A 44 días de las elecciones en Perú, lo incierto es lo único cierto

Faltan apenas 44 días para los comicios generales en Perú y el panorama sigue incierto, sin un candidato que destaque sobre el resto, amplificando el rasgo que más caracteriza a un país en tiempos de pandemia: la incertidumbre.

Según un sondeo publicado por la empresa Ipsos el 15 de febrero, George Forsyth, candidato a la presidencia por Victoria Nacional (centroderecha), permanece como líder, pero sólo con 11 por ciento de las preferencias; mientras que su inmediato perseguidor, Yonhy Lescano de Acción Popular (centroderecha) alcanza un flaco 10 por ciento.

Por detrás, las candidaturas de Verónika Mendoza de Juntos por el Perú (izquierda) y Keiko Fujimori de Fuerza Popular (derecha) llegan ambas al ocho por ciento.

El resto de la torta electoral se divide en porcentajes menores entre los 13 candidatos restantes, mientras que el porcentaje más alto corresponde a quienes afirman que no votarán por nadie o anularán su voto (en Perú votar es obligatorio): un 29 por ciento.

SEGUNDA VUELTA SEGURA

Según el analista y exjefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Fernando Tuesta, frente a los porcentajes bajos actuales los candidatos tienen como objetivo pasar a segunda vuelta «pues esto es lo único claro en el escenario electoral del 11 de abril próximo», según afirmó en el podcast Polítika.

En 2020, la candidatura de Forsyth, exarquero del club de fútbol Alianza Lima, el más popular de Perú, sorprendía por sus altos niveles de aceptación que auguraban buenas posibilidades de hacerse con el triunfo.

Sin embargo, Forsyth, con 38 años, es una figura más mediática que política.

Antes de postular a la presidencia solamente fue alcalde del populoso distrito limeño de La Victoria, mandato que no culminó por tentar la aventura presidencial.

Como afirma Tuesta, esta cualidad mediática puede haber servido para dar un primer impulso, pero es insuficiente cuando el electorado analiza más a fondo sus reales habilidades y experiencia, y no encuentra mucho a su favor.

Por su descenso en las encuestas, parece que su candidatura se diluye en lo superficial y se ahoga en lo intrascendente.

Caso curioso sucede con Yonhy Lescano de Acción Popular, uno de los pocos partidos con historia que sobreviven en Perú.

Fundado en 1956, ha estado en el gobierno en dos ocasiones con su fundador, el fallecido Fernando Belaunde, siendo jefe de Estado entre 1963 a 1968 y entre 1980 a 1985.

Sin embargo, Acción Popular fue uno de los principales promotores en el Congreso de la destitución del expresidente Martín Vizcarra en noviembre del año pasado.

Vizcarra fue sucedido por el exmandatario, Manuel Merino, congresista de Acción Popular y que duró apenas 6 días en la máxima jefatura del país tras las fuertes protestas ciudadanas que denunciaban que el parlamento había efectuado una maniobra «golpista».

Luego de la crisis política, Acción Popular se quedó con el mote de «partido golpista»; sin embargo Lescano, político de larga trayectoria, está llevando una campaña en la que toma distancia de la mala fama de su organización, a la vez que apela a la popularidad forjada en el tiempo de Acción Popular.

NI DERECHA NI IZQUIERDA

Por otro lado, tanto las candidaturas de Verónika Mendoza como de Keiko Fujimori son opciones situadas clara y abiertamente en el espectro de la izquierda y la derecha respectivamente.

Mendoza, político que en las elecciones pasadas quedó en tercer lugar con un 17%, tiene fuertes resistencias en un electorado más bien conservador y temeroso de un cambio de modelo económico que vire al socialismo,

Fujimori, por su parte, luego de los escándalos e investigaciones por corrupción en los que ha estado metida en el caso Odebrecht, además de cargar con el pasivo del gobierno de su padre, Alberto Fujimori (1990-2000), un gobierno marcado por probados hechos graves de corrupción y violación de derechos humanos, es la candidata que más sufre del antivoto.

Al final, por diferentes razones, tanto Mendoza como Fujimori parecen tener poco margen para crecer por las resistencias fuertes que generan sus candidaturas.

No es deleznable resaltar que las últimas elecciones presidenciales en Perú han solido definirse en los últimos días, por lo que, en medio de las contingencias de toda disputa encarnizada por el poder, siempre el viento puede cambiar para quien menos se pueda esperar.

Lo incierto es lo único cierto.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74308 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: