Borrell y Lavrov se reúnen en Moscú con la detención de Navalni como telón de fondo

 Los jefes diplomáticos de Rusia, Serguéi Lavrov, y la UE, Josep Borrell, se reunieron este viernes en Moscú en un contexto tenso, marcado por la reciente detención del opositor ruso, Alexéi Navalni, que se ha convertido en la punta de lanza de la crítica europea a Rusia.

Por Santi Pueyo*

El jefe de la diplomacia europea comenzó su visita reuniéndose con figuras de la sociedad civil rusa, tal y como publicó en su cuenta de Twitter, aunque sin especificar con quién ni los temas que se trataron.

«Empecé mi visita a un Moscú nevado esta mañana intercambiando (opiniones) con representantes de la sociedad civil, que aún vibra a pesar del limitado espacio para las voces independientes en Rusia», publicó.

El desafiante primer movimiento de Borrell en la capital de Rusia hacía presagiar una rueda de prensa alejada de alabanzas y en la que se preveían sobre todo elementos discordantes y negativos, teniendo en cuenta las recientes restricciones introducidas contra Rusia por la UE.

Pero la realidad mostró que tanto Rusia como la UE son vecinos condenados a entenderse, a pesar de las contradicciones y antagonismos ideológicos que representa uno y otro polo del continente europeo. Y ese fue el talante mostrado en la rueda de prensa por los jefes diplomáticos de estas dos grandes potencias durante casi una hora.

Josep Borrell calificó la reunión con su homólogo de «intensa» al comienzo de su intervención y al igual que Lavrov destacó que pese a las diferencias y el tratarse como «rivales en vez de socios», la UE es el «primer socio comercial de Rusia y su mayor inversor extranjero».

Serguéi Lavrov, por su parte, resumió su encuentro con Borrell de «comprensivo» aunque se produzca en el marco de las recientes sanciones adoptadas por la UE contra Rusia, las cuales calificó de «ilegítimas».

NAVALNI, EL PRINCIPAL ESCOLLO

Alexéi Navalni, quien se encuentra en estos momentos a la espera de que la Justicia rusa acepte o rechace el recurso de la defensa para evitar su ingreso en prisión por violar los compromisos asociados a su libertad condicional por un caso de fraude, fue el principal escollo de lo debatido en la reunión.

Borrell, como era de esperar, mostró su preocupación por la detención del opositor y la de miles de manifestantes en las recientes protestas no autorizadas en Moscú, y volvió a pedir su liberación y la «investigación, por parte de las autoridades rusas, de su envenenamiento», reclamo que hizo «en el marco del respeto de la soberanía de Rusia».

El jefe de la diplomacia europea fundamentó su pedido a las autoridades rusas bajo los principios del «imperio de la ley, los derechos humanos, la sociedad civil, la libertad política que deben regir el futuro conjunto de la Unión Europea y Rusia».

Uno de los corresponsales de Sputnik, presente en la rueda de prensa, le preguntó a Borrell acerca de qué pensaba sobre el diverso tratamiento que se da por parte de la UE al caso Navalni y a las vulneraciones de derechos que se producen en el territorio europeo, en referencia a la detención de siete periodistas el pasado diciembre en Letonia, lo cual, en palabras del corresponsal, «vulnera el principio de libertad de expresión». Borrell, en respuesta, mostró su confianza de que la Justicia letona resuelva ese caso en base al «imperio de la ley» que debe regir en toda la UE.

En cuanto a la represión de las manifestaciones sucedidas en Rusia en protesta por la detención de Navalni, el ministro de Exteriores ruso defendió la actuación de las fuerzas policiales, que respondieron a la violencia desatada contra ellas sin usar armas contra disturbios utilizadas extensamente en Occidente, como el gas pimienta. También comparó e hizo referencia al resultado del reciente asalto al Capitolio en EEUU, que se saldó con la muerte de cinco personas y decenas de heridos, y que acabó con múltiples detenidos, que enfrentan hasta 20 años de cárcel por el incidente.

El líder de la diplomacia rusa, además, con afán de desvelar los dobles raseros en Europa y Occidente en general, realizó un comentario que nunca había hecho antes respecto a los encarcelados en España por la convocatoria del referéndum en Cataluña, y que puso como ejemplo de «una condena judicial motivada políticamente».

También tachó a la UE de ser un «socio no fiable» en respuesta a las sanciones impuestas en la UE contra Rusia por el caso Navalni.

NO TODO SON DIVERGENCIAS

Dejando a un lado las divergencias, que fueron muchas, los jefes diplomáticos destacaron los puntos donde, tanto uno como otro, coinciden, como el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) -boicoteado por la Administración Trump-, el proceso de paz en Oriente Medio, la colaboración en el Ártico y otras cuestiones como el rechazo de las sanciones estadounidenses contra Cuba y la colaboración en el ámbito de las vacunas en el contexto de la pandemia.

A este último respecto, Josep Borrell mencionó los resultados esperanzadores mostrados por la prestigiosa revista médica The Lancet y mostró su esperanza de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) apruebe la vacuna rusa y se pueda distribuir en el territorio de la UE, donde se han visto problemas con el suministro de vacunas de las compañías Pfizer y AstraZeneca.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74598 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: