Racismo en auge: ¿por qué para los asiáticos es cada vez más peligroso vivir en EEUU?

Últimamente el número de casos de xenofobia y racismo contra los asiáticos residentes de EEUU ha crecido notablemente. Su diáspora enfrenta insultos, burlas e incluso golpes. Sputnik explica con ayuda de expertos chinos por qué el origen asiático se ha convertido en un problema grave para los estadounidenses.

El estudio de Stop AAPI Hate publicado el 16 de marzo reveló que durante el 2020 fueron registrados 3.795 casos de ataques, injurias y humillaciones contra los originarios de Asia. En el 2019, se reportaron oficialmente 1.000 incidencias menos. Pero a partir del 2021 ya se han detectado alrededor de 500 casos, y su número sigue aumentando.

El presidente de una organización de asistencia jurídica a los estadounidenses de origen asiático, John Yang, explicó en una entrevista concedida a la agencia de noticias NBC en marzo del 2020 que una de las causas del crecimiento de esta violencia es «la retórica antiasiática alrededor de la pandemia de coronavirus».

El fundador y director de la organización sin fines de lucro AAPI Data, Karthick Ramakrishnan, en cambio, afirma que tal actitud no se explica exclusivamente por el coronavirus. La pandemia solo ha agravado el conflicto en desarrollo vinculado con la pobreza y la lucha por los medios de subsistencia, asegura.

Así, las declaraciones del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, que calificó el coronavirus de «chino», provocaron indignación entre los estadounidenses de origen asiático. Según los datos abiertos de Google, la frase «virus chino» fue la más buscada en marzo del 2020, e incluso hoy en día se puede ver tales solicitudes.

El profesor titular de Psicología Social de la Universidad de Nankai, Chen Hao, explicó en una entrevista concedida a Sputnik cuáles son las posibles causas del aumento del racismo contra los asiáticos. «La gente siempre busca a un responsable como un ‘blanco’. Esta vez los chinos se convirtieron en el ‘blanco'», enfatizó el experto.

«La población estadounidense sin entrar en detalles considera chino a cualquier originario de Asia por la forma de su fisura palpebral y el color de piel. Sobre todo, los originarios de Asia Oriental. Por lo tanto, el racismo contra los asiáticos en EEUU ha aumentado», concluyó Hao.

Así, una pareja coreana contó a Eyewitness news que en una calle de Nueva York enfrentó insultos lanzados por una desconocida. En un vídeo grabado por las víctimas se puede ver a una mujer sentada en un taxi que les grita que «regresen a China». La pareja presentó una demanda sobre un delito racista en la comisaría.

El 15 de febrero, en la misma ciudad, un joven de 27 años de origen asiático se dirigía hacia su auto cuando un desconocido le dio un golpe. Cuando la víctima trató de aclarar por qué lo había hecho, el hombre empezó a lanzar injurias contra los chinos y le golpeó con su puño en la cara.

Las mujeres enfrentan el racismo más a menudo, y el número de casos entre ellas asciende a un 68%, según el informe de Stop AAPI Hate. El profesor Chen Hao lo relaciona con el hecho de que las jóvenes son más inofensivas. «Normalmente eligen como víctima a quien sea más débil. Desde el punto de vista de la fuerza física, las mujeres, como regla, son más débiles que los hombres. Quizás quieran atacar a los varones asiáticos, pero tienen miedo», detalla.

Además, el predominio de mujeres entre quienes sufrieron ataques racistas posiblemente está vinculado con el mayor número de quejas presentadas por ellas en la comisaría. Así, en la ciudad de Nueva York hay más casos, pero no siempre se declaran, según la Policía local. Hace poco, en la ciudad de Atlanta (Georgia), fueron atacados tres salones de masajes asiáticos. Seis de las ocho víctimas fueron mujeres asiáticas.

El aumento de la violencia en la sociedad estadounidense contra grupos de personas concretos es una tendencia muy preocupante, señaló el profesor de Sociología de la Universidad de Georgia Rosalind Chou a Sputnik. «El aumento del número de ataques de odio antiasiáticos causa preocupación. No es de sorprender, teniendo en cuenta la dura retórica que Donald Trump utilizó para instigar la xenofobia entre sus partidarios. Vimos lo mismo en caso del asalto al Capitolio de EEUU», enfatizó.

«Unas declaraciones de odio e incisivas empujan a personas a realizar acciones violentas. El discurso antiasiático deshumaniza a quienes se han convertido en un blanco de ofensas. Por lo tanto, vemos un preocupante aumento de ataques contra asiáticos», aseveró el experto.

El racismo contra los originarios de Asia ha aumentado notablemente no solamente en Estados Unidos. En febrero, en el sureste del Reino Unido tuvo lugar un escandaloso caso. Cuatro hombres europeos atacaron a un profesor chino de 37 años y le dieron golpes en la cara.

El Instituto Angus Reid en junio del 2020 realizó un estudio que reveló que desde el comienzo de la pandemia más del 50% de los asiáticos en Canadá fue blanco de insultos, el 40% enfrentó amenazas e intimidación, y el 30% recibió mensajes racistas en las redes sociales.

En virtud de los datos de la Policía de la ciudad de Vancouver, la cantidad de delitos de odio contra los asiáticos ha aumentado un 717%, detalló el experto de la Universidad de York Cary Wu a Sputnik. «Es muy importante reportar todos los casos de racismo contra los asiáticos», destacó.

Wu aseguró que es necesario aumentar la concienciación del público acerca de este problema que afecta no solamente a quienes lo enfrentan directamente, sino quienes lo ven en los medios. «Es necesario elaborar y lanzar el sistema de apoyo a la salud psíquica de los grupos de población menoscabados», expuso.

Entre las premisas para este comportamiento agresivo, el profesor destaca el estrés provocado por la pandemia, la desinformación sobre la procedencia del virus, así como los estereotipos formados históricamente y la percepción de los estadounidenses y canadienses de origen asiático como «extranjeros eternos».

Además, una simple muestra de odio podría ser una de las causas por la cual el racismo antiasiático cobra fuerza. Puesto que las autoridades estadounidenses hacen hincapié en la corrección política y la igualdad racial en sus políticas, los asiáticos no se habían sometido anteriormente a una abierta opresión sistémica o la discriminación. En cambio, lograron sacar partido de este sistema.

Al mismo tiempo, muchos asiáticos llevan una buena vida en EEUU. Un 15% de los originarios de Asia (de toda la población estadounidense rica) tiene ingresos altos. La mayoría de los emigrantes asiáticos, sobre todo de India, Japón, China y Corea del Sur, son los representantes de la élite intelectual de sus países, acceden a universidades prestigiosas y sus hijos reciben la mejor educación.

«Todo eso preocupa mucho. La pandemia y el confinamiento provocan en la gente una rabia que en parte se transformó en el bandidismo y en parte en el racismo antiasiático», explicó a Sputnik el profesor de Derecho de la Universidad de California en la ciudad de Berkeley Jonathan Simon.

No solamente los ciudadanos de a pie, sino también las celebridades enfrentan esta actitud. El jugador de baloncesto de Warriors Jeremy Lin contó que uno de los jugadores le llamó «coronavirus» durante un partido de la G-Liga. «Incluso un asiático con una experiencia de nueve años en la NBA no puede evitar que lo llamen ‘coronavirus’ en la cancha», escribió el deportista en su página en Facebook.

La congresista Grace Meng también instó a los emigrantes estadounidenses de origen asiático a que dejaran de callar. «Los mensajes racistas que recibí eran hirientes. Pero muchos murieron debido a muestras de racismo. Los casos de odio hacia los estadounidenses de origen asiático continúan aumentando. Tenemos que pronunciarnos», publicó en su cuenta en Twitter:

Según una encuesta realizada por partidarios de la lucha contra el racismo antiasiático en septiembre del 2020, ocho de cada diez adultos estadounidenses de origen asiático consideraron ofensivas las políticas implementadas por las autoridades y calificaron de racistas los mensajes de Trump en las redes sociales.

En junio del 2020, Pew Research Center realizó un estudio, según el cual un 39% de los estadounidenses de origen asiático notó que se sentía incómodo en su entorno, y un 31% de los encuestados informó haber sido discriminado, insultado u objeto de burlas.

¿Qué podría ayudar a arreglar esta situación?

«No sabemos si la situación mejorará con la llegada de Biden. Si la corrección política juega un papel más protector y sistemático en la sociedad, quienes sientan una aversión comenzarán a darse cuenta de que la discriminación no está bien. Entonces tal vez la situación del racismo mejore», expuso el experto Chen Hao.

«Creo que los medios de comunicación estadounidenses y el público estadounidense, ya sean políticos, académicos o elite empresarial, tomarán la iniciativa y condenarán en voz alta este comportamiento. Me parece que la gente todavía espera que todo el mundo, o su propio país, se desarrolle en la dirección correcta», concluyó el especialista.

El presidente de EEUU, Joe Biden, ya ordenó atender esta situación. A principios del 2021 el mandatario firmó un memorando que daba algunas instrucciones sobre cómo el Departamento de Justicia debería responder a un mayor número de incidentes vinculados con el racismo contra los estadounidenses de origen asiático.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74515 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: