Voto tras voto, el MAS boliviano consolida mayoría y la oposición sigue dispersa

Normalmente, en deportes o en política, para ganar hay que competir. Esto lo celebra Evo Morales en nombre de la izquierda boliviana y lo lamenta la derecha, dispersa en decenas de siglas políticas.

Por Carlos A. Quiroga*

En menos de un año y medio, el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales ha ganado por amplio margen tres procesos electorales que lo confirman como el partido más fuerte del país, el más grande de la historia dicen los masistas, tanto en votación global como en presencia territorial.

De estas últimas experiencias, la primera fue la de octubre de 2019, en las que Morales ganó una tercera reelección y terminó anulada tras denuncias de fraude -hasta ahora no probadas– y una posterior crisis política que puso fin a un ciclo de 37 años de democracia, el más prolongado en la inestable vida política de Bolivia.

Un año después, octubre de 2020, Luis Arce ganó la Presidencia para el MAS, a la par de una renovada mayoría parlamentaria, con 55 por ciento de los votos en las elecciones generales que repusieron el orden constitucional tras la transición liderada por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez.

El 7 de marzo recién pasado, el partido de Morales repitió victoria arrolladora en las elecciones regionales, ampliando su control en los gobiernos municipales y con posibilidades de lograr lo mismo en las gobernaciones departamentales.

SIN RIVALES

«El MAS es el único partido con presencia nacional, en todos y cada uno de los rincones de la patria, con gran distancia frente a sus rivales, que casi no hay, y eso explica en buena parte su desempeño electoral», dijo a Sputnik Gerardo García, vicepresidente y responsable del manejo cotidiano de ese partido.

Apuntó que, a diferencia de los partidos tradicionales, el MAS es un «movimiento de movimientos», una agrupación de decenas de organizaciones sociales, de tipo sindical, indígena, vecinal, de productores, etc, en la cual con frecuencia «prima la pertenencia y el compromiso con la organización más que un carnet de militancia».

García destacó que el MAS fue el único partido que presentó candidatos en todos los 336 municipios y nueve departamentos en las elecciones del 7 de marzo.

Los partidos derechistas más antiguos no concurrieron a los comicios regionales y la nueva oposición estuvo dividida en más de 40 partidos, alianzas y agrupaciones ciudadanas, ninguno de los cuales inscribió candidatos para más de un tercio de los cargos en disputa.

Los resultados oficiales podría considerarse previsibles:

– El MAS ganó las alcaldías de 240 de los 336 municipios, incluidas 19 victorias locales con 100 por ciento de los votos, ampliando su poder local con 13 alcaldías más que las que tuvo en el último sexenio.

– Es el único partido con representantes en todos los concejos municipales, incluso en los que no ganó las alcaldías.

– Las 96 alcaldías ganadas por la oposición se repartieron entre 42 agrupaciones, destacando el Movimiento Tercer Sistema, de exmilitantes del MAS, que triunfó en 10 municipios.

– En el orden departamental, el MAS ganó en primera vuelta tres gobernaciones y disputará balotajes en otras cuatro, de las cuales irá a tres como ganador en primera instancia, y una como segundo.

– El MAS es también el único partido con asambleístas regionales en todos los departamentos, incluso mayorías en los que no logró victoria directa en primera vuelta.

– Comunidad Ciudadana, que por su presencia en el parlamento pretende ser cabeza de la oposición, no ganó ningún municipio, mucho menos gobernación.

– Creemos, la segunda fuerza opositora, ganó la gobernación de Santa Cruz (este) más siete municipios en ese departamento, y punto.

HISTORIA

Morales, en su primer discurso desde que fue derrocado en 2019, celebró el lunes 29 las recientes victorias electorales del MAS como una continuación de la historia victoriosa de ese partido fundado en 1995 por iniciativa de organizaciones sindicales, destacando las de productores de coca.

Aunque haciendo cuentas de la sucesión de victorias del MAS, desde la que dijo que le fue robada por fraude en 2002 y las que se encarrilaron desde 2006, Morales aseguró que este devenir era más que una cuestión de cifras.

«El MAS IPSP (Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos, nombre completo) es el movimiento político más grande de la historia de Bolivia, el que tiene visión de país», afirmó ante los millares de masistas congregados en una plaza de La Paz con motivo del 26 aniversario de ese partido.

Morales relató que la fundación del MAS fue producto de la decisión de pasar de las reivindicaciones sindicales y sectoriales a la lucha política.

«Nos hemos atrevido a liberarnos. Dijimos que los sindicalistas tenemos derecho a ser políticos (en nombre de ) los sectores más marginados, más odiados de la historia, inclusive condenados al exterminio en tiempos de la colonia, junto a otros sectores sociales», afirmó.

Esa alianza multisectorial gestó la «revolución democrática cultural», conocida también como proceso de cambio político, social, cultural y económico que el MAS puso en marcha con la llegada de Morales a la Presidencia en enero de 2006.

«Digan lo que digan, mientan como mientan, hagan lo que hagan (los sectores conservadores de oposición), el MAS gracias a la conciencia del pueblo es imparable», proclamó el expresidente.

En la oposición, la falta de unidad ha resultado hasta ahora insuperable.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74222 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: