Assange prepara en prisión la próxima batalla judicial contra su extradición a EEUU

Julian Assange contempla interponer un «contrarrecurso» en el procedimiento de extradición a Estados Unidos para reivindicar el interés público de las divulgaciones de WikiLeaks, la libertad de prensa y la naturaleza política de su persecución.

Por Lourdes Gómez*

El fundador de WikiLeaks continúa en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres, en régimen similar al aislamiento solitario a fin de mitigar el riesgo de contraer Covid-19. Está confinado en la celda, con acceso a un ordenador conectado a un teclado prácticamente inservible y hablando con su equipo legal en esporádicas sesiones audiovisuales. «Sigue retenido en unas condiciones que merman su capacidad para preparar su caso legal», denuncia su prometida y madre de sus dos hijos pequeños, Stellla Moris.

MICROFINANCIACIÓN

Abogada de formación, con experiencia en derechos humanos, Moris ha lanzado una nueva campaña de recaudación de fondos (https://www.crowdjustice.com/case/assangeappeal/) para costear el proceso judicial. Más de 72.500 libras (unos 84.000 euros) se habían asegurado para el jueves 25 en contribución del recurso de apelación, que atenderá el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales en una fecha aún por determinar.

La batalla judicial se aproxima a un punto crítico y decisivo, de acuerdo con expertos legales consultados por Sputnik. Assange ganó en enero el primer asalto contra el Gobierno estadounidense, que le acusa de conspiración para piratear sistemas informáticos oficiales y de obtener y difundir información confidencial sobre las guerras de Irak y Afganistán, partes diplomáticos y ficheros de los presos de Guantánamo. Se enfrenta a condenas de hasta 175 años en prisión si es entregado por el Reino Unido y juzgado en el Estado de Virginia.

La administración de Joe Biden revalidó este mes la decisión del Gobierno de Donald Trump de apelar la sentencia de la magistrada Vanessa Baraitser, quien rechazó la solicitud de extradición debido al riesgo de suicidio en una cárcel de alta seguridad estadounidense. «La salud mental del señor Assange se deterioraría, llevándole al suicidio con la ‘firme determinación’ de su trastorno del espectro autista», dictó antes de concluir que sería «opresivo» entregarle a EEUU en su estado de salud.

HECHO IRREBATIBLE

«No creo que Estados Unidos tenga alguna posibilidad de ganar la apelación. Cuando la magistrada falló que Assange correría un riesgo severo de suicidio, esa circunstancia se convirtió en un hecho legal, que ningún juez de apelación querrá ni podrá rebatir», sostiene un analista británico que atendió el juicio de extradición en Londres.

Hay dos precedentes judiciales recientes a favor de Assange. Su principal abogado a lo largo del procedimiento, Edward Fitzgerald, logró impedir la entrega a Washington de dos «hackers», Lauri Love y Gary McKinnon, sobre los que pesaban presuntos delitos de crimen cibernético. En 2017, el Alto Tribunal inglés reconoció que Love sufría Asperger y corría riesgo de suicidarse si era extraditado. Muchos confían en que el mismo juzgado eche por tierra la apelación estadounidense y ponga en libertad a Assange.

«Es un caso que desgasta al Reino Unido y terminará con la sentencia del Alto Tribunal. Es una barbaridad tener a un periodista entre rejas por publicar información veraz», denuncia un asesor jurídico europeo, tras recordar que el programador informático y exdirector de la plataforma digital lleva más de un año en prisión preventiva en Londres, sin cargos pendientes con la Justicia británica. «Debería estar en casa con sus hijos, pero le denegaron la libertad condicional», protesta su novia.

LIMPIAR LA REPUTACIÓN

El equipo de Assange baraja lanzar una «contraapelación» centrada en los motivos políticos y las cuestiones de derechos civiles fundamentales que Baraitser descartó en su sentencia. «Daría una oportunidad de limpiar la reputación de Julian», explica Moris en su último parte de la campaña de micro financiación.

«El «contrarrecurso» es una estrategia libre de riesgo, que permite a los abogados de Assange airear sus argumentos de nuevo», defiende al analista británico. Si los jueces admiten esta opción de recurso, el equipo del australiano tratará de obtener un veredicto que apuntale la libertad de expresión y reivindique el trabajo del exdirector de WikiLeaks y el interés público que avala la publicación de los muchos videos e informes secretos sobre aparentes crímenes de guerra y otros abusos perpetrados por EEUU.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74511 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: