Atentado al vapor La Coubre en La Habana: 61 años y muchas dudas

Muy poco detalles se conocen alrededor de la voladura del vapor francés La Coubre en el puerto de esta ciudad, atentado perpetrado hace 61 años, más allá de la convicción que fue saboteado por elementos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU y por miembros de grupos opositores a la aun naciente Revolución cubana.

Por Miguel Fernández Martínez*

En el trágico atentado perdieron la vida 101 personas –entre ellos seis marinos franceses-, y otros 400 resultaron heridos y mutilados, –obreros portuarios, estibadores, soldados, policías, y socorristas de la Cruz Roja-, como resultado de dos mortíferas explosiones que destrozaron las bodegas del buque que cargaba en su interior 31 toneladas de granadas y 44 de municiones procedentes de Bélgica.

Hasta hoy, ni EEUU ni Francia han querido aportar elementos que develen la verdad respecto a esta tragedia ocurrida el 4 de marzo de 1960.

Por una parte, el informe investigativo ordenado por la armadora francesa Compagnie Générale Transatlantique (CGT) sobre el atentado del barco La Coubre se encuentra en la caja fuerte de una fundación marítima, con prohibición de comunicación fijada a 150 años por los servicios jurídicos de los últimos dueños del buque, por lo que no se hará público hasta el año 2110.

Por su parte, la CIA tampoco ha desclasificado sus archivos respecto a esta operación que vincula a sus agentes tanto en EEUU como en Europa y en Cuba, en el plan de evitar a toda costa que la isla recibiera armamentos de ningún tipo.

ITINERARIO FATAL

En esa travesía, el vapor La Coubre, con 35 marinos a bordo, recogió cargas en los puertos alemanes de Hamburgo y Bremen, y en Amberes, Bélgica, donde completó el alijo de armas con destino a Cuba, que incluía 3.000 bultos de explosivos diversos, 500 cajas de granadas y casi 1.000 cajas de municiones.

Después de atravesar el océano Atlántico y antes de fondear en la bahía de La Habana, el vapor hizo una breve escala en Port Everglades, en la ciudad estadounidense de Fort Lauderdale (sureste), en el estado de Florida.

HIPÓTESIS DEL ATENTADO

Aunque no quedan dudas de que el barco fue saboteado antes de anclar en La Habana, los investigadores que se han ocupado de este caso tienen diferentes versiones de dónde y cómo pudo ser dinamitado.

Según el periodista e investigador colombiano Hernando Calvo Ospina, en su libro «El enigma de La Coubre», el sabotaje terrorista se preparó en el puerto de Amberes, última escala europea del buque antes de llegar a La Habana, y en el que permaneció durante tres días sin apenas vigilancia, con todo el flete de armamento ya en las bodegas.

En su libro, Ospina reitera que la embajada de EEUU en Bélgica, a través de un cónsul y su agregado militar, intentaron presionar –sin éxito- a la cancillería de ese país para que no cumpliera su contrato de venta de armas acordado con Cuba y que era parte del cargamento con el que viajaba La Coubre.

Otra hipótesis que también involucra a la CIA y a grupos radicales de cubanos exiliados en EEUU apunta a la breve escala en la rada estadounidense de Port Everglades, donde supuestamente fue dinamitado el casco del buque antes de partir a La Habana, por órdenes de la agencia de inteligencia estadounidense.

En este siniestro entramado estaban involucrados Joseph Caldwell King, entonces jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, asistido por el agente Howard Hunt, en colaboración con el exiliado cubano Rolando Masferrer.

También se especula respecto a la presencia en el barco francés del estadounidense Donald Lee Chapman, uno de los dos pasajeros que viajaron en la Coubre, capturado en la misma zona del desastre, pero más tarde liberado por gestiones de la embajada norteamericana en La Habana.

Otro potencial sospechoso fue Jack Lee Evans, un norteamericano que visitó el barco francés unas horas antes de la explosión en La Habana, en su condición de ayudante del comandante guerrillero William Morgan, estadounidense de origen que luchó contra la dictadura del general Fulgencio Batista (1952-1958) en Cuba y resultó ser un agente de la CIA, por lo que posteriormente fue fusilado.

Según investigaciones del exagente de la inteligencia cubana Percy Alvarado, Evans salió precipitadamente de Cuba hacia Miami, el 5 de marzo de 1960, un día después de la explosión de La Coubre, y ofreció declaraciones al diario The Miami Herald, el 7 de marzo de 1960, donde «acusó» a un desconocido trabajador portuario cubano de colocar seis cartuchos de dinamita dentro del barco, durante las operaciones de descarga.

Esta versión fue refrendada el pasado 2 de marzo por el exiliado cubano Héctor Schubert, en un programa de televisión que se transmite en redes sociales desde Miami, donde confesó que su padre, empleado de la Policía Marítima en el puerto de La Habana en ese momento, y miembro clandestino de un grupo contrarrevolucionario, participó del atentado.

Todos los elementos coinciden a partir de que la primera explosión partió la popa del barco, por lo que se piensa que fue el resultado de un artefacto explosivo colocado en el exterior del casco (algo que pudo suceder en las escalas en Amberes, Bélgica; o en Florida, EEUU), y la segunda y más potente explosión, 30 minutos después, ocurrida en las bodegas donde se almacenaban armas y explosivos, que provocó la mayor cantidad de pérdidas humanas, pues ya los socorristas brindaban ayuda a las víctimas de la primera detonación.

A 61 AÑOS DE LA TRAGEDIA

La verdad sigue sin salir a la luz. Podrá estar contenida en un informe investigativo que no podrá leerse hasta el año 2110, o se la llevaron a la tumba sus potenciales ejecutores de la CIA, o los cubanos exiliados que se enfrentaron a la Revolución cubana desde sus primeros años.

En una avenida habanera, muy cerca del puerto, quedaron como memoria los hierros retorcidos del vapor La Coubre, en el mismo lugar donde se clavaron por la fuerza expansiva de la explosión.

A ese lugar peregrinan cada año los familiares de las víctimas, los más de 80 niños que hoy peinan canas y quedaron huérfanos, y los cubanos que no olvidan el daño que ha causado el terror contra sus familias y su país.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74310 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: