Presunto caso de espionaje pone a prueba las relaciones entre Moscú y Roma

Las buenas relaciones entre Rusia y Italia se ven amenazadas por el caso de Walter Biot, capitán de fragata de la Marina italiana, que fue detenido este martes con la acusación de vender información clasificada a un oficial ruso.

Por Aleksandr Dunaev*

Entre todos los países occidentales Italia es uno de los más cercanos a Rusia. Además de un intercambio comercial que antes de la pandemia del coronavirus superaba los 20.000 millones de euros al año, los dos países mantienen intensos contactos políticos y culturales.

Con el inicio de la pesadilla del covid-19 el año pasado, Rusia fue uno de los primeros países que enviaron ayuda a Italia y actualmente varias regiones italianas quieren adquirir el fármaco Sputnik V de producción rusa para acelerar la campaña de vacunación.

Sin embargo, ahora estas relaciones bilaterales de alto nivel podrían verse alteradas por el escándalo diplomático provocado por la detención de un oficial de la Marina italiana, sospechoso de vender a los rusos información de carácter militar.

DOS DETENIDOS EN UN APARCAMIENTO

Se llama Walter Biot, tiene 55 años y es capitán de fragata. Durante su carrera sirvió en varios destructores y en el portaaviones Giuseppe Garibaldi, el buque insignia de la Marina militar italiana, para después pasar a la oficina de política militar y planificación del Estado Mayor, donde pudo acceder a documentos sensibles.

El martes los carabineros de la Unidad Operativa Especial (ROS, por sus siglas en italiano) detuvieron a Biot en un aparcamiento en Roma, junto a Dmitri Ostroújov, oficial de las Fuerzas Armadas rusas acreditado ante la Embajada de Rusia.

Según la información divulgada por ROS, Biot y el militar ruso fueron «sorprendidos in fraganti inmediatamente después de la cesión de documentación clasificada por parte del oficial italiano a cambio de una suma de dinero».

Más tarde se supo que se trataba de 5.000 euros; además, los dos se pusieron de acuerdo en que Biot cobraría otros 4.000 por los documentos que había transmitido anteriormente.

RETRATO DE UN PRESUNTO ESPÍA: DEUDAS Y PROBLEMAS DE FAMILIA

Los colegas de Walter quedaron perplejos, al enterarse de lo ocurrido. «Era un amigo del que no se duda», comenta un antiguo colega suyo, entrevistado por el diario Corriere della Sera.

Parece que fueron las dificultades económicas las que indujeron a Biot a ceder documentos clasificados. Cada mes debía pagar 1.200 euros por la hipoteca y además mantenía a su mujer Claudia Carbonara, psicoterapeuta de profesión que se quedó sin trabajo con la pandemia del covid-19, y a los cuatro hijos. Además, la hija menor es discapacitada y necesita tratamientos médicos constantes y costosos.

Biot explica sus acciones así: «Me equivoqué, pero lo hice por mi familia. Tuve un momento de enorme debilidad y fragilidad. Quedé involucrado en un mecanismo más grande que yo. Tenía una deuda que no lograba pagar».

En cuanto a la información cedida, declara que «nunca puse en peligro la seguridad del Estado, no proporcioné ninguna información relevante ni clasificada. Nunca entregué documentos que pudieran poner en peligro a Italia u otros países».

A su vez, su mujer comenta en una entrevista a Corriere della Sera: «No es un estúpido, ni un irresponsable, solo estaba desesperado por nuestro futuro y por los hijos».

CONTEXTO INTERNACIONAL ADVERSO

El destino del oficial italiano ahora está en las manos de la justicia: podría tratarse de decenas de años de cárcel.

En cuanto a la primera reacción de las autoridades italianas, fue dura. El canciller Luigi Di Maio calificó de un «acto hostil de extrema gravedad» lo sucedido. Al convocar al embajador ruso Serguéi Razov, el ministro le expresó «la rotunda protesta del Gobierno italiano» y le notificó la inmediata expulsión de dos funcionarios de la misión diplomática rusa implicados en el asunto.

A su vez, Moscú lamentó esta decisión y aseveró que iba a publicar más tarde la información sobre su posible respuesta.

A primera vista la situación parece grave, sobre todo si se tiene en cuenta el contexto internacional más amplio. Según observa en una entrevista con Sputnik Stefano Vernole, responsable de las relaciones externas del Centro de Estudios Eurasia Mediterráneo, la pandemia del covid-19 «aceleró notablemente las tendencias de contraposición mundial entre el bloque euroasiático y el atlántico; los Estados Unidos quieren reorganizar el sistema de alianzas que encabezan y aumentar su cohesión». Este enfoque «anula casi completamente los márgenes de autonomía de las naciones europeas».

Además, Vernole destaca que existe «una fuerte presión mediática para que Italia compre la vacuna Sputnik V; se trataría de una nueva victoria del poder blando de Moscú después del envío de la ayuda de los médicos rusos a Bérgamo» en marzo del año pasado.

UN FACTOR DE PESO: LA «SIMPATÍA NATURAL» ENTRE LOS PUEBLOS

En las condiciones internacionales actuales sería fácil usar cualquier incidente para exacerbar las ya profundas diferencias entre Rusia y los países occidentales. Sin embargo, las relaciones italo-rusas son bastante robustas para resistir a desafíos como el caso de Walter Biot.

Stefano Vernole supone que «oficialmente, a corto plazo las cosas no cambiarán, sin embargo, será posible seguir colaborando en los sectores económicos y culturales que no fueron afectados por las sanciones contra Rusia. Existe una simpatía natural histórica entre los pueblos italiano y ruso que se sitúa muy por encima de los actuales alineamientos geopolíticos y de la hipocresía generada por el «mainstream» occidental».

El impacto inmediato de la historia de Biot en las relaciones entre Rusia e Italia es fuerte, pero, una vez que se calmen las aguas, es probable que, a largo plazo, su efecto resulte limitado. En fin de cuentas, ni Moscú, ni Roma están interesados en arruinar años de colaboración beneficiosa para ambas partes.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77675 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: