Italia entre la vacunación y las nuevas cepas del coronavirus

El levantamiento de las restricciones anticovid en Italia se hace cada vez más hipotético con la difusión de las nuevas cepas del virus, que se incrementaron en un 33 por ciento durante la última semana.

Por Aleksandr Dunaev*

En una Italia dividida en diferentes zonas, según la incidencia de casos de coronavirus, Cerdeña se convierte en la primera región que instaura la así llamada zona blanca. Vista la constante disminución de los contagios en las últimas semanas, el presidente de la Junta de la región, Christian Solinas, firmó una ordenanza, según la cual pueden reabrir los gimnasios y las piscinas, los restaurantes permanecerán abiertos hasta las once de la noche, mientras el inicio del toque de queda se aplazará a las 23:30.

Con todo eso, los sardos no podrán dejar de llevar las mascarillas y tendrán que evitar concentraciones de personas. Pero, aún así, el resto del Italia, que sigue dividida en las zonas amarilla, naranja y roja, según la gravedad de la situación epidemiológica, solo puede envidiarlos.

PELIGRO DE LAS CEPAS

En la última semana de febrero, los contagios aumentaron en un tercio respecto a los siete días precedentes a nivel nacional, pasando de 87.435 a 116.124. La situación epidemiológica empeoró en 10 de las 21 regiones y provincias autónomas del país.

Además, según las estimaciones del Instituto Superior de Sanidad (ISS), en el mes de febrero aumentó la incidencia de casos positivos entre los adolescentes, que se transformaron en el grupo más afectado por la enfermedad con una incidencia de casi 200 casos por cada 100.000 habitantes.

Todo por culpa de las nuevas variedades del coronavirus, que se propagan con una rapidez desconcertante. La variedad de la que más se habla es la británica, la cual, según afirman los médicos, tiene mayor transmisibilidad y puede infectar a una distancia mayor que las cepas precedentes. Algunos consideran la situación actual como un presagio de la tercera oleada del coronavirus.

En palabras del Massimo Galli, especialista de enfermedades infecciosas del hospital milanés Sacco, “las cosas no van bien. Ciertos comportamientos que fomentan la propagación del virus son fruto de la ilusión de que ya hemos dejado atrás algo que en realidad todavía tenemos delante”.

Y el ministro de Sanidad Roberto Speranza advierte: “La curva vuelve a subir y las próximas semanas no serán fáciles. Necesitamos coraje y decisiones coherentes”.

OTRO MES DE RESTRICCIONES

Y las decisiones no tardarán en llegar. En los próximos días el primer ministro, Mario Draghi, firmará un nuevo decreto con medidas anticovid, que permanecerá en vigor hasta el próximo 6 de abril. El objetivo principal es evitar un rebrote de contagios durante la Semana Santa.

En el próximo mes se mantendrán en pie varias medidas que ya están en vigor. Además de utilizar las ya habituales mascarillas y mantener la distancia social, los italianos no podrán desplazarse de una región a otra, mientras el país seguirá dividido en zonas coloreadas en base a la incidencia de casos. También permanecerán cerrados los gimnasios, las piscinas, mientras los restaurantes podrán estar abiertos hasta las 18:00 y vender comida para llevar hasta las 22:00.

Al mismo tiempo, se prevé la reapertura de los teatros, cines y salas de concierto a partir del próximo 27 de marzo, obviamente con medidas de prevención rigurosas. Los museos, que actualmente están abiertos durante los días laborables, podrán acoger a los visitantes también los fines de semana.

BATALLA DE VACUNACIÓN

Otro frente de batalla será la vacunación. En las últimas semanas se habló mucho de los retrasos en la distribución de los fármacos de Pfizer, Moderna y AstraZeneca. En la videoconferencia del Consejo Europeo del 25 de febrero, Draghi insistió en que hay que acelerar la campaña y sancionar a las empresas farmacéuticas que no respetan los acuerdos firmados.

Desafortunadamente, Italia aún no cuenta con su propia vacuna. El fármaco elaborado por la empresa ReiThera superó con éxito la primera fase de experimentación, pero no estará listo para el uso clínico antes del mes de septiembre.

Otra solución consiste en producir las vacunas ya registradas en las fábricas italianas. Se estima que la producción se podría iniciar dentro de cuatro meses, pero para ello hay que tener la patente. Si las empresas farmacéuticas se negasen a cederla, las autoridades incluso podría considerar su suspensión en base al principio de la licencia obligatoria.

También se podría ampliar el arsenal de vacunas, por ejemplo, con la Sputnik V, que genera mucho interés en Italia. De hecho, varios funcionarios regionales instaron a las autoridades centrales a autorizar su uso, mientras el Instituto de enfermedades infecciosas de Roma Spallanzani mandó a Moscú a dos inspectores para verificar las procede duras de producción del fármaco en las fábricas rusas.

De momento, Italia sigue manteniendo un ritmo bastante alto de vacunación, con una media de más de 70.000 personas al día. En el mes de febrero fueron inoculadas más de 2.300.000 italianos, con lo cual el total de los vacunados llegó a 4.354.000, el equivalente del 7,2 por ciento de la población total. De seguir así, el país mediterráneo podrá cumplir con el objetivo inicial de inmunizar seis millones de personas antes de finales de marzo.

Hace unos días, el ministro de Sanidad aseguró que la vacunación ya permite ver la luz al final del túnel, pero, con la propagación de las nuevas cepas, aún parece una lucecita en un mar de oscuridad. Aún es imposible prever cuándo se levantarán las restricciones, pero no cabe dudas de que no va a ser pronto.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74310 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: