El cambio climático vuelve a las arañas aún más mezquinas

Para que una especie sobreviva a un cambio en su entorno, debe adaptarse a dicho cambio. Y si hoy en día hay un cambio que afecta a todas las especies, ese es el cambio climático. Pues bien, resulta que el cambio climático va a cambiar a las arañas… y no precisamente para hacerlas más dóciles.

Según un estudio reciente, el hecho de que los eventos climáticos extremos – nevadas intensas, tormentas muy fuertes, olas de calor – cada vez se hagan más frecuentes como consecuencia del cambio climático va a tener un efecto muy claro en las arañas, o al menos en algunos tipos de araña: las va a volver más agresivas y competitivas.

¿De dónde se sacan esta conclusión? Los autores del artículo han observado una especie muy concreta de araña, de nombre científico Anelosimus studiosus. Estas arañas son muy interesantes porque tienen un modo de vida que se conoce como sub-social: viven juntas, compartiendo una misma telaraña, pero no comparten comida ni crían en común. Vamos, como si fuesen vecinos en un edificio, y no una gran familia como las hormigas o abejas.

Dentro de estas colonias que comparten telaraña hay dos tipos de individuos. El primer tipo es más colaborador, menos agresivo y con menor tendencia a acumular recursos más allá de los que puede necesitar. El segundo tipo es más mezquino: acumula recursos, resulta altamente agresivo con otras especies e incluso con miembros de su propia colonia, y muestra canibalismo de crías. Sí, el tipo mezquino se come a las crías de sus vecinos si tiene necesidad y oportunidad.

La agresividad de una colonia de A. studiosus depende del equilibrio entre un tipo y otro de arañas. Es decir, cuantas más arañas agresivas haya, más agresiva es la colonia en su conjunto.

Pero ¿qué pasa tras una tormenta fuerte? Para una especie como la araña de la que hablamos, una tormenta puede llegar a ser como para nosotros un tsunami. Se rompen ramas en el bosque, se mueve el terreno, dejan de volar ciertas especies… el entorno cambia de manera dramática. Y algo que para las arañas es muy importante: sus telarañas desaparecen.

El resultado es que, después de esta perturbación, las arañas que mejor sobreviven a las circunstancias son las más agresivas. A fin de cuentas, si escasean los recursos sobrevivirán mejor quienes más recursos acumulen. Y si hay pocos recursos y hay que competir por ellos, tiene una ventaja quien sea agresivo y competitivo.

Esto cambia a la especie. Porque la agresividad, en el caso de estas arañas, se hereda de manera genética. Las arañas agresivas y competitivas tendrán crías agresivas y competitivas. Si las arañas agresivas sobreviven mejor, tendrán más crías y por lo tanto habrá más arañas agresivas. Y si le sumamos que las arañas agresivas se comen a las crías de otras arañas de su misma especie, sobre todo a las crías de araña menos agresivas – y que, por tanto, protegen menos a sus crías – el cambio se hace más claro.

Y por eso el cambio climático nos puede dejar con arañas más agresivas.

yahoo news

About ELCOMUNISTA.NET (74310 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: