Getsemaní debería ser ejemplo para otros barrios de Cartagena…

Así como de Getsemaní salieron los lanceros, quienes dieron el fuerte grito de independencia, y así como desde la Plaza de la Trinidad de Getsemaní dije “¡William Dau-Alcalde!”, cuando los que hoy lo rodean creían que el Alcalde sería García Tirado y además a muchos cartageneros les daba culillo promocionar a Dau por miedo a amanecer con la boca llena de moscas, sin embargo, Dau parece no tener memoria o es un desagradecido, pero bueno, Getsemaní debe seguir siendo símbolo no solamente para el resto de barrios de Cartagena, sino que también para el resto del país, ya que Getsemaní se resiste a la gentrificación.

Por José Antonio Támara León*

Es inconcebible que los dirigentes hayan permitido que a gran parte de los raizales de Getsemaní los hayan sacado con el poder del dinero, y que además quienes han dirigido la Junta de Acción Comunal hayan sido negligentes o les haya faltado el perrenque para contrarrestar este atropello. Es muy sabroso que familias getsemanicenses hayan hecho historia y valorizado el barrio, para que después vengan unos empresarios que se creen dueños del mundo porque tienen unos cuantos pesos y crean que pueden comprar el patrimonio inmaterial que construyeron los raizales, cuando el patrimonio inmaterial no lo pueden ni deben comprar, porque eso no tiene precio.

Entonces suben el predial y los impuestos y proyectan poner a Getsemaní en estrato siete para que los raizales se vean obligados a vender su propiedad por unos cuantos pesos porque no tienen el respaldo de ningún gobierno, porque al contrario, el gobierno se pone del lado de esta élite parásita que cree que el patrimonio inmaterial tiene precio. Y lo peor, es que el mismo pueblo vende al pueblo, por eso a la Junta de Acción Comunal le ha faltado carácter para decirles a estos falsos empresarios que ellos no venden a su pueblo, pero a veces nos dejan un sin sabor y nos dan a entender que la avaricia y la codicia les penetró.

Getsemaní no son solamente ladrillos, no, Getsemaní es cuento, es poesía, es narrativa, es historia, y todo lo anterior lo han construido las familias que hoy ahí residen y a las que les ha tocado irse porque el supuesto progreso no es incluyente sino que excluyente. Quizá las familias que residen en Getsemaní no sean multimillonarias, pero tienen algo que el dinero no puede comprar y es el valor espiritual, inmaterial, porque sus ancestros fueron los que hicieron que Getsemaní sea hoy lo que es, y ese es el legado que no tiene precio. En Getsemaní hay familias que tienen cien, doscientos años de estar ahí, y vienen unos falsos empresarios como la Fundación SantoDomingo entre otros, a pretender que esos doscientos años de valor inmaterial se puedan comprar con el dinero. ¡Eso no tiene precio! ¡Lo recalco! El sector amurallado es nuestro (de Cartagena en general) y todo el que llegue con su supuesto progreso tendrá que pedirnos permiso e incluir al raizal en sus proyectos, porque el raizal le está brindando algo que todo su dinero no puede comprar.

A los getsemanicenses hay que declararlos patrimonio inmaterial así sea por el momento de la ciudad de Cartagena, porque son los descendientes de aquellos que fueron lanceros y que dieron el grito de independencia, y que después de la independencia fueron construyendo una narrativa fundamental para nuestra idiosincrasia, porque al fin y al cabo Getsemaní fue el primer barrio popular de la ciudad, y el resto de los barrios populares de la ciudad tienen raíces de Getsemaní, como es el caso de Torices, por ejemplo. Por eso todos los pobladores de los barrios populares de la ciudad deben sumarse a esta causa para defender nuestro patrimonio inmaterial, porque han sido nuestros ancestros quienes les han dado nombre a esta ciudad y no los falsos empresarios que llegan y que no quieren reconocer este valor inmaterial que ni la plata y el oro alcanza para comprarlo.

Y así como están haciendo con Getsemaní quieren hacer con Torices, la Boquilla, Lemaitre, y con el resto de barrios populares de la ciudad, así hicieron con San Diego, aunque quedan unos cuantos y, así hicieron con Chambacú corral de negros como le llamaría el eminente Escritor Manuel Zapata Olivella. Y qué tristeza que a Chambacú le hayan mentido en aquel entonces para sacarlos (Y todavía los Araújo con la ley 2038 de 2020 dicen que van a erradicar la pobreza, debería darles vergüenza), cuando hoy serían un barrio turístico y tradicional de nuestra ciudad; por eso hoy pueden observar que los predios de Chambacú pertenecen a tres o cuatro familias y eso debemos recuperarlo.

A los getsemanicenses que han sido víctimas de la gentrificación hay que hacerles casas de interés social en alguno de los grandes lotes que hoy existen, así cueste todo el dinero del mundo (como por poner una hipérbole), cueste lo que cueste, ya que el patrimonio inmaterial no tiene precio y si el hombre más rico del mundo intenta comprarlo queda monda’o y debiendo. Esto tiene y debe entenderlo Getsemaní y todo el pueblo cartagenero, y quienes dirigen las Juntas de Acción Comunal, que no sean traidores, porque esas malas prácticas deben terminarse, para que construyamos una sociedad para nosotros y no para los parásitos que con el dinero se creen dueños del mundo y creyendo que todo lo pueden comprar.

Pd: Por eso, Getsemaní debe ser ejemplo para bien y no para mal para los otros barrios, porque si gana Getsemaní, gana toda Cartagena y los empresarios falsos se darán cuenta que aquí lo que hay es candela. Getsemaní despierta: ¡¡¡Despierta Getsemaní!!!

*El Escribidor y Poeta.

About ELCOMUNISTA.NET (74310 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: