Lukasheko denuncia los intentos de revivir algunos símbolos nazis en Bielorrusia

Los bielorrusos son ajenos a la ideología fascista, pero una cifra muy pequeña de sus habitantes está tratando de forma premeditada de revivir los símbolos del nazismo, declaró este domingo, el presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko.

El jefe de Estado participó el domingo en un evento denominado Lampada de la memoria, dedicado al 78 aniversario de la tragedia en Jatín, la transmisión del evento se llevó a cabo en YouTube.

«La ideología fascista es ajena a nuestros bielorrusos, cuya memoria genética cuenta con una verdadera inmunidad nacional. En esta memoria hay mucho dolor, sufrimiento, ella contiene una experiencia histórica trágica. (…) Y esta noche memorable, en vísperas del próximo aniversario de la tragedia de Jatín, me gustaría dirigirme a aquellos que intentan revivir ex profeso los símbolos del nazismo», dijo Lukashenko.

Para Lukashenko, no cabe ninguna duda que «la II Guerra Mundial no fue solo una contienda bélica, se convirtió en un exterminio sistemático» de los pueblos eslavos.

«Me dirijo a todos los que están convencidos de que el fascismo trajo la civilización a nuestra tierra, los que engrandecen a los asesinos (…). Nos ocupamos de este problema y demostraremos al mundo lo que es el genocidio, y que quienes hoy intentan enseñarnos cómo vivir, no tienen ningún derecho a hacerlo», dijo el presidente bielorruso.

Lukashenko recordó que durante los años de guerra, los ocupantes y sus cómplices quemaron 9.200 aldeas bielorrusas, de las cuales más de 5.000 ardieron junto con sus habitantes.

«Y sabemos por dónde comienza todo: por las ideas raciales y genéticas, cualquier otro rasgo ‘superior’ de ciertos pueblos sobre los demás, por la división en superior e inferior. Lo aterrador es que esas teorías todavía encuentran hoy en día seguidores en el mundo entero», denunció el mandatario.

Según Lukashenko, los bielorrusos nunca olvidarán las terribles páginas de la historia de la Gran Guerra Patria, agregando que la tragedia de Jatín, así como miles de aldeas y ciudades con el mismo destino, siempre serán un dolor constante en el corazón de los bielorrusos y de todos los habitantes de la antigua Unión Soviética.

El líder bielorruso denunció que las personas que pretenden revivir los símbolos del nazismo «adoran las banderas rojas-blancas-rojas», bajo las cuales se realizó el siglo pasado «el genocidio del pueblo» de Bielorrusia.

En noviembre de 2020 Lukashenko prometió que las autoridades eliminarían «de una manera hermosa» de la sociedad esas banderas, que recientemente los manifestantes utilizaron en las protestas no autorizadas.

Jatín fue un pueblo de 26 casas y 156 habitantes de Bielorrusia, situado en la región de de Logoiski, a 50 km de Minsk.

El 22 de marzo de 1943 toda la población de la aldea fue masacrada por el 118.º batallón nazi de la Schutzmannschaft, formado en julio de 1942 en Kiev y compuesto principalmente de nacionalistas ucranianos desde el oeste de Ucrania y el batallón especial Dirlewanger de las Waffen-SS.

En 1969, en el lugar donde se encontraba la quemada Jatín, se inauguró un complejo conmemorativo para honrar memoria de las miles de aldeas bielorrusas destruidas de sus habitantes masacrados.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74511 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: