Polémica: España busca dinero en las monarquías petroleras del Golfo para impulsar su recuperación

España está a la caza de inversiones de las monarquías petroleras del Golfo para intentar dar un empujón extra al Plan de Recuperación diseñado por el Gobierno para transformar la economía del país, un plan que usa como palanca los 140.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos contra la pandemia.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, inició el pasado domingo una gira que le ha llevado a visitar los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Catar, donde fue recibida por múltiples responsables de los gobiernos y fondos soberanos locales.

«Esperamos que 2021 sea el año en que venzamos la pandemia y que 2022 sea el año en el que volvamos a la vida. Y eso es lo que queríamos discutir con mis homólogos, ver como volvemos a la vida en el aspecto económico y de las inversiones», dijo este martes la canciller española desde Catar.

La jefa de la diplomacia española pronunció estas palabras tras reunirse en Doha con su homólogo catarí, con quien acordó «poner en marcha un mecanismo estructurado para buscar una mayor inversión catarí en proyectos del Plan de Recuperación».

Los resultados fueron similares a su paso por Arabia Saudí, país con el que González Laya acordó «fortalecer la relación económica» o por Emiratos Árabes, donde se selló el compromiso de desarrollar una relación con el fondo soberano Mudabala estratégica para la inversión en renovables.

Aunque se trata de anuncios muy difusos que no entran a hablar de proyectos concretos ni avanzan cuál puede ser el volumen de inversión, estos compromisos dejan la puerta abierta a la llegada de inyecciones de calado.

Según publica el diario La Vanguardia citando a fuentes diplomáticas, el fondo Mudabala –que tiene como principal finalidad invertir a largo plazo en la industria energética– habría mostrado interés en la construcción de una planta de hidrógeno verde en España.

PETROLEROS APOSTANDO AL VERDE

Una de las directrices de la Unión Europea para acceder el reparto de los fondos comunitarios contra la covid-19 es que los estados miembros se embarquen en un proceso de transición ecológica.

Aunque pueda parecer contradictorio, la apuesta por la energía verde es un asunto de gran interés para los países petroleros del Golfo, a los que formar parte de esa transición les da la opción de conservar peso en el sector energético incluso cuando Occidente reduzca su dependencia de los combustibles fósiles.

«Puede ser una estrategia de diversificación. Estamos hablando de países de la OPEP, representan una cuota de mercado importante de la producción de petróleo, pero se están dando cuenta de que los países cada vez buscan más alternativas en la energía, por lo que les interesa estar presentes en ese cambio», explica a Sputnik Blanca Sánchez-Robles, profesora de Análisis Económico en la UNED.

En ese sentido, destaca que la búsqueda la apuesta por las renovables puede parecer «contradictoria», pero que «tiene su lógica» como «estrategia a largo plazo para estos países». De hecho, recuerda que «ya hay precedentes de inversiones de Emiratos Árabes en plantas termosolares en España».

Según el análisis de esta experta, otra área con potencial para atraer inversiones del Golfo a España es el de las infraestructuras. Precisamente, múltiples empresas españolas están involucradas en proyectos importantes en estos países, como la construcción del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina o las obras del metro de Riad. Ahora la idea es invertir el flujo de la inversión hacia España.

A modo de ejemplo, Sánchez-Robles explica que España tiene un déficit en su capacidad de mover mercancías por vía ferroviaria, ya que únicamente el 10 por ciento del transporte se hace de esa forma.

«A España le interesa desarrollar infraestructuras para mejorar en este ámbito: es más barato transportar por tren que por carretera y la contaminación es menor, lo que también encaja dentro de las ambiciones climáticas», subraya.

UNA GIRA POLÉMICA

Pese a las potencialidades económicas de la gira de González Laya por los países del golfo Pérsico, el movimiento de la diplomacia española no deja de estar exento de polémica.

Hace menos de un mes que España aprobó su nueva estrategia de acción exterior, que incluye como ejes ineludibles la promoción de la democracia, los derechos humanos e incluso el feminismo en todo el mundo.

Sin embargo, la agenda de la canciller en estos países dejó de lado esos propósitos para centrarse en los aspectos económicos con contadas excepciones, como el encuentro en Riad con mujeres que ocupan puestos de importancia en distintos ámbitos profesionales.

«Con independencia de la importancia del interés económico, cuando se habla de estos países hay que tener en cuenta que allí los derechos humanos son sistemáticamente vulnerados, especialmente los derechos de la mujer. Este no es un punto que debiera quedar fuera de la agenda», denuncia a Sputnik Carlos de las Heras, experto en asuntos exteriores de Amnistía Internacional.

Por su parte, Blanca Sánchez-Robles destaca que en la diplomacia conviene tener «mano izquierda», por lo que dice comprender que la agenda de González Laya haya sido mayoritariamente económica.

Además, recuerda que el progreso económico puede ser un «motor para el bienestar» y revertir en mejoras en beneficio de toda la sociedad, por lo que este tipo de giras, aunque sea de forma indirecta, también sirven para abrir puertas hacia el avance democrático

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (73113 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: