La OMS rastrea las huellas del origen del coronavirus

Hace más de un año se detectaron en China los primeros casos del virus que después se nombró SARS-CoV-2 y que ha desatado una pandemia que ha costado ya más de dos millones de vidas.

Por Natasha Vázquez*

Desde entonces muchas han sido las conjeturas sobre su origen. Ahora, un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) visita Wuhan para intentar descifrar el enigma, y de esta forma ayudar a controlar la pandemia.

Para Marion Koopmans, portavoz del grupo internacional de científicos –integrado por especialistas de Alemania, Australia, Catar, Dinamarca, Estados Unidos, Japón, Países Bajos, Reino Unido, Rusia y Vietnam– era importante comenzar la investigación del origen de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus precisamente por Wuhan, donde se produjo el primer gran brote. Poco antes de iniciar sus labores, la experta llamó a abrir la mente «a todas las hipótesis» del surgimiento del coronavirus

EL MERCADO DE WUHAN, SOSPECHOSO INICIAL

Al aparecer los primeros casos de covid-19 en torno al mercado de Wuhan, todas las miradas acusatorias se dirigieron a este lugar. Entre los primeros sospechosos fueron nombrados el murciélago y el pangolín.

Otros fueron más allá y acusaron al Instituto de Virología de la ciudad de dejar escapar al virus.

Lo cierto es que ninguna de estas teorías ha sido demostrada. Aunque es un hecho que los primeros casos identificados se dieron en esa ciudad, estas son las horas en que para los científicos no está nada claro el origen, y eso es lo que se proponen dilucidar los expertos de la OMS ahora.

Para ello, el grupo de especialistas empezó por visitar el mercado de Wuhan.

«No hay prueba alguna de que el virus se originara justo allí, habría podido originarse en otro lugar pero, hipotéticamente, tiene todas las condiciones para la propagación de un virus», declaró a Sputnik el vicedirector para trabajo científico del Instituto de Epidemiología y Microbiología Pasteur de San Petersburgo, Vladímir Dedkov, que forma parte de la misión de la OMS.

Añadió que actualmente el mercado está cerrado y se están llevando a cabo obras de demolición pero incluso así se pueden sacar algunas conclusiones.

El equipo visitó también el Instituto de Virología de Wuhan y llegó a la conclusión de que su laboratorio tiene un nivel de organización tan alto que es difícil imaginar una filtración de virus desde allí.

«Por supuesto, para nuestra misión era importante visitar ese instituto, hablar con los colegas, ver cómo está organizado todo y está bien organizado», comentó Dedkov, «es difícil imaginar una filtración desde allí».

Reconoció que hipotéticamente todo puede suceder pero «primero, no hay indicio alguno y, segundo, no hay hechos que apunten a una filtración, ni directos ni indirectos».

Por su parte, el experto británico Peter Daszak, que forma parte del equipo, comentó a la cadena Sky News que el grupo está obteniendo datos «que nadie ha visto antes».

«Comparten con nosotros información que no hemos visto antes, que nadie ha visto antes. Hablan con nosotros abiertamente sobre todas las direcciones (de investigación) posibles. Realmente estamos logrando algo, y creo que todos los miembros del equipo dirían esto», dijo el doctor, que confirmó que China está abierta a la cooperación, «lo vemos todos los días».

EL MISTERIO DEL ORIGEN

El origen del coronavirus es un quebradero de cabeza para científicos del mundo entero. Entre los hechos más misteriosos está la detección por parte de investigadores de varios países, de la presencia del nuevo coronavirus en muestras de aguas residuales recolectadas semanas o meses antes de que se conociera el primer caso en Wuhan.

Científicos de la Universidad de Barcelona descubrieron rastros del virus en muestras congeladas, recolectadas en España en enero de 2020, antes de la primera notificación oficial de contagio en el país, y lo que resulta más inquietante, en marzo de 2019, nueve meses antes del primer caso reportado en China.

Mientras tanto, en otro reciente estudio desarrollado por el instituto Nacional del Cáncer de Milán, se identificaron cuatro casos positivos en Italia a partir de muestras de sangre que databan de septiembre de 2019.

En la propia China, al analizar imágenes por satélite de Wuhan y búsquedas en internet en la región, se ha descubierto que ya existían casos en noviembre de 2019 y que los primeros contagios habrían tenido lugar en el verano de ese año.

Pero las primeras coincidencias son incluso más antiguas. En días pasados, un grupo de científicos confirmó una identidad nucleotídica del 92,6 por ciento entre el SARS-CoV-2 y los coronavirus detectados en muestras de dos murciélagos almacenadas en Camboya en 2010.

Antes los virus más relacionados con el SARS-CoV-2 habían sido encontrados solo en los murciélagos de herradura del género Rhinolophus en la provincia china de Yunnan.

El texto del estudio subraya que «el descubrimiento de estos virus en unos murciélagos fuera de China indica que los virus relacionados con el SARS-CoV-2 tienen una distribución geográfica más amplia de lo que se entendía antes, y supone que el Sudeste Asiático se presenta como una posible zona clave en la actual búsqueda de los orígenes del SARS-Cov-2″.

LA OMS NO DESCARTA VARIOS FOCOS PRIMARIOS

Antes de comenzar esta visita a Wuhan, ya la OMS había reconocido que es probable que desde el inicio hubiera varias personas que se contagiaron de coronavirus, que contrajeron el virus de diferentes portadores y en diferentes momentos. Así lo afirmó en noviembre Michael Ryan, director del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS.

Según Ryan, «la identificación del primer caso de contagio es un aspecto importante de todas las investigaciones epidemiológicas».

«Puede haber más de un primer caso, porque es probable que hubiera una transmisión proveniente de varias especies de animales. Cada vez hay más información de que el virus causante del covid-19 fue hallado en varios países. Recientemente lo han encontrado en los murciélagos, también hemos visto otros portadores potenciales en diferentes lugares», dijo el funcionario.

Para el experto, no cabe ninguna duda de que ese virus tiene un origen natural, sin embargo, la transmisión de la plaga a los humanos pudo haber ocurrido a través de múltiples fuentes e incluso en varios períodos de tiempo.

«No sabemos si fue un ser humano que produjo un aumento en los casos, si fue un animal o una infección ambiental. Pero ciertamente está claro que hubo casos que se anticiparon a los sucesos en el mercado en Wuhan», subrayó.

Las investigaciones sobre el origen de un virus pueden ser largas y complicadas. En el caso del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), la OMS necesitó un año de estudios exhaustivos para determinar la fuente primaria de infección. Pero ahora mismo en Wuhan se avanza en esa senda y sus resultados no solo ayudarán a comprender mejor el SARS-CoV-2, sino a evitar epidemias futuras.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72905 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: