Escándalo en Australia por las imágenes de actos sexuales de diputados en sede parlamentaria

Vídeos y fotos corrieron por un chat de miembros del partido conservador antes de ser filtrados.

El primer ministro, Scott Morrison, ha sido criticado por su gestión de una acusación de violación de una empleado a manos de un excolega.

La difusión de vídeos en los que se ve a empleados del Gobierno conservador australiano realizando actos sexuales en el Parlamento, uno de ellos masturbándose en la oficina de una diputada, ha levantado una gran polémica en Australia y ha acrecentado la debilidad del Ejecutivo.

El primer ministro conservador Scott Morrison ha calificado estos comportamientos de «escandalosos». Morrison ha sido recientemente criticado por la forma en la que gestionó varios temas, como una acusación de violación formulada por una empleada contra un excolega.

Los vídeos y las fotos, que al parecer se han compartido en un chat grupal entre empleados del Gobierno conservador antes de ser filtrados, fueron revelados por primera vez el lunes por la noche por el periódico The Australian y Channel 10. Han desatado un revuelo, sobre todo porque llegan precedidos por una serie de casos que empañan las esferas políticas australianas y que han generado protestas en todo el país.

Escándalo en Australia por videos de actos sexuales en las oficinas del  Parlamento - Infobae
Un funcionario no identificado aparece masturbándose en las oficinas parlamentarias
En la sala de oración

El denunciante, identificado solo como Tom, afirmó a los dos medios de comunicación que empleados del Gobierno y diputados a veces usaban la sala de oración del Parlamento para mantener relaciones sexuales y que habían traído a prostitutas al edificio «para el placer de los diputados de la coalición». También explicó que un grupo de empleados intercambiaba fotos pornográficas en las que aparecían ellos mismos y que él recibió tantas que se había «vuelto inmune».

Habló de una «cultura de hombres que creen que pueden hacer lo que quieren» y aunque estima que los empleados probablemente no hayan violado ninguna ley, «moralmente, están acabados». Ya se ha despedido a un consejero y el Gobierno ha prometido tomar más medidas.

La ministra de la Mujer, Marise Payne, quien también es titular de la cartera de Relaciones Exteriores, declaró a los medios de comunicación que las revelaciones son «más que decepcionantes» y refuerzan la necesidad de la investigación ordenada por el Gobierno sobre la cultura del lugar del trabajo en el Parlamento.

elperiodico.com

About ELCOMUNISTA.NET (74558 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: