La defensa de Bárcenas plantea un careo con Rajoy si sus declaraciones sobre la ‘caja B’ se contradicen

La defensa de Bárcenas plantea un careo con Rajoy si sus declaraciones sobre la ‘caja B’ se contradicen.

La defensa de Luis Bárcenas ha planteado al tribunal de la Audiencia Nacional que juzga desde este lunes la ‘caja B’ del PP la posibilidad de un careo entre el extesorero del partido y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, en caso de que haya contradicciones entre sus declaraciones.  

El abogado de Bárcenas, Gustavo Galán, ha hecho esta propuesta durante su intervención en el trámite de cuestiones previas, en la que ha señalado que, como defensa, se suma a la petición de las acusaciones -ya acordada- de reclamar la declaración de Rajoy como testigo. Lo que pretende el abogado, por tanto, es poder interrogarle también durante el juicio.

La defensa del extesorero ha aludido al escrito que Bárcenas remitió hace unas semanas a la Fiscalía Anticorrupción, en el que afirmó que el expresidente del Gobierno y ex líder del PP era «conocedor» de la existencia de una caja ‘b’ en el partido y aseguró que destruyó los papeles en los que se había anotado todos los movimientos de esa contabilidad paralela en 2009.

El letrado, que desde hace pocos meses representa los intereses del extesorero después de que su anterior abogado renunciase a su defensa, también ha pedido nuevas pruebas testificales, fundamentalmente la declaración de los periodistas Francisco Mercado, Eduardo Inda, Ernesto Ekaizer y María Luis Bernal.

Con estas testificales, el abogado trata de probar la existencia de una grabación al predecesor de Bárcenas en la Tesorería del PP, el fallecido Álvaro Lapuerta, en la que manifestaba que existían ciertos pagos a exdirigentes del PP. Una información, ha añadido, que recogió en un artículo Francisco Mercado que es quien, según el abogado, realizó esa grabación con la intención de tener datos para esa información. La grabación, ha dicho, dura ocho minutos y la escuchó Inda, por lo que pide también que se le llame como testigo.

La defensa pretende con ello que se deje de cuestionar la credibilidad de su cliente, ya que, asegura, desde 2013 ha estado colaborando con la Justicia y ha explicado que en el juicio de Gürtel rechazó responder a las preguntas que se le hicieron sobre la ‘caja B’ al entender que ese no era el objeto de ese juicio y debía reservarse las explicaciones sobre la contabilidad opaca del PP para este procedimiento.

La defensa del PP critica la «finalidad política» de la acusación y pide evitar un «circo»

El abogado del Partido Popular, Jesús Santos, ha cuestionado a las acusaciones particulares por tener, ha dicho, «finalidades espurias y políticas» en este juicio, ha negado la vinculación de las donaciones a la ‘caja B’ del PP a adjudicaciones de obras públicas y ha pedido al tribunal evitar que se produzca un «circo mediático».

Según ha dicho, las seis acusaciones populares en el juicio no buscan otra cuestión que el «desgaste» y el escarnio «al adversario político». Un escarnio, ha lamentado, en el que tratan de profundizar al proponer como testigos a expresidentes del Gobierno y a otros exdirigentes del partido y hacerles desfilar «en un circo mediático», al que también ha contribuido este lunes, ha añadido, el abogado de Bárcenas al proponer un careo de su cliente con Mariano Rajoy.

Ha ido mencionando algunos de los miembros que conforman la acusación popular. Ha puesto como ejemplo a Enrique Santiago, que hasta su elección como diputado de Unidas Podemos ha sido el representante de la acusación que ejerce IU, partido que interpuso la querella que dio pie a la apertura de esta causa y a la que ahora representa el letrado Juan Moreno. También ha destacado, la presencia de Gonzalo Boye, abogado del expresidente catalán Carles Puigdemont y de su sucesor, Quim Torra, y que en este juicio representa a Observatori Desc; así como a José María Benítez de Lugo, abogado de Adade y del que ha expuesto sus estrechos vínculos con el PSOE desde hace 20 años.

También ha arremetido, como el resto de las defensas -incluida la de Bárcenas-, contra el auto de apertura de juicio oral que el magistrado José de la Mata dictó en 2018 y que amplió el número de delitos por los que se dictó en 2015 el auto de procedimiento abreviado (PA) (equivalente al procesamiento) a los que estas acusaciones formularon en los suyos. Por ello ha pedido que se dicte la nulidad parcial de ese auto y se devuelva a las acusaciones sus respectivos escritos para que se limiten a los hechos contemplados en el auto de PA, que dictó el anterior instructor, Pablo Ruz, al que, entiende, su sucesor tendría que haber dado continuidad para no crear indefensión.

Por su parte, la defensa de otro de los imputados, Cristóbal Páez, ha vuelto a pedir que se suspenda el juicio hasta el lunes porque el acusado acusados de la empresa Unifica -que realizó las obras en la sede del PP que centran esta causa- han criticado: «La guerra del señor Bárcenas con el PP no es nuestra guerra».

La Fiscalía, por su parte, ha incidido en centrar el juicio en las reformas en la sede del PP, ya que los delitos por los  presuntos sobresueldos a dirigentes del partido que aparecen en los llamados ‘papeles de Bárcenas’ han prescrito y porque las donaciones al partido no eran constitutivas de delito en sí mismas. 

El juicio no se centrará en los presuntos sobresueldos

El juicio ha dado comienzo en plena campaña electoral en Cataluña y pocos días después de la confesión de Bárcenas. En ella, explica cómo funcionaba presuntamente la ‘caja B’ que manejaban él y el también extesorero del PP Álvaro Lapuerta y cómo esta se engrosaba mediante donaciones de empresarios que eran beneficiarios de importantes obras públicas. Una confesión en la que admite también el pago de sobresueldos en B a, entre otros, Rajoy -que, en sus palabras, era “perfecto conocedor” de la situación- y a la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal.

La Fiscalía -que este lunes ha negado haber pactado con Bárcenas la confesión ni haberla filtrado- se ha mostrado escéptica ante esta confesión porque “no dice nada que no se supiese” ni aporta pruebas que acrediten nuevos delitos De hecho, recalca que esas donaciones con las que se habría nutrido la presunta contabilidad paralela, ajena al control de la Agencia Tributaria y del Tribunal de Cuentas, no eran constitutivas de delito en la época en la que fueron realizadas. También recuerda que el presunto delito contra la Hacienda Pública por no haber declarado los presuntos sobresueldos habrían prescrito, tal y como ya quedó acreditado durante la instrucción de este caso que fue elevado a la Sala de lo Penal para su enjuiciamiento en 2015.

Por tanto, el caso ha quedado reducido principalmente a las obras de la sede del partido y que habrían sido financiadas con la ‘caja B’. El partido, que ya fue condenado como persona jurídica en el juicio por la primera etapa del caso Gürtel -lo que propició la caída del Gobierno de Mariano Rajoy en 2018 por moción de censura-, llega a este juicio como responsable civil subsidiario, calidad por la que el anterior juez instructor, José de la Mata, le impuso una fianza de 1,2 millones de euros.

Sin embargo, el juez Santiago Pedraz, que instruye el caso de la llamada ‘caja B’ del PP, sí llamará a declarar también a Bárcenas -a petición de la Fiscalía- para esclarecer otro asunto, el caso de las presuntas adjudicaciones irregulares por parte de varios ministerios del Gobierno de José María Aznar por valor de 570 millones de euros, en la que es una pieza separada de los ‘papeles de Bárcenas’ que comenzó el pasado mes de diciembre. Pedraz quiere que Bárcenas amplíe su confesión, ya que el extesorero se ha mostrado ambiguo al asegurar que la «inmensa mayoría de estos donativos no tenían una naturaleza finalista» de ser adjudicatarios de una obra pública, «sin perjuicio, de que puedan existir, algunos concretos casos» en los que sí fue así.

Pero aparte de las obras en la sede del PP, el tribunal -que estará compuesto por José Antonio Mora, María Fernanda García y Fernando Andreu- tratará también de analizar en el juicio que comienza este lunes la presunta compra con fondo procedentes de la ‘caja B’ de una cartera de acciones del diario Libertad Digital por Lapuerta. El propio Bárcenas -que ya fue condenado por esta misma cuestión en 2018- dice en su confesión que Lapuerta, ya fallecido, le pidió prestado de la ‘caja B’ que guardaba en su despacho 140.000 euros con este fin, dinero que finalmente no devolvió.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (72951 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: