‘Las niñas’ y las mujeres triunfan en los Goya telemáticos

La película de Pilar Palomero logra cuatro estatuillas en la gala virtual celebrada en Málaga.

El milagro de Las niñas y de Pilar Palomero queda sellado en los Goya. Una ópera prima, pequeña e íntima, que ha logrado absolutamente todos los premios del año, sumando en la gala de Málaga cuatro estatuillas: mejor película, mejor dirección novel, mejor guion original y dirección de fotografía. La historia de la niña Celia y sus amigas del colegio de monjas, ambientada en la Zaragoza de 1992, entra directamente en la historia del cine español.

El premio a la mejor dirección ha sido para Salvador Calvo por Adú, la película más nominada, que se va con cuatro galardones, mientras que Akelarre es la película con más premios, cinco, arrasando en las categorías técnicas. Calvo ha compartido su premio «con todos los Adú del mundo» que recorren el mundo aspirando a una vida mejor: «quiero decirles que el mundo no es nuestro, es de todos, lo pueden conseguir».

La 35 edición de los Goya será recordada por las imágenes telemáticas de los nominados: Salvador Calvo y su pareja con su hija pequeña, Mario Casas y su nutrido grupo de familias y amigos, o Javier Cámara y sus peluches. Pero también por la eclosión de premios para mujeres. La histórica cifra de un 40% de mujeres nominadas quebró en la gala algún techo de cristal, como el de la primera mujer en ganar un Goya a la mejor fotografía, Daniela Cajías también por Las niñas. Es la quinta ocasión en la que un debut logra el Goya a mejor película, tras Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto (1995), Tesis (1996), El bola (2000) y Tarde para la ira (2016).

La otra ópera prima nominada a mejor película, Ane, también saca buena tajada con el premio a mejor actriz para Patricia López Arnaiz, mejor actriz revelación y mejor guion adaptado (del propio corto de David Pérez Sañudo, en realidad).

Y la quinta película de las cinco principales, La boda de Rosa, también sale bendecida con el galardón a mejor actriz secundaria para Nathalie Poza y el de mejor canción para Rozalen, que la cantante celebró con una reivindicación feministas “Las casas están llenas de ‘Rosas’, de mujeres cuidadores. Llega una fecha importante y tenemos que seguir revindicando desde nuestra ventanita».

Patricia López Arnaiz y Mario Casas, mejores intérpretes

En su primera nominación, Mario Casas obtiene el premio a mejor actor por No matarás, donde interpreta a un pardillo sumergido en una noche infernal. El actor corona una carrera guiada por el riesgo en la elección de papeles, sobre todo en los últimos cinco años. «Gracias sobre todo al público, me habéis apoyado desde hace 15 años». Mucha emoción también para Patricia López Arnaiz, premiada por su papel de madre bravucona en Ane, que la actriz vasca celebró desde una pequeña casa rural.

La gala de Banderas y Casado ha sido concisa y rápida, austera y elegante. La ausencia de preámbulos de los entregadores y de paseíllo de ganadores agilizó una ceremonia tradicionalmente pasada de hora. La espontaneidad y emoción de los ganadores en las conexiones también superó a la de las galas tradicionales. Quizá no es lo mismo desnudarse ante una platea abarrotada que en un hogar rodeado de familiares (o allegados).

Antonio Banderas abrió la gala con palabras de peso sobre la pandemia. “No he parado de preguntarme cuál es nuestro papel. Somos contadores de historias, quizá con ese esfuerzo dejemos testimonio de la vida. Quizá no seamos esenciales, pero sí convenientemente necesarios o en la categoría de los que quieren echar una mano”. 

Nathalie Poza y Alberto San Juan, mejores secundarios

Nathalie Poza logra el Goya a mejor actriz secundaria por La boda de Rosa, dedicado a su madre, “una de esas personas que va al cine”. Goya al mejor actor secundario para Alberto San Juan, tal vez la gran sorpresa, aunque en absoluto inmerecida, por su vecino rijoso de Sentimental. El actor protagonizó el gran momento reivindicativo de la noche, cuando anunció un mensaje “para el PSOE”: “Los derechos humanos no pueden ser a la vez bienes de mercado con los que se especula, y tener un hogar es un derecho humano básico».

Fernando Trueba, director del Goya a la mejor película iberoamericano por la cinta colombiana El olvido que seremos, defendió la sanidad pública recordando al protagonista de su película, Héctor García Abad. “Luchó por las vacunas y la salud pública, algo que curiosamente resulta muy oportuno estos días”. La gala rindió tributo a los sanitarios con la presencia de Ana María Ruiz, enfermera creadora de la biblioteca de IFEMA durante la primera ola, que fue la encargada de anunciar el Goya a mejor película.

El año del descubrimiento, el monumental documental de Luis López Carrasco sobre las heridas de la reconversión industrial de los 90 en Cartagena, y tal vez la película española más importante del año, logró, además del premio a mejor documental, el galardón a mejor montaje.

Banderas, en otro de sus monólogos, citaba a Kierkegaard, señalando que la vida sólo puede ser entendida mirando hacia atrás, pero tiene que ser vivida hacia delante, y recordando como su teatro fue hace 114 años una sala de cine que sufrió un incendio. “No tengo dudas de que el cine renacerá de sus cenizas”.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (74310 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: