El laborismo británico lucha por sobresalir entre la crisis pandémica

El votante laborista del Reino Unido está perdiendo la paciencia con el liderazgo de Keir Starmer, que se acerca a su primer aniversario al frente del partido, en este año de crisis pandémica, sin un programa distintivo capaz de destronar al conservador Boris Johnson.

Por Lourdes Gómez*

La pandemia del coronavirus ha enmarcado y está dominando el liderazgo de sir Keir Starmer. El exdirector del Servicio Fiscal de la Corona –cargo por el que fue distinguido en 2014 con el título de Caballero de la Orden de Bath– ganó el liderazgo laborista 12 días después del primer confinamiento nacional decretado por el jefe del Gobierno, Boris Johnson. Las restricciones sociales le han privado de emitir un discurso frente a una audiencia ‘in situ’ desde que reemplazó a Jeremy Corbyn el pasado 4 de abril.

OPOSICIÓN CONSTRUCTIVA

Starmer prometió ese día lidiar «constructivamente con el Gobierno» conservador, «sin marcar puntos políticos», pero destapando errores, demoras o actitudes vacilantes con el objetivo compartido de «salvar vidas y proteger» al Reino Unido. Diez meses después, el país arrastra la cifra de defunción más alta de Europa y la economía cayó un 9,9 por ciento en 2020, pero la formación de derechas mantiene la delantera en las encuestas de intención de voto.

Los ‘tories’ sacan a los laboristas una diferencia de cinco puntos en los sondeos de los últimos días. El rápido progreso del programa de inoculación –más de 15 millones de personas han recibido la primera dosis– ha impulsado un incremento en los apoyos al partido gubernamental hasta el 42 por ciento registrado por la firma Opinium. Los laboristas continúan en segunda posición con el 37 por ciento, seguidos de Liberal Demócratas (7,1%) y Verdes (6%).

Starmer se resiente personalmente del ‘efecto vacuna’. Ha perdido puntos en el duelo de «quién es mejor primer ministro» y registra ahora el 27 por ciento frente al 32 por ciento que retiene Johnson, de acuerdo con el mismo sondeo. El dirigente laborista también retrocede en la consulta de «favorabilidad» que realiza periódicamente YouGov. Más de un tercio de votantes tiene una percepción favorable del líder de la oposición, frente al 43 por ciento que opina lo contrario, con un balance neto negativo de seis puntos. Es una caída pronunciada desde la cota de 14 puntos positivos que alcanzó en junio de 2020.

GOBERNANZA DÉBIL

Johnson puntúa incluso peor en este aspecto de la percepción favorable del público, con un neto de menos 15 puntos. El mandatario conservador falla principalmente en su proyección como «líder fuerte» (-16) y «decidido» (-48), según la consulta online de YouGov.

Su principal contrincante político destaca por ser «competente» (+21), aunque su perfil como dirigente fuerte y decisivo se ha deteriorado en los últimos meses. Paradójicamente, la decepción ante el exdirector de la Fiscalía se extiende en mayor medida entre los votantes laboristas que en el conjunto de la población. Al mismo tiempo, las encuestas sugieren que Starmer está ganando adeptos entre liberal-demócratas, particularmente, e incluso en sectores conservadores.

«Su puntación global se sostiene con votantes de otros partidos, lo cual es una buena señal, porque el camino a Downing Street requiere ganar ese tipo de votos», interpreta Adam McDonnell, director de investigación en YouGov.

MISIÓN IMPOSIBLE

Starmer afronta una cuesta empinada hacia las legislativas, que no están previstas en Reino Unido hasta 2025. El partido acusó en diciembre la peor derrota electoral desde 1935, causada fundamentalmente por la conquista conservadora de plazas posindustriales de arraigo laborista de Inglaterra y Gales que confiaron en la promesa de Johnson de un Brexit con grandes beneficios socioeconómicos.

En Escocia, el laborismo solo retuvo un escaño del más de medio centenar de diputados que solía enviar a Westminster hasta el despegue de los nacionalistas del SNP en 2015.

El nuevo líder emprendió una purga de la izquierda radical de puestos ejecutivos en los distintos órganos de la formación. Incluso expulsó a Corbyn del grupo parlamentario en respuesta a su tibia disculpa del escándalo de infracciones antisemitas cometidas durante su mandato.

Los ‘corbynistas’ consideran «innecesaria y evitable» la batalla que Starmer está lidiando con el ala izquierdista del movimiento en su primer año de liderazgo. Muchos más echan en falta una estrategia clara, apuntalada en principios y valores de justicia social, que obligue a los conservadores a responder con urgencia a las crisis desatadas por la pandemia y la retirada de la Unión Europea.

Pero el laborismo deposita su esperanza en la historia, según coinciden afiliados y analistas. Unos y otros se remontan a la segunda mitad del siglo XX, cuando el conservador Winston Churchill lideró al país durante la Segunda Guerra Mundial y el laborista Clement Attlee dirigió la reconstrucción con la creación del Sistema Nacional de Salud y otros cruciales avances sociales. Confían en que Starmer tenga suficiente visión y talento para conducir la poscrisis del coronavirus.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72875 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: