De República banana a narcoestado

Centroamérica, en toda la América,

es el país en donde menos existe el «Sentimiento Nacional»,

es el país en el que con más facilidad puede imponerse,

casi sin contradicción,

las dictaduras más absorbentes, brutales y salvajes;

y  en donde la dominación extranjera pueden

enseñorearse a su placer

aun trayéndonos el patriotismo de la servidumbre

y de las humillaciones.»

Ramón Rosa (1848-1893)

Por Jorge Luis Oviedo*

*@jloviedo57

A diferencia del Reino Unido –que en su época de mayor expansión imperial– era un Narco Imperio al que pocos podían oponerse; Honduras –provincia minera en la época colonial y República bananera  la mayor parte del siglo XX (75 años)– hoy, siempre bajo control de poderes externos, es un desvergonzado NARCOESTADO.

De la República banana vale la pena recordar estos versos indignados de Ernesto Cardenal, de su poema épico, HORA CERO (contextualizado con las dictaduras centroamericanas del segundo tercio del siglo pasado, y para exaltar la gesta de Augusto César Sandino), con algunas citas textuales de la contratas (en negrita en el texto que corresponde a la cita) de aquella época en que, luego de la aventura de los filibusteros, aparecieron los inversionistas extranjeros de primera generación y los dictadores (feroces contra sus pueblos) obedientes y obsequiosos con los propietarios de las inversiones. Este es el fragmento que Cardenal dedica al dictador Tiburcio Carías Andino.

“Los campesinos hondureños traían el dinero en el sombrero

cuando los campesinos sembraban sus siembras

y los hondureños eran dueños de su tierra.

Cuando había dinero

y no había empréstitos extranjeros

ni los impuestos eran para Pierpont Morgan & Cía.

y la compañía frutera no competía con el pequeño cosechero.

Pero vino la United Fruit Company

con sus subsidiarias la Tela Railroad Company

y la Trujillo Railroad Company

aliada con la Cuyamel Fruit Company

y Vaccaro Brothers & Company

más tarde Standard Fruit & Steamship Company

de la Standard Fruit & Steamship Corporation:

la United Fruit Company

con sus revoluciones para la obtención de concesiones

y exenciones de millones en impuestos de importaciones

y exportaciones, revisiones de viejas concesiones

y subvenciones para nuevas explotaciones,

violaciones de contratos, violaciones

de la Constitución…

Y todas las condiciones son dictadas por la Compañía

con las obligaciones en caso de confiscación

(obligaciones de la nación, no de la Compañía)

y las condiciones puestas por ésta (la Compañía)

para la devolución de las plantaciones a la nación

(dadas gratis por la nación a la Compañía)

a los 99 años…

«y todas las otras plantaciones pertenecientes

a cualquier otra persona o compañías o empresas

dependientes de los contratantes y en las cuales

esta última tiene o puede tener más adelante

interés de cualquier clase quedarán por lo tanto

incluidas en los anteriores términos y condiciones…» (cita textual de una Contrata)

(Porque la Compañía también corrompía la prosa.)

La condición era que la Compañía construyera el Ferrocarril,

pero la Compañía no lo construía,

porque las mulas en Honduras eran más baratas que el Ferrocarril,

y «un Dibutado más bbarato que una mula»

-como decía Zemurray-

aunque seguía disfrutando de las exenciones de impuestos

y los 175.000 acres de subvención para la Compañía,

con la obligación de pagar a la nación por cada milla

que no construyera, pero no pagaba nada a la nación

aunque no construía ninguna milla (Carías es el dictador

que más millas de línea férrea no construyó)

y después de todo el tal ferrocarril de mierda no era

de ningún beneficio para la nación

porque era un ferrocarril entre dos plantaciones

y no entre Trujillo y Tegucigalpa.

Corrompen la prosa y corrompen el Congreso.

El banano es dejado podrir en las plantaciones,

o podrir en los vagones a lo largo de la vía férrea,

o cortado maduro para poder ser rechazado

al llegar al muelle. O ser echado en el mar;

los racimos declarados golpeados, o delgados,

o marchitos, o verdes, o maduros, o enfermos:

para que no haya banana barato.

o para comprar banano barato.

Para complementar este fragmento de Ernesto Cardenal (1925-2020), baste señalar que las mayores concesiones que, al menos en Centroamérica, se otorgaron a las compañía fruteras, fueron dadas por Manuel Bonilla (1849-1913), quien gobernó Honduras en dos ocasiones, primero a través del derrocamiento del Gobierno de Juan Angel Arias (1903), aunque luego se hizo elegir presidente con el recién creado (por él)  Partido Nacional. Así, gobernó 1903-190, porque sería derrocado; y luego 1912-13, pues lo sorprendió la muerte.

Bonilla, en un afán, por atraer a las fruteras, otorgó concesiones a 99 años y a perpetuidad. Costa Rica y Guatemala habían otorgado antes, concesiones por 25 y 35 años, respectivamente.

Sin embargo, el país que en 1939 llegó a registrar nueve tomas (por la fuerza) de posesión presidencial, nunca logró alcanzar tres elecciones seguidas para escoger sus máximas autoridades, suceso que aconteció en 1989, proceso eleccionario que permitió el acceso al poder a Rafael Callejas (corrupto confeso que pasó sus últimos años en USA, a espera de sentencia por soborno en la trama de FIFA).

Lo que sí se consolidó a partir de 1933 fue la dictadura de Tiburcio Carías Andino (1933-1949) y con él las Fruteras alcanzaron su mayor prosperidad en Centroamérica.

Fueron, precisamente, esos los años más felices de la United, bajo la conducción de su principal accionista, Samuel Zemuray; quien acuñó la famosa frase que cita Cardenal en su poema.

De hecho, se refería a las mulas que utilizaba la Compañía para cargar el banano de las fincas a los centros de recolección y clasificación  por donde pasaba el tren.

Honduras, es decir, la Honduras de la Zemurray (la república-banana), pacificada con mano de hierro por Carías Andino, se convirtió en el mayor exportador de bananos. Pero la United no pagaba impuestos de exportación.

Sin embargo, Honduras con Carías Andino como mayordomo, se endeudó regularmente con  con la United, pues esta le prestaba, sobre todo, para pagar a los empleados del telégrafo y el correo.

Carías Andino se hizo reelegir a través del Congreso en tres ocasiones. El mecanismo para no convocar a elecciones era una enorme cantidad de telegramas que los telegrafistas enviaban, con nombres inventados la mayoría, en los que se rogaba, imploraba la continuidad del régimen de Carías Andino.

El diputado Presidente del Soberano Congreso Nacional de aquella época, acuñó la conveniente frase para justificar la continuidad del dictador: “Hasta Dios es continuista”.

La Honduras es una llaga profunda para la gran mayoría, para los muchos que han tenido que migrar de un Estado organizado para la servidumbre perpetua: extracción, exportaciones agroforestales y textiles (por las maquilas) e importadores que se benefician de las remesas de los desplazados por el sistema productivo injusto y cínico que se forjó  por extranjeros ambiciosos (vendedores de ilusiones) y codiciosos gobernantes, con el maridaje de empresarios sin compromiso tribal. Todo  eso garantizó  el desvergonzado pillaje que ha imperado por décadas.

El golpe de estado de 2009, experimento exitoso para el afinamiento de las formas hegemónicas de ee uu (menos oprobiosas dictaduras militares con su desprestigio de desapariciones forzadas y represión); sirvió también para imponer, un NARCOESTADO.

Es probable que hubiese otro camino; pero eso no es del interés de la política exterior del Estado Profundo o del Gobierno Permanente que controla ee uu.

Baste recordar que después de la Segunda Guerra Mundial, ee uu, modernizó los ejércitos de Latinoamérica. Las Fuerzas Armadas como pasaron a llamarse en la mayoría de países, se convirtieron en ejércitos de ocupación para garantizar los derechos de las empresas norteamericanas establecidas en la región y para combatir el comunismo.

A partir de la última década del siglo anterior, por la desintegración del Bloque Socialista y luego de la Unión Soviética, ee uu asumió su unipolaridad con nuevas estrategias de política exterior o, de lo que es lo mismo: hegemonía.

En primer lugar, decidió dejar de lado la corrupción como medio para expandir y consolidar las empresas norteamericana, sustituyó el combate al comunismo por el combate al narcotráfico y al terrorismo. (USA es el mayor Estado terrorista, ha dicho reiteradamente N. Chomsky).

Todavía en los años noventa del siglo XX, tanto en Europa como en ee uu, estaba permitido, a sus empresas en el extranjero, sobornar funcionarios Secretarios de Estado, Presidentes, Jefes de Estado, con tal que los montos de los sobornos aparecieran en las declaraciones juradas de impuestos, como egresos. (Fue, exactamente, lo que ocurrió, cuando trascendió los del Soborno Bananero de que fue objeto López Arellano y su Ministro de Economía de aquellos días, Benatton Ramos.

John Perkins, por lo demás, en Confesiones de un Sicario Económico (2004), cuenta cómo operaban para corromper presidentes o príncipes alrededor del mundo.

La corrupción como una política oficiosa exterior, fue muy exitosa para lograr la expansión comercial, militar, política y monetaria de ee uu.

Pero con el neoliberalismo, la consolidación de la actual etapa capitalista: financiarización; y con las nuevas tecnologías de la comunicación, había llegado la hora de comenzar a combatir la corrupción de empresarios, políticos y gobernantes de los patios traseros o de chantajear a países aliados e industrializados de Occidente; y así se hizo.

USA es quién tiene el control del sistema SWIFT. Y con con su extraterritorialidad garantizada a través de su presencia militar a nivel mundial y del control de todas las grandes transacciones interbancarias en dólares, tiene la capacidad de saber la procedencia y destino de importantes sumas en esa moneda.

Fue así como decidieron actuar contra muchos dirigentes de la FIFA. ¿Corruptos? Sí, como sus maestros; o como el sistema de lobby y puertas giratorias que de forma “transparente” se practica en USA y Europa, con el que no es necesario sobornar alcaldes, diputados, gobernadores o senadores, sino presionara a través del lobby y sus campañas en los medios de comunicación y la contratación de equipos de profesionales de mayor prestigio e influencia (porque se cuenta con dinero suficiente para hacerlo).

Con relación al narcotráfico es conveniente señalar primero que USA cambió su política de cooperación hacia Latinoamérica; dejó de hacer donaciones para construcciones escolares, salubridad, etc. para concentrarse en toda la parte institucional.

Es decir que, a partir de la última década, pasó a dar apoyo económico y asesoría a los poderes judiciales,  a las policías nacionales, a los ministerios públicos o fiscalías,  a las secretarías de hacienda, a los  sistemas aduaneros… en realidad  a todas las instituciones estratégicas para sus intereses.

De esta forma, USA, mantiene influencia institucional, pero también  ojos y oídos en todo lo que sucede en esos países donde asesora y tiene presencia militar, de la CIA, de la DEA, del Instituto de confraternidades evangélicas y de organizaciones apoyadas por su Instituto de Paz y Democracia.

Así, la gran mayoría de ONGs de Honduras (y de muchos otros países)  que se identifican como de Sociedad Civil, reciben apoyo financiero de Fundaciones de USA que defienden y difunden los valores de esa Sociedad que inventó la doctrina del destino manifiesto.

La estrategia tiene como propósito garantizar el control institucional primero y, a su vez, a una considerable parte de la oposición y a la mayoría de los miembros de la Sociedad Civil, que para algunos es sí vil.

También se financian  medios de comunicación independientes y se les brindan filtraciones importantes en las que se involucra a los gobernantes de turno, especialmente en actos de corrupción, narcotráfico.

Aunque no en todos los países, ee uu, tiene tanto control institucional, político, militar, policial y financiero, es fácil advertirlo en algunos de Centro y Sudamérica. Y así, pues, pasamos del

GOLPE DE ESTADO AL NARCOESTADO

El gobierno estadounidense, concentrado en combatir lo que consideraba la amenaza comunista en la región, usó a Honduras como plataforma para apoyar a combatientes anticomunistas en El Salvador y Nicaragua, llegando incluso a fundar bases de entrenamiento y ataque a lo largo de las fronteras del país. Honduras se militarizó progresivamente en ese periodo, lo que abonó el terreno para que los poderes económicos tradicionales quedaran eclipsados por una nueva élite.

About ELCOMUNISTA.NET (74515 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: