México, el primer país que se opuso al expansionismo de la Alemania nazi

El 12 de marzo se cumplieron 83 años de la anexión de Austria por parte de Alemania. Pocos saben que México fue el único Estado que protestó oficialmente ante la Liga de las Naciones contra este acto de expansionismo nazi. El país latinoamericano se convirtió así en el primero en alzar la voz contra el primer avance de Hitler.

Por Denis Lukyanov*

Los años treinta del siglo XX fueron una época turbulenta para Europa y el mundo. Esta década se vio marcada por el auge del nazismo, que pronto iba a sacudir el Viejo Continente. Esta peste segaría millones de vidas y se convertiría en una de las peores catástrofes que ha vivido la humanidad.

Con grandes cambios a la vista muchos países europeos se vieron intimidados por el rápido ascenso de la Alemania nazi, que empezó a reclamar todo lo que perdió en la Primera Guerra Mundial e incluso más.

La inmensa popularidad de Hitler en Alemania se debió en gran medida a las promesas de devolverle su antigua gloria al país germano. Tras la Primera Guerra Mundial Berlín tuvo que aceptar la rendición completa y las onerosas condiciones de paz impuestas por el bando ganador.

Harta con la posición humillante de su nación en el mundo de la posguerra, la población alemana le confió su futuro a la persona que se convertiría en uno de los dictadores más sangrientos de la historia contemporánea.

Adolf Hitler soñó con unir el pueblo germano dentro de un solo Estado y expandir su espacio vital al este a expensas de los territorios donde vivían los eslavos y los judíos. El término espacio vital es un calco, una traducción literal de la palabra alemana lebensraum. Este concepto suponía que el pueblo teutón necesitaba más tierras para multiplicarse y prosperar.

Los países europeos inicialmente no hicieron nada para impedir los ambiciosos planes de la Alemania nazi. Solo un país latinoamericano desde el principio entendió la gravedad de la situación y alzó su voz en contra de las políticas expansionistas de Berlín. Y ese país fue México.

Adolf Hitler se dirige a Austria tras el anschluss, 1938 - Sputnik Mundo, 1920, 11.03.2021
Adolf Hitler se dirige a Austria tras el anschluss, 1938.
Eventos previos a la protesta mexicana

En la etapa inicial la tarea primordial para Alemania fue anexionarse los territorios poblados por los alemanes. Para 1938 el país había acumulado suficientes fuerzas para dar el primer paso, entrar en Austria e incorporarla en el Estado alemán.

Para Hitler la anexión de Austria fue algo personal, porque él mismo provenía de la ciudad austriaca de Braunau am Inn, ubicada en la frontera con Alemania. Desde hace siglos los austriacos tienen una identidad única y su propio dialecto del alemán que se asemeja al dialecto bávaro. En otras palabras, los austriacos en realidad no son el mismo pueblo que la mayoría de los alemanes.

Pero Hitler tenía su propia percepción de la historia austriaca y no creía que la población de su país de origen merecía tener su propio Estado. Bajo una enorme presión por parte de Alemania, en abril de 1938 se celebró un referéndum sobre el anschluss —unión o reunión, en alemán—.

El plebiscito sobre esta ‘reunificación’ se celebró un mes después de que los militares alemanes ya habían entrado en Austria. El 99% de los votantes optaron por el anschluss y esto no fue una gran sorpresa porque la máquina propagandística alemana insistió durante semanas en que los austriacos votaran por el ‘sí’.

Las potencias europeas en aquel entonces no hicieron nada para prevenir la desaparición de Austria como Estado independiente y este país se convirtió en la primera víctima del nazismo.

Justo después del anschluss México protestó formalmente ante la Liga de las Naciones por la violación de la autodeterminación de Austria.

Algunos expertos consideran que el entonces presidente mexicano, Lázaro Cárdenas, era un líder autoritario cuyo ascenso al poder coincidió con el surgimiento del nazismo y el fascismo en Europa, pero en realidad él se opuso fuertemente a dichas ideologías de odio. Esto explica por qué bajo su administración México rechazó enérgicamente la anexión alemana de Austria.

Los austriacos saludan las tropas nazis que entran en Austria, 1938 - Sputnik Mundo, 1920, 11.03.2021
Los austriacos saludan las tropas nazis que entran en Austria, 1938.
Reacciones a la anexión

El Gobierno de Cárdenas desde el principio tomó una posición opuesta al expansionismo de los países fascistas, puesto que vio una gran amenaza para la estabilidad del mundo, que en la época de entreguerras era de por sí muy frágil. Un ejemplo emblemático de la posición mexicana es la fuerte oposición del presidente Cárdenas de Etiopía por parte de Italia en 1935.

Si bien México en aquellos tiempos se consideró un país neutral, aprobó una posición diplomática bastante determinada que radicó en la oposición a los pasos bruscos y peligrosos de otros miembros de la comunidad internacional.

La posición de México en cuanto a la anexión de Austria no contradecía a su política encaminada a la preservación de la seguridad nacional: la Alemania nazi se ubicaba al otro lado del océano, en la parte central de Europa, a miles de kilómetros del país latinoamericano. En otras palabras, el riesgo de las posibles repercusiones era minúsculo.

Para mayor inri, casi nadie hizo caso a las protestas de México. La URSS, por su parte, se manifestó contra el anschluss y también vio un gran peligro en el expansionismo nazi, a diferencia de muchos países europeos. Pero México fue el único en presentar una protesta oficial ante la Liga de las Naciones.

Los países europeos, aunque estuvieron en contra de la anexión de Austria, no se atrevieron a tomar medidas militares para impedir que Alemania borrara el Estado austriaco del mapa. Decidieron no hacer casi nada porque un paso demasiado brusco probablemente desencadenaría una guerra a gran escala.

Querían evitar un conflicto armado e hicieron numerosas concesiones a Berlín porque esperaban que al sacrificar a Austria, con el tiempo lograrían convencer a Alemania de detenerse. Pero entonces no pudieron imaginar que sus concesiones incentivarían a Hitler a seguir con su expansionismo, lo que al fin y al cabo resultaría en el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Los políticos mexicanos fueron más visionarios que sus homólogos europeos.

Una sesión de la Liga de las Naciones en Ginebra, Suiza - Sputnik Mundo, 1920, 11.03.2021
Una sesión de la Liga de las Naciones en Ginebra, Suiza.
Audacia de México, inmortalizada en la memoria de los austriacos

México también entendía que la solidaridad entre los países débiles podría ayudarle a defender sus propios derechos en el futuro. Los mexicanos rechazaron el imperialismo de las grandes potencias mundiales. Este rechazo se vio plasmado en la decisión de Cárdenas de expropiar la industria petrolera, un acontecimiento que tuvo lugar cinco días después de la formalización del anschluss.

Los diplomáticos mexicanos hicieron hincapié en la importancia de la libre autodeterminación de la población austriaca. Las protestas de México ante la Liga de las Naciones, aun así, no tuvieron ningún efecto: la organización fue demasiado débil y fracasó en forzar a Alemania a retirarse de Austria.

El territorio austriaco sería liberado finalmente por los aliados en 1945 y con el paso del tiempo Austria volvió a aparecer en el mapa del Viejo Continente como un Estado soberano.

La memoria de la posición valiente de México frente al expansionismo nazi está inmortalizada en la toponimia de la capital austriaca, Viena. En el centro de esta antigua ciudad hay una plaza bautizada con el nombre de Mexikoplatz, en honor al país latinoamericano.

En el medio de esta plaza se encuentra un monumento de piedra con los escudos mexicano y austriaco, e inscripciones en español y alemán.

La inscripción en español dice: «En marzo de 1938, México fue el único país que protestó oficialmente ante la Sociedad de Naciones por la violenta anexión de Austria a la Alemania Nacionalsocialista. En homenaje a ese acto, la ciudad de Viena dio el nombre de México a esta plaza».

La población de Austria hasta el día de hoy valora la valentía del Gobierno de Lázaro Cárdenas y siente una inmensa gratitud hacia el pueblo mexicano.

Un monumento de piedra en Mexikoplatz, Viena - Sputnik Mundo, 1920, 11.03.2021
Un monumento de piedra en Mexikoplatz, Viena.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74515 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: