China presenta los vectores de un rumbo socioecónomico muy positivo

Pekín ha celebrado su evento político más importante del año, las Dos Sesiones (两会 o liang hui en mandarín): la Asamblea Nacional Popular (Parlamento) y el Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, el órgano asesor que define los vectores del rumbo socioeconómico, a corto y mediano plazos, del Imperio del Centro.

Por Francisco Herranz*

En la sesión inaugural del brazo legislativo, ante 3.000 delegados de todos los confines del país y oportunamente vacunados, el primer ministro Li Keqiang fijó «por encima del 6 por ciento» el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2021, un pronóstico menos ambicioso que el 7-8 por ciento por el que apostaban los sinólogos.

Las cifras que manejan los especialistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) hablan del 8,1 por ciento. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lo sitúa, por su parte, en el 7,8 por ciento. Esta cautela inicial en las previsiones sugiere, probablemente, que las autoridades chinas están cambiando el enfoque de su crecimiento económico, apostando más por la calidad que por la cantidad.

CORONAVIRUS Y CRECIMIENTO

El eficaz control del coronavirus ayudó a China a salir de la recesión provocada por la epidemia con un aumento del 2,3 por ciento en su PIB en 2020, convirtiéndose así en la única economía importante del mundo en registrar un crecimiento positivo. «Frente al impacto adverso y grave de una epidemia repentina de coronavirus y una profunda recesión económica, los chinos hemos respondido con enorme tenacidad», declaró orgulloso el primer ministro en un discurso en el que no dejó de citar al presidente, al «camarada Xi Jinping como núcleo» del Partido Comunista.

El nuevo objetivo de crecimiento «ha tenido en cuenta la recuperación de la actividad económica» y va acompañado de una estimación de la inflación del 3 por ciento y un desempleo del 5,5 por ciento. «Una meta de más del 6 por ciento nos permitirá dedicar toda nuestra energía a promover la reforma, la innovación y el desarrollo de alta calidad», subrayó Li.

El XIV Plan Quinquenal (2021-2025) aumentará un 7 por ciento la inversión en tecnología e innovación para mantener activa la dura competencia frente a Occidente, y especialmente frente a la Unión Europea, cuyos miembros han lanzado un potente plan de recuperación y resiliencia, que expira en 2026.

Los campos donde más se potenciará el impulso inversor serán los semiconductores, la inteligencia artificial, la biotecnología, la física cuántica o la genética. Otro pilar no menos importante será el aumento de consumo interno como palanca tractora. El objetivo de desarrollo no es otro sino buscar la autosuficiencia, es decir, reducir al máximo la dependencia del exterior, y cumplir así el sueño de convertir a China en 2035 en una economía desarrollada.

CHINA VS EEUU

El Partido, que celebra este año el centenario de su fundación, parece haber vuelto a su objetivo a largo plazo de convertirse en un competidor global en el ámbito de las telecomunicaciones, los automóviles eléctricos y otras tecnologías rentables. Eso está aumentando considerablemente la tensión comercial con Washington y con Europa, que se quejan de que las tácticas de Pekín violan sus compromisos de apertura del mercado y perjudican a los competidores extranjeros.

El conflicto con Estados Unidos alcanzó su pico a mediados de 2019, cuando el entonces presidente Donald Trump impuso sanciones a empresas chinas, incluido el gigante de equipos de telecomunicaciones Huawei, la primera marca de tecnología global de China. Huawei no puede recibir componentes electrónicos de compañías estadounidenses, lo que ha mermado mucho su cuota de mercado, pasando de estar en el tercer lugar al quinto en la lista de los mayores productores de smart phones de todo el mundo.

La guerra con EEUU no es sólo comercial sino también tecnológica. Por ejemplo, en inteligencia artificial, un campo estratégico y con amplias aplicaciones civiles y militares donde ya se advierte la delantera china.

El periódico The Washington Post considera que, si Estados Unidos no actúa ahora, si no invierte mucho más en investigación y desarrollo y en fabricación de microchips, China podría derrotarla en inteligencia artificial. «China está decidida a reclamar la victoria en esta contienda, y sus líderes han desarrollado innumerables planes en toda su sociedad para alcanzar su objetivo», subraya el diario en un comentario editorial publicado el 10 de marzo.

DESCARBONIZACIÓN, GASTOS MILITARES Y ENVEJECIMIENTO

Li también prometió en el Parlamento perseguir el «desarrollo verde» tras el compromiso de Xi el año pasado de garantizar el pico de emisiones de carbono de China para 2030 y lograr la huella de carbono cero o descarbonización total para 2060. Eso requerirá fuertes inversiones y reconversiones en energía limpia en una economía que obtiene el 60 por de su energía del carbón y es la mayor fuente mundial de contaminación industrial.

El primer ministro chino anunció un incremento de 6,8 puntos porcentuales en el gasto militar hasta alcanzar los 217.000 millones de dólares. Eso es mucho dinero, pero todo es relativo porque el presupuesto de defensa de Estados Unidos para el año fiscal 2021 es de 740.500 millones de dólares, es decir, más del triple. En términos per cápita, el gasto es de 140 dólares en el caso chino, frente a los 2.230 en el estadounidense, es decir, 15 veces más.

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el gigante asiático es la crisis demográfica. La caída en los nacimientos y el acelerado envejecimiento de la población preocupan especialmente a los dirigentes chinos. Según apuntó Li, Pekín trabajará para lograr que el índice de natalidad sea «apropiado», una declaración que apunta a la posibilidad de que se eliminen de manera definitiva las restricciones que aún existen a tener más de dos hijos por pareja. Ese cambio sería revolucionario.

Por otro lado, el programa para reducir la pobreza ha sido «un milagro», en palabras del embajador de Pakistán en Pekín, Moin ul Haque, pues ha sacado a casi 800 millones de personas de la pobreza extrema.

En resumen, los vectores del rumbo socioeconómico previamente marcado y presentado en las Dos Sesiones apuntan a un futuro muy positivo para la sociedad china, prácticamente ya libre del lastre de la pandemia del covid-19.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74308 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: