Junts mantiene su abstención y bloquea la investidura de Aragonès

La formación independentista se ha mostrado confiada en que «en los próximos días» se podrá llegar a un acuerdo.

ERC ha asegurado que se presentará igualmente a la segunda votación, que tiene lugar este martes.

Junts per Catalunya (JxCat) volverá a abstenerse este martes en la segunda sesión del debate de investidura del candidato de ERC a la Generalitat, Pere Aragonès, tal como ha acordado este lunes la ejecutiva de la formación por unanimidad, lo que deja a las fuerzas independentistas un máximo de dos meses de negociación para intentar alcanzar un acuerdo que evite una repetición electoral.

«Somos optimistas de que llegaremos al acuerdo que el país necesita. Ahora no está, pero en los próximos días seguramente cerraremos un acuerdo sólido», ha señalado la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, en una rueda de prensa desde su domicilio, donde ha anunciado que ni ella ni el diputado Albert Batet podrán estar presentes en la votación al estar aislados por haber tenido contacto con un positivo por coronavirus.

De esta manera, y a pesar de las reuniones entre ambas formaciones durante este fin de semana, las negociaciones continúan bloqueadas tras el primer intento fallido de investidura el pasado viernes, cuando el líder republicano recabó los 42 votos de ERC y la CUP, a falta de los 32 diputados de JxCat para alcanzar la mayoría absoluta necesaria -68 escaños-.

No obstante, Artadi ha señalado que su formación tiene «la mano extendida» para seguir trabajando con los republicanos, aunque en su opinión sería «más útil» que Aragonès renunciase a esa segunda votación para disponer de más días para sellar un acuerdo. Si bien, ha dicho, la última palabra la tiene él y está bien la decisión que tome. 

«(ERC) Sabe perfectamente que mañana no podemos dar un sí cuando elementos tan fundamentales como el plan de Govern, que es a lo que acabamos haciendo confianza, no está ni cerrado», ha apuntado Artadi, que ha insistido no obstante en que la predisposición es «buena» porque la voluntad de Junts es la de dar el ‘sí’ a Pere Aragonès cuanto antes posible. «Daremos el ‘sí’ tan rápido como sea posible (…) pero lo haremos cuando estemos dentro de este Gobierno», ha sentenciado.

A pesar de que hay dos meses de margen, hasta el 26 de mayo, para intentar la investidura antes de que sean convocadas automáticamente elecciones si nadie logra los apoyos necesarios, el candidato de ERC no renuncia a presentarse a la votación de este martes, tal como ha podido saber TVE Catalunya,al tiempo que ha insistido en aprovechas las últimas horas para intensificar los contactos.

En la misma línea se ha posicionado la portavoz parlamentaria de ERC, Marta Vilalta, quien ha pedido a JxCat que «se repiense su abstención» y, en un «gesto de responsabilidad y confianza», haga posible mañana la investidura de Aragonès, como los republicanos avalaron la elección de Laura Borràs como presidenta del Parlament. Vilalta ha propuesto a JxCat que vote mañana la investidura de Aragonès y en los días siguientes se acaben de cerrar los flecos de la negociación sobre el futuro Govern.

El Consejo de la República ofrece diálogo

Uno de los principales escollos es el papel que debe jugar el Consejo por la República, el espacio de coordinación independentista que lidera Carles Puigdemont desde Bélgica. JxCat quiere que sea un foro unitario de decisión estratégica de las fuerzas independentistas, frente a la postura de ERC y la CUP, que han pactado crear un núcleo duro de coordinación no vinculado a este espacio.

Precisamente este lunes el Consejo por la República ha ofrecido a ERC y al resto de partidos y entidades soberanistas abrir un «diálogo» para acordar su «reformulación», tal como piden los republicanos, pero integrando la nueva «dirección colegiada» del independentismo dentro de su propia estructura. En una declaración política, el Consejo manifiesta su disponibilidad «a debatir esta cuestión con los actores llamados a formar parte de esta dirección política colegiada y, como consecuencia de este debate, modificar todo aquello que convenga».

Según la portavoz de ERC, esta declaración «encarrila» la solución a un «punto de conflicto» entre independentistas. Mientras que para Artadi, la decisión demuestra que el Consejo «no es un problema ni quiere ser un problema ni tiene que ser una excusa para este acuerdo de legislatura».

Con la intención de desencallar las negociaciones, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) propuso este sábado una reorganización interna del Consejo por la República, para buscar un «equilibrio de fuerzas». Eso pasaría, según planteó la entidad, por «constituir un núcleo dirigente» formado por dos representantes de ERC, dos de JxCat, uno de la CUP, uno de Òmnium Cultural y uno de la propia ANC, que considera que de esta manera el Consejo podría «reforzar su espíritu fundacional» y ser un «punto de encuentro y coordinación» del independentismo.

Los ‘comunes’ insistirán a ERC en una alternativa de izquierdas

Este mismo lunes, el portavoz de Catalunya En Comú, Joan Mena, ha apuntado que, ante el previsible nuevo fracaso de la investidura de Pere Aragonès, insistirán a los republicanos en la vía de un Govern de izquierdas estable con ellos y el apoyo externo del PSC. «Si fracasa la investidura de Aragonès como parece que fracasará, le pedimos a ERC que mire a la izquierda y vea la alternativa. Y al PSC que tenga la generosidad de ver esta posibilidad y cambiar su inercia», ha dicho.

En rueda de prensa, Mena ha asegurado no comprender «la obsesión» de ERC con Junts, que ha dicho «se comporta como un niño pequeño que le han quitado su juguete». «Nos exaspera que algunos piensen que es más importante el Consejo de la República que el día a día de los catalanes. Una entidad privada que no se sabe bien a qué intereses responde», ha dicho sobre las prioridades marcadas por los neoconvergentes en las negociaciones. 

Mientras tanto, la viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados, ha reprochado a Aragonès que negocie con JxCat que la presidencia de la Generalitat esté «tutelada» por Puigdemont a través del Consejo por la República, que ha tildado de «artefacto parapolítico». «ERC está dispuesta a poner Cataluña en manos de este contubernio independentista», ha denunciado Granados.

Por su parte, el líder de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha acusado a ERC y JxCat de mantener «bloqueado» el nuevo Govern por sus «peleas de poder» por controlar sus «chiringuitos».

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (74200 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: