“Esto es una guerra civil”: Violencia en comunidades árabes israelíes en aumento

Con el tiroteo que acabó con la vida de un adolescente de 14 años, y dejó en estado crítico a su amigo de 12, este miércoles en la ciudad árabe israelí de Jaljulia, aumentan las críticas a la Policía por negligencia frente a un fenómeno de violencia urbana que se está saliendo de control.

Por Rosa Bronstein*

“Lo que está pasando en la comunidad árabe ha cruzado todas las líneas rojas, no queda ni una por cruzar. Esto es una guerra civil. Estamos convencidos de que aquí no hay ley, no hay reglas, no hay gobierno”, dijo Darwish Rabi, jefe del ayuntamiento de Jaljulia, en el centro del país, al ente de noticias público israelí.

Este miércoles Muhamad Abdelrazek Ades, de 14 años, fue tiroteado junto a su amigo Mustafá Osama Hamed, de 12. Según testigos ambos estaban sentados a escasos 100 metros de la estación de Policía.

El primero murió y el segundo está en condición crítica tras operaciones múltiples. Muhamad es la vigésimo tercera víctima de la violencia en las calles de las ciudades árabes israelíes desde el comienzo del año.

Este último ataque ha generado ruidosas críticas en la comunidad árabe israelí, por el crimen rampante y la aparente negligencia de las fuerzas de seguridad, en este caso, aumentada por la cercanía de los muchachos a la sede policial.

Según el ente público informativo Kan, por lo menos una de las familias de los chicos está relacionada con actividad criminal, pero aún no está claro si los pequeños eran objetivo de una disputa.

Rabi anunció que habrá una protesta pública en Jaljulia el próximo viernes. “Protestamos contra la violencia. Necesitamos que se oiga nuestra voz”, dijo.

MANIFESTACIONES

La ciudad norteña de Umm al Fahem ha sido el centro de manifestaciones semanales contra la violencia en la comunidad árabe, la última de ellas reunió a alrededor de 10.000 asistentes. La asistencia fue más alta de lo normal, según los analistas, por la brutalidad policial de la semana anterior, que hirió a por lo menos 35 manifestantes y que ha provocado que se abra una investigación en el Ministerio del Interior.

Este miércoles la ciudad Jaljulia ha vivido una huelga general, anunciada por la municipalidad, y Rabi dijo a los medios que conoce a las familias de las víctimas.

“El niño asesinado era un estudiante privilegiado, callado. Él es una víctima. Puede ser cualquier niño, cualquier hombre, cualquier mujer”, dijo el político.

La profesora de Ades, Nasrin Shahana, también habló con los medios y dijo: “Te quería por tu buen humor y por lo excelente que eras en ciencias. Te enseñé durante tres años. Hoy por la tarde nos íbamos a encontrar, pero el destino decidió cancelar nuestro encuentro, y, para mi desgracia, no volveré a verte”, lamentó.

Un miembro de la familia de Ades dijo que los chicos salieron de la casa cuando sucedía el tiroteo y que fueron baleados por unos 20 proyectiles a corta distancia.

CRIMEN ORGANIZADO

Varios miembros del parlamento árabe israelíes condenaron el ataque. La diputada Aida Touma Silman expresó su enojo y culpó tanto a los criminales como al gobierno.

“Esto rompe el corazón. La sangre está en las manos de los criminales, pero la culpa también la tiene el gobierno y la Policía, quienes son negligentes con nuestros niños”, dijo.

La mayoría de la población ve al crimen organizado como el promotor de la violencia en las comunidades árabes del país, pero la Policía no se libra de las críticas al no ser capaz de detener a las poderosas organizaciones criminales que saldan sus deudas en las calles dejando un rastro de muertes de inocentes.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció la semana pasada que su gobierno iba a invertir unos 45 millones de dólares para combatir la violencia en esas poblaciones. Sin embargo, los políticos y organizaciones civiles árabes no recibieron el anuncio con alegría, ya que esperaban una mayor cantidad de dinero y consideran que el plan tendría que haberse implementado mucho tiempo antes.

El número de homicidios entre israelíes judíos desde 2016 se mantiene más o menos constante: 38 en 2016, 44 en 2017, 35 en 2018 y 36 en 2019, según datos de la Policía.

Entre árabes, sin embargo, los números son diferentes: 64 en 2016, 67 en 2017, 71 en 2018 y 89 en 2019.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74515 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: