China y SWIFT establecen una empresa conjunta: ¿ventaja a lo grande para Pekín?

La Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales (SWIFT) y el Instituto de Investigación de Monedas Digitales del Banco Сentral de China han establecido una empresa conjunta. Con un capital de más de 12 millones de dólares, esta entidad permitirá a China reforzar su posición en el sistema financiero mundial.

Después de que el presidente estadounidense Donald Trump firmase la Ley de Autonomía de Hong Kong que amenaza con imponer sanciones a varios funcionarios y entidades financieras chinas, los analistas del país asiático empezaron a abordar activamente la posibilidad de desconectar a China de la SWIFT.

No obstante, el CIPS aún no puede sustituir por completo al SWIFT en el comercio internacional. Por ello, cuando los medios de comunicación informaron de que los ensayos del yuan digital habían llegado a la fase final, los expertos empezaron a hablar de la posibilidad de construir un nuevo sistema financiero que no estuviese controlado por los organismos financieros de EEUU. 

China ha avanzado más que otros países en el desarrollo de su propia moneda digital. En cuanto a su funcionalidad el criptoyuán se parece a los sistemas de pago por móvil Alipay y WeChatPay, que son muy populares entre los chinos. Además, representa un análogo digital del yuan fiduciario y tiene todas las propiedades inherentes a la moneda china.

Nueva etapa en la evolución del sistema de pagos

A pesar de que actualmente muchos bancos centrales intentan desarrollar sus propias monedas digitales, hasta la fecha ni una sola de ellas ha logrado sustituir por completo el dinero tradicional en pagos realizados dentro de los países. Por ello, el uso de las monedas digitales a nivel internacional es cuestión de un futuro lo suficientemente lejano, señaló a Sputnik Lu Suiqi, profesor del Instituto de Economía de la Universidad de Pekín.  

Las monedas digitales «no son más que una nueva forma de dinero convencional», aseguró el experto. En su primera etapa de desarrollo se apoyarán en la infraestructura financiera existente, agregó.

«La aparición de la moneda digital es solo una nueva etapa en la evolución del sistema de pagos, una innovación (…). Y este sistema no puede separarse de la infraestructura financiera tradicional, deben complementarse la una a la otra», advierte. 

Suiqi considera que sin la infraestructura existente y sin las monedas fiduciarias, las digitales simplemente no pueden existir. No obstante, admite que su desarrollo contribuirá sin duda a la reforma de todo el sistema monetario. Permitirá mejorar la eficacia de los mecanismos de pago.

¿Por qué la nueva empresa es tan importante para Pekín?

Por el momento, China necesita integrarse más en el sistema financiero mundial para aumentar la internacionalización del yuan. Y en este sentido, fundar una empresa conjunta con la SWIFT representa un paso importante para Pekín. 

Se prevé que la red internacional de comunicaciones interbancarias posea el 55% de las acciones de la nueva entidad. El Centro Estatal de Compensación de China, a su vez, se hará con el 34% de la participación en la empresa, el CIPS con el 5% mientras que el Centro de Investigación de Monedas Digitales del Banco Central de China y la Asociación de Pagos y Compensación de China tendrán el 3% de acciones en su cartera cada una. 

La nueva empresa debería convertirse en un tipo de agregador de sistemas de información que procesará datos y consultará a sus usuarios sobre servicios técnicos.

El establecimiento de una empresa conjunta con SWIFT permitirá a China reforzar su posición en el sistema financiero mundial. Cuanto más integrado esté el país en ello, más difícil será someterlo a sanciones financieras, afirma el experto Lu Suiqi. Y en caso de que un Estado decidiese castigar a Pekín, los efectos secundarios de este paso serán demasiado grandes para él y otros participantes del sistema financiero mundial.

«Y cuando estemos más vinculados a la SWIFT, todo el mundo dependerá de los demás, y ya nadie se hará  primitivas preguntas como «quién impone sanciones a quién»», aseveró. 

Si bien China y Estados Unidos siguen teniendo ciertos problemas en sus relaciones bilaterales, en el futuro la posibilidad de utilizar la SWIFT para presionar a China continuará reduciéndose, según el experto. En eso estriba «la mayor ventaja» para Pekín. «Queremos integrarnos en el sistema y reforzar la cooperación, para combinar competencia e interacción», concluyó el interlocutor de Sputnik.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (73010 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: