España apuesta por el pasaporte sanitario pese a las sombras legales y científicas

La crisis del coronavirus afectó de forma especial a las economías del sur de Europa, dependientes de la movilidad exterior y el turismo. Países como España (-11 por ciento del PIB en 2020), Italia (-8,8) o Portugal (-7,6) encabezan el desplome económico de la Unión Europea, que en su conjunto perdió un 6,8 por ciento, la mayor caída de su historia.

En un intento por reactivar el turismo, estos países formaron un frente común junto a otros actores como Grecia, Chipre y Malta para impulsar la creación de un pasaporte sanitario que facilite la libertad de circulación en personas vacunadas contra el coronavirus, librándolas de tener que presentar pruebas PCR en los aeropuertos.

La cuestión del pasaporte sanitario –rechazada por pesos pesados como Alemania o Francia, que prefieren esperar a que el proceso de vacunación esté más avanzado– será uno de los asuntos que centren la atención en el Consejo Europeo Extraordinario del 25 y 26 de febrero.

«Es un tema fundamental para España por lo que el presidente del Gobierno subrayará la necesidad de aunar posiciones en torno a ello», señalan desde el Palacio de la Moncloa.

En concreto, según explica la oficina del presidente Pedro Sánchez, en esta reunión España defenderá «la posibilidad de emitir certificados contra el coronavirus a las personas ya vacunadas» con el fin de «facilitar la movilidad y salvar las temporadas turísticas», lo que «contribuiría a la recuperación económica de los sectores más afectados» por la pandemia.

Sin embargo, la propuesta no solo cuenta con la oposición de París y Berlín, sino que sobre ella se ciernen una serie de incertidumbres que ponen en duda su viabilidad legal y, lo que es más importante, su idoneidad desde el punto de vista sanitario.

DUDAS CIENTÍFICAS

De hecho, mientras el propio Gobierno de España defiende esta medida ante la UE, el portavoz del Ministerio de Sanidad para la pandemia, Fernando Simón, cree que es demasiado pronto para implementar estos pasaportes.

«Son discusiones que tenemos que tener pero hay que tener cuidado con lo que significa todo esto, todavía estamos con una cantidad limitadas de vacunas», opinó Fernando Simón tras ser preguntado por este asunto el pasado martes en una rueda de prensa.

Asimismo, Simón destacó que todavía no hay certezas sobre cuánto tiempo dura la inmunidad adquirida por las vacunas y cuál es el margen de error de su efectividad, por lo que concluyó que «no hay que hacer bandera de esta acción» porque «requiere mucho trabajo de fondo» y «no se va a desarrollar en un breve periodo de tiempo».

«Hay que solucionar muchos aspectos antes de pensar que esto va a solucionarnos la vida a todos y vamos a poder movernos como antes», añadió Simón este jueves, tras volver a ser cuestionado por la prensa.

En un sentido similar se expresó Margarita Del Val, que durante un coloquio organizado este jueves por la Fundación Alternativas recordó que pese al «nítido, clarísimo y rotundo» beneficio que suponen las vacunas para su receptor «todavía no sabemos si la persona vacunada es segura de cara a los demás».

«Las vacunas no son esterilizantes. Inmunizan muy bien para proteger del sufrimiento, pero no inmunizan totalmente para proteger que una persona multiplique el virus. No sabemos todavía cuánto protegen del contagio. Las personas vacunadas se van a convertir en asintomáticos –lo que es maravilloso– pero potencialmente contagiosos», insistió.

Por ello, esta investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), defiende que hasta que no haya certeza sobre la capacidad de contagio de los vacunados «debemos mantener exactamente las mismas medidas de precaución».

DUDAS LEGALES

Además del debate sanitario, la posibilidad de habilitar un pasaporte para facilitar la movilidad de las personas vacunadas plantea una serie de dudas legales. En primer lugar, implantaría mecanismos discriminatorios hacia las personas no inmunizadas, cuyos derechos se verían disminuidos pese a no tener culpa del lento avance de proceso de vacunación.

«Una cuestión debe estar clara: estar vacunado no puede convertirse en una precondición para que los ciudadanos europeos puedan ejercer su derecho fundamental al libre movimiento. El libre movimiento debe seguir siendo posible cuando se cumplan los requisitos de pruebas o cuarentenas», dijo este martes el vicepresidente de la Comisión Europea, el eslovaco Maros Sefcovic.

Por su parte, en un artículo publicado en The Conversaion, la profesora Josefa Cantero (presidenta de la Sociedad Española de Salud Pública) y el catedrático Ildefonso Hernández (experto en Medicina Preventiva en la Universidad Miguel Hernández) alertan de que «la mera exigencia del pasaporte serológico afecta al derecho fundamental a la intimidad».

Como todo lo que envuelve a la pandemia de coronavirus, los argumentos sanitarios y legales tienen una «cara b»: la necesidad económica. En ese sentido, la principal patronal turística de España, Exceltur, defiende que la «creación del pasaporte sanitario puede ayudar mucho».

«España debe conseguir que la Unión Europea implante el pasaporte sanitario, es el único método para la estigmatización de los destinos y en eso España y Baleares tienen mucho en juego», dijo recientemente el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda.

A la espera de conocer si finalmente la Unión Europea avanza en la creación de un certificado de vacunación para facilitar la movilidad, algunas regiones de España ya se asomaron a esta experiencia, aunque de forma muy tímida.

Por ejemplo, en Andalucía –la región más poblada del país– las personas vacunadas pueden solicitar un certificado de inmunización. Sin embargo, este documento no tiene más fin que el de reflejar que el paciente recibió las dosis, por lo que no da acceso a derechos adicionales.

Del mismo modo, territorios como las Islas Canarias estudian la posibilidad de implementar un pasaporte que revitalice el turismo, aunque el presidente regional, Ángel Torres, destaca que para asegurar su viabilidad antes será necesario «ponernos de acuerdo a nivel global».

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (79236 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: