¿Provocación o descuido? Maniobras militares de EEUU en espacio aéreo de las Islas Canarias

Una operación conjunta del ejército norteamericano y el de Marruecos se desvió y atravesó territorio español, sin avisar. Una práctica no habitual que los saharauis han considerado «propaganda».

Durante los primeros días de marzo, en Las Palmas de Gran Canaria (capital del archipiélago español) empezaron a ver vuelos extraños en las proximidades. Pilotos o controladores aéreos se encontraron, sin avisos ni coordinación previa, con una constelación de aviones que surgía en mitad del océano Atlántico, atravesando el espacio nacional. A unas 50 millas (80 kilómetros, aproximadamente) al norte de la isla de La Palma, un portaeronaves cruzaba de oeste a este en dirección a Marruecos.

Se trataba del USS Dwight D. Eisenhower (y el grupo de combate Ike Carrier). Un portaviones nuclear de 100 toneladas de peso y con capacidad para 90 aeronaves que iba con dos cruceros y cuatro destructores lanzamisiles. En total, 5.000 militares. Su recorrido era por aguas internacionales hasta el país africano, pero pasó por espacio aéreo español. Y eso levantó las alarmas y extrañó a los responsables de Gran Canaria.

«Habitual no es. Lo normal es que se haga un comunicado para alertar de las maniobras, con el horario y la altura prevista», explica José Luis Feliú a Sputnik. El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) de Canarias cree que ese «aviso a navegantes» (denominado Notam por su expresión en inglés, notice to airmen) es parte de las prácticas generales y que no se hizo. Por eso cundió la inquietud en el sector y se imposibilitó la comunicación entre ellos.

Fue una situación «incómoda e inesperada», según el portavoz de USCA, pero no supuso «ningún riesgo para la navegación aérea» ni alteró el funcionamiento de los vuelos comerciales. Entre otras cosas, porque la frecuencia en estos meses ha descendido drásticamente por culpa de la pandemia. «Supone una anomalía, una sorpresa, pero no causó incidentes», incide Feliú.

Según fuentes consultadas por El País, dos de los aviones norteamericanos llegaron a invadir por error el espacio aéreo español, que abarca 12 millas (unos 20 kilómetros) desde las costas canarias. Un motivo de sospecha: les preocupaba la falta de coordinación e información de la primera jornada, que sí se dio posteriormente, en las siguientes maniobras. Este grupo de combate participaba en una misión llamada Lightning Handshake («apretón de manos relámpago»), que tuvieron lugar varios días de la primera semana de marzo.

Realizadas junto a la Marina y el Ejército marroquí, que aportaron una fragata, cuatro aviones de combate F-16 y F-5 y un helicóptero, además de su centro de operaciones marítimas y aéreas, tenían como objetivo mejorar la coordinación de los ejércitos estadounidense y marroquí y reforzar las capacidades del segundo en reabastecimiento en vuelo, ataque a suelo (en el polígono de tiro de Tan-Tan, frontera con los territorios del Sáhara Occidental, a unos 300 kilómetros de Canarias), guerra antisubmarina e interdicción marítima.

Desde la embajada de Estados Unidos en Rabat se referían a este despliegue como muestra de la «fuerte y duradera asociación» de ambos países en materia de seguridad. Y la Armada de Estados Unidos hablaba de «apoyo a la seguridad marítima en aguas internacionales» enmarcadas en la «colaboración continua» de la nación con «sus aliados, amigos y socios» marroquíes.

Sin embargo, el despliegue coincide con los últimos episodios del conflicto del Sáhara: el ejército marroquí acercó sus efectivos al territorio reclamado por los saharauis en noviembre, Donald Trump (antiguo presidente de la Casa Blanca) reconoció poco después (el 10 de diciembre) la soberanía marroquí y el Frente Polisario declaraba el estado de guerra. Además, se mezcla con la ola de emigración africana al archipiélago español.

Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario en España, comentaba en el programa de radio Hoy por Hoy El Drago de Cadena Ser Las Palmas que esos ensayos eran «una vez más» una «provocación» al pueblo saharaui. Marruecos, decía, tiene «todo el derecho de las maniobras conjuntas con el país que sea», pero «tiene que respetar la ley internacional y las fronteras de los países vecinos y de los países que ocupa ilegalmente». También alegaba que, de esta forma, el Reino Alauita hacía «propaganda».

Mohamed Abdelaziz, expresidente de la República Árabe Saharaui Democrática, comenta a Sputnik que este tipo de actividades militares son corrientes, «ejercicios rutinarios dentro de los convenios militares», pero que en este caso responden más a una provocación porque se acercan al territorio del Sahara y se internan en el canario. Algo que ha negado el cónsul general de Marruecos en Las Palmas de Gran Canaria, según recoge el diario regional La Provincia: «Si ellos lo dicen, supongo que querrán vender otra fake news«, esgrimía, matizando la «estabilidad» en la zona.

Tras los ejercicios, el grupo de combate cruzó el estrecho de Gibraltar rumbo al Mediterráneo. Dos de los destructores, el USS Labbon y el USS Mahan, hicieron escala en la base de Rota, apunta El País. Los dos países retomarán operaciones conjuntas el próximo mes de junio con el nombre de African Lion, afirma por su parte el periódico canario. Serán entre las localidades de Tan-Tan, Dajla y Mahbas. Estarán presentes más de 10.000 militares de nueve ejércitos.

España participó en una actividad similar en 2018 (y lo iba a hacer en 2020, pero se pospuso por la pandemia de COVID-19). El general Carlos Palacios Zaforteza señaló entonces, en la revista Hespérides Mando de Canarias, que fue «una actividad importante en cuanto al estrechamiento de las relaciones con nuestros amigos del ejército marroquí».

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74512 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: