Ecuador: entre el balotaje y los intentos desesperados de privatización

Faltan menos de tres semanas de las elecciones presidenciales Ecuador, la campaña electoral entre Andrés Arauz y Guillermo Lasso se encuentra en pleno desarrollo con ventaja en las encuestas para el primero. El actual presidente, Lenin Moreno, mientras tanto, busca avanzar en la privatización de áreas estratégicas, como el Banco Central.

Por Marco Teruggi*

Ecuador se encuentra en las puertas de una elección que, todos acuerdan, será determinante. La votación tendrá lugar el 11 de abril y los dos candidatos serán:

1.Andrés Arauz, de la Unión por la Esperanza, quien ganó en la primera vuelta del siete de febrero;

2.Guillermo Lasso, del partido CREO en alianza con el Partido Social Cristiano (PSC).

Por el momento la mayoría de las encuestas indican que existe una ventaja de Arauz sobre Lasso. El primero representa el proyecto de la revolución ciudadana, o llamado correismo, por el ex presidente Rafael Correa, quien gobernó entre el 2007 y el 2017, y el segundo expresa una propuesta neoliberal que, en tiempo de campaña, busca ser escondida debido a la falta de consenso social.

Las encuestas tienen, a su vez, «disparidades», según explica Jacobo García, consultor especializado en comportamiento electoral. «La ventaja es relativa y diversa según el estudio, puede ser entre tres y cinco puntos o los más optimistas entre 12 y 15 puntos».

Los estudios indican, a su vez, que existe «un amplio porcentaje de votos indecisos y votos nulos», afirma. Esto presenta una complejidad de análisis: «hay que ver qué parte de ese voto nulo es un voto nulo firme ideológico, otro es indecisión y se irá moviendo».

Se trata entonces de «una disputa que está abierta, todavía no hay nada dicho», analiza García, a un poco más de dos semanas para la contienda, donde ya ocurrió el esperado debate entre Arauz y Lasso donde, muchos coinciden, la performance del primero fue acertada. En ese escenario cada candidato despliega su estrategia para alcanzar la mayoría necesaria que le dé la victoria el 11 de abril para acceder al palacio presidencial de Carondelet el 24 de mayo.

Arauz y la ampliación del voto

El candidato de la revolución ciudadana logró 32.72% de votos en la primera vuelta. Su campaña tuvo la presencia política y mediática central de Correa quien, perseguido por la justicia, se encuentra fuera del país. Una parte central del porcentaje obtenido fue lo que se caracterizó como «voto duro», es decir la base votante estable del correismo.

Ahora, uno de los objetivos es lograr ampliar. «Arauz tiene dos caminos, el primero es figurarse un liderazgo propio que llegue a los segmentos que no son de su voto duro, que son alcanzables, o indecisos, a través de su propio discurso, atributos», analiza García.

El candidato debe en esa búsqueda de votos, llegar, por ejemplo, al «segmento más joven y urbano», lo que, explica el consultor, puede lograrse «a través de los nuevos códigos de las redes sociales, más horizontales».

El otro camino, objetivo, es lo que García describe como «llevar la elección a los términos de su fractura más favorable», es decir, centralmente desplazar el eje del correismo/anti-correismo, formulado por la derecha, para centrarse en otro.

«Hay varias fracturas electorales que están configurando el escenario y una de ellas es una fractura de clases sociales, hoy en día hay un país más desigual, más pobre que hace cuatro años, y además de eso hay una serie de escándalos como la vacunación vip, que permite instalar en el imaginario el tema de privilegiados versus pueblo, esta fractura le favorece al correismo».

La vacunación vip, es decir el escándalo respecto a la vacunación irregular de personas ligadas al poder político y económico, por ejemplo, fue uno de los temas que expuso Arauz en el debate presidencial del pasado 22 de marzo. Allí el candidato de la revolución ciudadana mostró el listado de quienes se aplicaron la vacuna vip, y su cercanía con el candidato Lasso que, ante la evidencia de la acusación, no tuvo respuesta que ofrecer.

Lasso y el anti-correismo

El candidato de CREO-PSC obtuvo por su parte 19.74%, es decir casi 13 puntos menos que Arauz. Una de sus apuestas, necesidades, también es lograr por fuera de quienes lo votaron, por lo que, en las últimas semanas, buscó construir una estrategia con fuerza en las redes sociales, asesorado por Jaime Durán Barba, involucrado junto a su hermano en el escándalo de las vacunas vip.

«Es el tema de innovar a través de nuevas herramientas para llegar a targets jóvenes, menos ideologizados, ahí cuando entran al Tik Tok, la diversión, eso están haciendo las dos candidaturas, y en el caso de Lasso es más notorio todavía», explica García.

Lasso, quien fue presidente del banco de Guayaquil, involucrado en casos de numerosas cuentas off-shore, busca a través de esa política construir una imagen renovada de sí, escondiendo su pasado y proyecto neoliberal, que representa la continuidad del actual Gobierno de Lenin Moreno, quien tiene una muy baja aprobación social.

En cuanto al clivaje político, el objetivo de Lasso y quienes lo acompañan, es lograr reunir a las diferentes fuerzas alrededor del anti-correismo. «La idea es aglutinar al país y todas las fuerzas políticas contra el correismo y hacerlo ver como una fuerza excluyente, sectaria, aislada, que no quiere gobernar con el resto, que simplemente quiere volver a su mayoría y vengarse».

Esa estrategia cuenta con dos dimensiones. Por un lado, buscar el anti-correismo en términos sociales, a través de una campaña de acusaciones contra los gobiernos de Correa, por ejemplo, de corrupción, y el intento de adosar las políticas de Moreno a Correa.

Por otro lado, apelar a la alianza con otros partidos alrededor del anti-correismo. Esa posibilidad, que parecía probable luego de la primera vuelta, tuvo en las semanas que siguieron, varios inconvenientes. Uno de ellos, principal, es que el tercer candidato, Yaku Pérez, denunció un fraude y anunció que no votará por ningún candidato y que, junto a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, apelará a un «voto nulo ideológico».

En cuanto al cuarto candidato, Xavier Hervas, en primer lugar, llamó a conformar un frente contra Arauz, luego anunció que no apoyaría a ninguno de los candidatos, y, finalmente volvió a mostrar un acercamiento con Lasso. ¿Sobre cuántos votantes tendrán influencia la posición pública de Pérez y Hervas? Es unas de las preguntas en estas semanas de campaña.

Las últimas privatizaciones

Moreno, quien ganó la presidencia en el 2017 con una propuesta progresista, llevó adelante un plan neoliberal. Su aprobación social cayó a niveles muy bajos debido a la crisis económica, el mal manejo de la pandemia y los planes de vacunaciones, así como episodios como la represión de octubre del 2019 contra una protesta indígena, social, por la cual fue acusado en días recientes de haber cometido violaciones de derechos humanos.

Moreno se encuentra en sus últimos dos meses de gobierno, con un gobierno débil, tres ministros de Salud en menos de un mes, y la posibilidad de que Arauz gane la presidencia. En ese contexto busca avanzar en nuevas privatizaciones de áreas estratégicas de la economía, como la refinería de Esmeraldas, y el Banco Central del Ecuador (BCE).

Respecto a la refinería, el gobierno busca lograr la firma de entrega de la empresa del Estado a una empresa privada el próximo 23 de abril, exactamente un mes antes de dejar la presidencia. Esa situación fue denunciada por Arauz, quien presentó una demanda de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema, demanda que fue aceptada el 23 de marzo, abriendo un escenario de incertidumbre.

En cuanto al intento de privatización del BCE, el ejecutivo envió por tercera vez un proyecto de Ley a la Asamblea Nacional para avanzar en un plan que, de lograrse, dejaría al próximo Gobierno con las manos atadas en materia monetaria.

Uno de los puntos del proyecto de Ley plantea, por ejemplo, que «el BCE no proporcionará financiamiento directo ni indirecto al Gobierno central, al ente rector de las finanzas públicas».

Así, mientras la campaña presidencial concentra gran parte de la atención política, Moreno busca profundizar un modelo neoliberal con amplio rechazo en la sociedad, y con profundas consecuencias económicas a futuro. Lasso, quien es parte del sector bancario, uno de los mayores beneficiarios durante la crisis, es señalado de formar parte del proyecto que ha llevado adelante el actual Gobierno, un vínculo que el candidato presidencial busca sistemáticamente negar.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74556 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: