Las protestas por Hasél ensanchan la grieta del Gobierno español

Faltan manos para contar ya las diferencias y enfrentamientos públicos entre el PSOE y Unidas Podemos, entre los dos socios del Gobierno español. Esta vez, el detonante han sido las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, que empezaron en Cataluña y Valencia, pero se han extendido por todo el Estado, hasta la misma capital española. Mientras los de Pablo Iglesias se han puesto del lado de los manifestantes, ante la injusta detención, los de Pedro Sánchez han cerrado filas con las fuerzas de seguridad y contra los disturbios vividos durante las dos últimas noches. Las discrepancias han ido acompañadas de un intercambio de reproches, ya habitual entre las dos formaciones.

Todo estalló anoche, en plenas protestas en Madrid y Barcelona, ​​con un tuit del portavoz parlamentario Pablo Echenique: «Todo mi apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles. Ayer en Barcelona, ​​hoy en la Puerta del Sol». Y ponía el foco en la violencia policial: «La violenta mutilación del ojo de una manifestante debe ser investigada y se deben depurar responsabilidades con contundencia».

La respuesta la ha tenido esta mañana, muy temprano, de la vicepresidenta Carmen Calvo. En una entrevista en la SER, la dirigente socialista ha avisado de que «ningún derecho puede defenderse con violencia» y dijo que lo que se vio ayer «no tiene nada que ver con la libertad de expresión». Ha aprovechado para cargar contra Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, que solidarizarse con los manifestantes: «Una cosa es lo que piense y otra la responsabilidad de tu cargo. Una cosa es defender que una democracia sea exigente con la libertad de expresión y otra cosa muy diferente es atizar una situación como la de ayer, donde vimos heridos y detenidos».

Pero la cosa no ha quedado ahí. Desde el Congreso, en medio del pleno, ha vuelto a tomar la palabra Unidas Podemos. El diputado Rafa Mayoral ha denunciado que «hay algunos sectores que no quieren abordar los problemas de fondo». En este sentido, el dirigente de Podemos subrayó que «no estamos ante un problema de orden público, sino ante un problema de necesidad de profundización democrática». Ha sido preguntado de forma insistente si «condenaba» los disturbios, y ha preferido poner el foco en la violencia policial, que en Barcelona ya ha costado el ojo de una manifestando por una pelota de foam.

Mientras tanto, la derecha aprovecha para mojar pan, desde el PP y Ciutadans hasta los ultras de Vox. La presidenta madrileña,  Isabel Díaz Ayuso, ha acusado Podemos ser un «cáncer» para la democracia y ha pedido el cese inmediato del vicepresidente Pablo Iglesias para liderar movimientos que quieren «derribar democracias».

Un «problema» para el Estado

El discurso en privado, sin embargo, es un poco diferente. La Moncloa ve un «problema», especialmente para la imagen del Estado, en el encarcelamiento del rapero leridano Pablo Hasél. Según fuentes del Ejecutivo central, «nadie entiende», ni siquiera «los más hooligans» de la derecha, que haya terminado así. Así, señalan que su condena pone de manifiesto que la legislación actual permite estas interpretaciones, y que por ello es necesaria una reforma del Código Penal. Esta reforma, si no pasa nada, se incluirá en la reforma global de la norma, donde también acudirá la reforma de los delitos de rebelión y sedición.

elnacional.cat

About ELCOMUNISTA.NET (72932 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: