Los artistas británicos pagan los desacuerdos del Brexit

Los representantes británicos de las artes escénicas piden cambios urgentes en los acuerdos del Brexit para mantener a flote una industria que aporta 12.500 millones de euros anuales a la economía e impulsa el ‘poder blando’ del país.

Por Lourdes Gómez*

Más de cien mil firmas se recogieron en una petición del Sindicato de Músicos, solicitando al Gobierno británico un ‘pasaporte musical’ para viajar y actuar sin trabas burocráticas en países de la Unión Europea (UE) en el pos-Brexit. Cerca de 285.000 personas apoyaron hasta la fecha una propuesta paralela, que urge al Ejecutivo de Boris Johnson a negociar con la UE exenciones para artistas, intérpretes, técnicos, productores y otros profesionales de las artes escénicas de las restricciones de tránsito pactadas en los acuerdos del divorcio y la nueva relación, que entraron en vigor el 1 de enero.

FIN DEL LIBRE MOVIMIENTO

Ambas acciones reclaman la libertad de movimiento de personas y mercancías (desde instrumentos hasta altavoces o piezas de decorados), sin visados ni declaraciones aduaneras, entre Reino Unido y la UE. Este derecho se perdió con el Brexit y amenaza ahora con hundir al sector más brillante y activo de la industria cultural británica, que generó 12.500 millones de euros en 2019 y contribuyó con 3.200 millones a la Hacienda y otros 26.000 millones en impuestos indirectos, de acuerdo con datos de una carta que el Grupo Parlamentario de las artes escénicas envió al Gobierno días atrás.

«La incertidumbre es enorme desde el fin de la transición del Brexit y hay muchas grietas en la forma en que solíamos trabajar con la UE. El acuerdo comercial y de cooperación no resolvió las cuestiones prácticas ni de costes», reconoce Julian Bird, director de la Sociedad de Teatros de Londres. El también productor de los principales galardones en esta disciplina recuerda que «romper completamente con la UE fue una decisión política del Gobierno» conservador liderado por Johnson.

SIN GIRAS EUROPEAS

«No se puede planear ahora una gira por la UE. Es imposible con tanta incertidumbre», coincide Kash Bennet, directora de producciones del Teatro Nacional (NT). El proyectado recorrido por escenarios europeos de «El curioso incidente del perro a medianoche», la galardonada adaptación dramática de la novela de Mark Haddon, se ha cancelado a consecuencia del Brexit, según adelanta Bennet en un encuentro con miembros de la Asociación de Prensa Extranjera (FPA)

Las bandas de música, compañías de danza y teatro, orquestas e intérpretes y artistas individuales, han de solicitar visados de trabajo en cada Estado comunitario previsto en una gira a partir de ahora. Muchos deberán tramitar además el ‘carné’ transitorio de aduanas de sus instrumentos y productos de ‘merchandising’ y hacer la declaración pertinente si el violín, guitarra o flauta se montó con maderas y otros materiales protegidos. Tendrán que revisar también los requisitos de la seguridad social en todos los países que deseen actuar del bloque de los Veintisiete.

«Pedimos la exención de visados por un periodo de hasta 90 días», concreta Nick Grace, productor internacional de espectáculos musicales, entre ellos ‘Mama Mia’. Es la concesión mínima a corto plazo que, según coincide el trío de expertos, podría salvar a una industria que ha sufrido el gran varapalo de los confinamientos debido a la pandemia del coronavirus. Los días en que dos músicos se montaban en una furgoneta y recorrían los festivales europeos cada verano pueden ser ya agua pasada, advierten.

COMPROMISOS IGNORADOS

Los artistas británicos Elton John, Bob Geldof, Ed Sheeran, Liam Gallager, Joss Stone, Radiohead, Iron Maiden, Queens, entre otros muchos que  se sienten traicionados por Boris Johnson, escribieron una carta protestando de que sus propuestas fueron ignoradas en los acuerdos con la UE. «El Gobierno nos ha fallado vergonzosamente», escriben en una misiva que también firmó Roger Daltrey, el cantante de The Who, pese a su previo apoyo al Brexit.

Londres y Bruselas se recriminan mutuamente por el embrollo. Los británicos alegan que la UE rechazó su propuesta que hubiera permitido a los «profesionales creativos viajar y actuar sin permiso de trabajo» en ambos bloques. Y subrayan que la opción de la Comisión Europea «no era compatible con el compromiso de recuperar el control de las fronteras». Al negociador jefe comunitario, Michel Barnier, le sorprendió la poca ambición de sus contrarios en las cuestiones de movilidad, según lamentó en una entrevista.

UN RAYO DE ESPERANZA

La disputa entre los exsocios continúa, pero los gestores creativos aprecian «signos positivos» de que es posible alcanzar una resolución, no inmediatamente, pero sí a medio o largo plazo. «El Gobierno ha despertado finalmente a la envergadura del problema y hay voluntad política para resolverlo», asegura Bird. Los tres confían en que la industria cultural forme parte de la agenda en cuanto se reabran las negociaciones para limar las asperezas derivadas de los desacuerdos del brexit.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72982 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: