto que presuntamente cobró el dinero negro. Eso sí, el Partido Popular se juega una posible condena como responsable civil y dos expresidentes del Gobierno (Mariano Rajoy y José María Aznar) deberán declarar en calidad de testigos.

Además del inminente juicio, el principal motivo de Bárcenas para tirar de la manta está en la situación de su mujer, Rosalía Iglesias, quien recientemente ingresó en prisión para cumplir los casi 13 años que le fueron impuestos como «colaboradora necesaria» de su marido en Gürtel.

Según explica el propio Bárcenas en su escrito, desde el entorno del PP le comunicaron que se estaban llevando a cabo gestiones para evitar el ingreso de su esposa en prisión, lo que le hizo firmar la paz con su antiguo partido, llegando incluso a retirar la denuncia que había formulado por la destrucción de sus discos duros.

«El sentimiento de culpabilidad de haber podido provocar que mi mujer estuviese en riesgo de perder la libertad y entrar en prisión, me hizo creer, inocentemente, en la promesa –por parte del Partido Popular– que […] se me hizo llegar sobre que Rosa no entraría en prisión gracias a las gestiones que ya se habían iniciado», relata.

Sin embargo, nada impidió que Rosalía Iglesias entrara en prisión el pasado mes de noviembre, lo que terminó de romper cualquier tipo de contención que Bárcenas pudiera tener a la hora de hablar de su experiencia en el Partido Popular.

De hecho, todo apunta a que ahora la intención de Bárcenas será colaborar con la justicia en todo lo posible ya sea movido por un sentimiento de venganza o para buscar una reducción de las penas para él y su esposa.

PAGOS EN MANO

En ese sentido, el escrito del extesorero es bastante explícito. Entre otras cosas, se relata cómo las empresas que presuntamente aportaban a la ‘caja B’ del Partido Popular lo hacían mediante entregas en metálico a Álvaro Lapuerta, tesorero entre 1993 y 2008.

«Álvaro percibía directamente estos donativos, era porque se trataba de persona de la máxima confianza del partido y la persona designada de poner en conocimiento -si fuera el caso- al ministro que fuera competente en razón de la obra o servicio al que pudiese afectar la concreta adjudicación pública», detalla Bárcenas.

En lo referente a la obra que será objeto del juicio que arranca el lunes, el escrito afirma que el año 2008 el Partido Popular recibió algo más de un millón de euros opacos, de los que «en torno a 900.00€» fueron destinados «a la remodelación de la sede».

Pero el escrito no se queda ahí, y llega incluso a rescatar asuntos como el presunto pago de sobresueldos, afirmando que el propio Mariano Rajoy recibió pagos de procedencia ilegal junto a otros siete ministros, entre los que se encontraría el exdirector del FMI, Rodrigo Rato.

El abogado de Bárcenas, Gustavo Galán, declaró este lunes en una entrevista televisiva que su cliente dispone de numerosas «grabaciones» y «documentos» que podrían demostrar todas estas acusaciones, añadiendo que serán reveladas cuando crean más conveniente para sus intereses.

EL PP SE DESVINCULA

El escrito de Bárcenas desató un aluvión de reacciones políticas, con muestras de indignación procedentes de todo el espectro político, mientras que el PP intenta esquivar las críticas.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, participó este jueves en un acto de campaña en Cataluña, pero las circunstancias de la pandemia evitaron la presencia de periodistas en el mismo, permitiendo al líder conservador eludir las preguntas de la prensa sobre el asunto.

En ausencia del líder, el encargado de responder ha sido el portavoz del partido en el Senado, Javier Maroto, que restó credibilidad a las acusaciones de Bárcenas por venir de una persona condenada a prisión y, además, destacó que en todo caso, son cuestiones relativas a «un pasado remoto» ajeno a quienes dirigen el partido actualmente.

«Yo a este señor no lo he conocido en persona en mi vida. Lo he visto por la tele», dijo Maroto, que en las últimas horas tuvo múltiples apariciones en medios de comunicación, desde donde insistió en enmarcar las palabras de Bárcenas como parte de su estrategia de defensa.

«Si tiene una grabación y ésta apunta a alguien, que la saque», insistió Maroto, para quien las acusaciones de Bárcenas «ya aburren».

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo (PSOE), calificó como «insultante» para el conjunto de los ciudadanos que la actual dirección Partido Popular intente desvincularse de las acusaciones de Bárcenas sin asumir ningún tipo de responsabilidad.

«Ningún país está a salvo de elementos puntuales de corrupción, pero es que aquí hablamos de 30 años de un partido tan importante, de una situación tremenda», dijo Calvo en una entrevista con la Cadena SER.

Quien sí parece dispuesto a pedir perdón por su actuación es el propio Bárcenas, que ya sin nada que perder, muestra arrepentimiento por su participación en los hechos que él mismo denuncia.

«Llevo privado de libertad casi cuatro años y medio, y esta situación hace que uno piense en los errores que he podido cometer en la vida, el mal que he podido inferir a la sociedad fruto de una España en la que todo valía», afirma.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72982 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: