Al menos 31 muertos y 500 heridos tras una cadena de explosiones en Bata, Guinea Ecuatorial

Las explosiones ocurrieron el cuartel de intervención rápida del Ejercito, en el barrio de Nkoantoma.

Según ha declarado el presidente del país, han ocurrido a causa de una «negligencia».

Al menos 31 personas murieron este domingo y otras 500 resultaron heridas debido a una cadena de explosiones ocurridas por una «negligencia» en un cuartel militar de Bata, la ciudad más poblada y capital económica de Guinea Ecuatorial, informó el Gobierno. Todo apunta a que esa cifra aumentará porque los equipos de rescate siguen evacuando cadáveres.

«La ciudad de Bata ha sido víctima de un accidente ocasionado por la negligencia y descuido de la unidad encargada del cuidado y protección de los depósitos de dinamitas y explosivos anexos al de las municiones del cuartel militar de Nkoantoma, los cuales cogieron fuego de la quema de las fincas en sus cercanías por los vecinos», declaró el presidente del país, Teodoro Obiang Nguema.

En la declaración, leída en la televisión estatal TVGE, Obiang señaló que «las ondas expansivas de las explosiones ocasionaron grandes destrozos en casi todos los edificios y tiendas de la ciudad de Bata» y, «considerando la magnitud de los daños ocasionados», solicitó ayuda a nivel nacional e internacional.

El presidente expresó su «más profundo pésame y consternación a las familias» de los fallecidos y su «total apoyo y solidaridad» a los heridos y quienes han sufrido pérdidas materiales.

Igualmente, indicó que ha solicitado que se investigue el incidente para «el total esclarecimiento de lo ocurrido y la depuración de las responsabilidades».

Cuatro explosiones sucesivas

En torno a las 15:00 hora local (14:00 GMT), ocurrieron tres explosiones sucesivas y dos horas más tarde se produjo una cuarta. Las explosiones sacudieron el cuartel de intervención rápida del Ejército, en el barrio de Nkoantoma, que cuenta con una armería.

El cuartel de Nkoantoma se encuentra cerca de una zona de viviendas sociales, y decenas de personas huyeron del lugar del siniestro, varias de ellas heridas, según mostró la televisión estatal.

En su cuenta de Twitter, el Ministerio de Sanidad indicó que había registrado 17 fallecidos «en hospitales», pese a que Obiang habló de 15, y que había contabilizado 420 heridos: «70 heridos en el Hospital la Paz, 150 heridos en el Hospital General de Bata y 200 heridos en el Hospital Nuevo Inseso». Actualmente la cifra de decesos se ha elevado a 31, aunque solo son los recogidos a nivel hospitalario.

Anteriormente, el Ministerio había declarado una «emergencia sanitaria» y había advertido de que hay «muchos desaparecidos bajo los escombros», por lo que la cifra de fallecidos podría aumentar.

Atender a las víctimas: «Una empresa titánica»

«Está siendo una empresa titánica que está poniendo a prueba la capacidad de los ecuatoguineanos y el Gobierno», admitió el viceministro de Sanidad, Dámaso Mitoha Ondo’o, en declaraciones a TVGE desde Bata. 

«Más de 500 personas (fueron) atendidas, de los que al final fueron internadas en torno a 221 personas (…). Y esta cifra está reduciéndose porque se está dando de alta a gente en función de los diferentes niveles de atención que se requiera», explicó Mitoha, al precisar que Sanidad solo reporta a víctimas asistidas en sus centros.

En las imágenes difundidas por la televisión estatal, se ve a los equipos de rescate sacando gente, incluidos niños, de los escombros y a víctimas que sangran y son atendidas en los hospitales, así como bolsas con cuerpos de víctimas en un lugar que parece sacado de una guerra y donde se ha impuesto un perímetro de seguridad que restringe el paso a la población.

Según explicó a Efe una española residente en Bata, urbe de la parte continental del país con más de 300.000 habitantes, hubo «una explosión enorme».

«Se nos abrieron todas las ventanas -prosiguió-, hemos sacado a todos los niños de casa y nos hemos salido al jardín. Hemos visto una columna de humo y de repente ha habido una segunda explosión y al poco otra más, las dos últimas más débiles».

Tras la explosión se cortaron las telecomunicaciones y cundió el pánico entre la población al no poder contactar por teléfono a sus familiares, si bien se restablecieron más tarde.

Quedan muchas víctimas por contar

«Estábamos recuperando cuerpos. Gente aplastada. Gente calcinada. Se están recuperando muchos cuerpos. Por la mañana, habíamos recuperado cuarenta, de las diez al mediodía. Hay más cuerpos, eso sí, porque creo que ya han llegado a cien hoy», ha declarado una fuente anónima a Efe.

Una ciudadana española residente en Bata, ha explicado que este lunes «la cosa está un poco más tranquila» en la ciudad tras el caos del domingo. «Hoy hablaba con un empleado que vive en la zona y cuya casa está dañada y me decía que seguramente bajo los escombros aparecerán muchas más personas».

«Más allá de los heridos que hayan podido llegar hasta el hospital y los muertos que hayan encontrado, hay casas que se han venido completamente abajo», explicó la residente española.

Una de las peores tragedias en el país

El vicepresidente de Guinea Ecuatorial y encargado de la Defensa Nacional y Seguridad del Estado, Teodoro Nguema Obiang Mangue, se desplazó hasta Nkoantoma para evaluar la situación.

Sin tener todavía las cifras totales de víctimas, todo apunta a que se trata de una de las peores tragedias en la historia de este país centroafricano de poco más de 1,2 millones de habitantes situado en el golfo de Guinea, antigua colonia española, lo que generó numerosas reacciones de solidaridad.

El jefe del Estado, Teodoro Obiang, de 78 años, dirige el país con mano de hierro desde 1979, cuando derrocó a su tío Francisco Macías en un golpe de Estado, y es el presidente que más tiempo lleva en el poder en el mundo.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (74515 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: