El hermanastro del rey de Jordania asegura estar en arresto domiciliario acusado de participar en una conspiración

Varias personas han sido detenidas por un intento de golpe de Estado contra Abdalá II.

Hamzah bin Husein niega en un vídeo las acusaciones y tacha de corruptas a las autoridades del país.

El antiguo heredero de Jordania y hermanastro del rey Abdalá II, el príncipe Hamzah bin Husein, ha asegurado en un vídeo remitido a la BBC que se encuentra «bajo arresto domiciliario» en su palacio de Amán tras ser acusado por el ejército de actividades «contra la seguridad del reino».

En el vídeo, Hamzah asegura que el jefe del Estado Mayor del Ejército fue a su casa y le dijo que «no se le permitía salir». El exheredero de la Corona jordana niega en la grabación haber participado en una conspiración y acusa a las autoridades de su país de «corrupción» e «incompetencia».

La grabación del antiguo heredero se difundió después de que la agencia oficial de noticias jordana Petra informara de que el exasesor de Abdalá II y exministro de Finanzas, Bassem Awadallah, había sido arrestado junto a Sharif Hasan bin Zaid, un miembro de la familia real.

Ambos se encontraban entre un número indeterminado de detenidos, agregó la agencia, que citó a una fuente de seguridad. Algunos medios han afirmado que se trataba de «un aparente intento de golpe de Estado» contra el monarca, extremo al que no hicieron alusión las Fuerzas Armadas en un comunicado difundido el sábado.

«Investigación exhaustiva»

En una declaración, el presidente del Estado Mayor Conjunto, Yusef Ahmed al Huneiti, especificó que el príncipe Hamzah había sido «llamado a detener las actividades que podrían utilizarse para socavar la estabilidad y seguridad del reino», aunque negó su detención.

«Nadie está por encima de la ley; la seguridad y la estabilidad de Jordania son lo primero», afirmó Huneiti. «Todas las medidas que se han adoptado se han tomado en el marco de la ley y tras una investigación exhaustiva», añadió.

Varios vídeos en redes sociales mostraron un amplio despliegue policial cerca de los palacios reales, en el distrito de Dabouq de Amán.

Según el Washington Post, el príncipe Hamzah está siendo investigado tras «el descubrimiento de lo que los funcionarios de palacio han descrito como un complot complejo y a gran escala» para derrocar al rey Adbalá II.

Este complot «incluye al menos a otro miembro de la familia real, así como a jefes tribales y miembros de la dirección de seguridad del país», añade el diario, que cita a una alto funcionario de inteligencia.

«No soy parte de ningún complot ni de ninguna organización malvada», defiende el príncipe en el vídeo, en el que lamenta que ya no sea posible expresar su opinión o criticar a las autoridades «sin ser intimidado, acosado o amenazado».

Las autoridades jordanas piensan «que sus intereses personales, sus intereses económicos, su corrupción son más importantes que la vida, la dignidad y el futuro de los diez millones de personas que viven aquí», lamenta Hamzah.

«Yo no soy la persona responsable por los fallos en el Gobierno, la corrupción y la incompetencia que ha sido frecuente en nuestra estructura de gobierno en los últimos 15 a 20 años y ha ido a peor», afirma el príncipe, educado en el Reino Unido, donde asistió a la prestigiosa academia militar de Sandhurst.

«Desafortunadamente, este país se ha hundido en la corrupción, el nepotismo y la mala administración, lo que ha provocado la aniquilación o la pérdida de la esperanza», concluye.

Hijo de Hussein y Noor de Jordania

Hamzah bin Husein es el hijo mayor del rey Hussein y de su esposa estadounidense, la reina Noor. De acuerdo a los deseos de su padre, que murió en 1999, fue nombrado príncipe heredero cuando su hermanastro, Abdalá II, se convirtió en rey. Pero en 2004, Abdalá lo despojó del título y se lo dio a su hijo mayor, Hussein.

Los principales aliados de Jordania se han apresurado a respaldar a Abdalá II. Así, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, ha calificado al rey jordano de «socio clave» y ha asegurado que el monarca «tiene todo nuestro apoyo».

También el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abulgueit, ha expresado este domingo «la solidaridad total con las medidas que tomó el liderazgo jordano para mantener la seguridad del reino y preservar la estabilidad» en el país.

Otros gobiernos y monarquías de la región han respaldado a Abdalá II: es el caso de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Catar, Baréin, Omán, Irak o Egipto.

RTVE

About ELCOMUNISTA.NET (77719 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: