A 275 años del nacimiento de Goya, el pintor universal español más introspectivo e influyente

Técnicamente adelantado a su tiempo, pero condicionado por el momento histórico que le tocó vivir, Francisco de Goya introdujo en sus obras el análisis psicológico y un estilo innovador. Los reyes de España presidieron los actos con motivo de la efeméride en su pueblo natal, Fuendetodos. Su obra está presente en museos y galerías de todo el mundo.

España conmemora el nacimiento el 30 de marzo de 1746 de Francisco de Goya, uno de los genios absolutos de la pintura universal. La grandeza de su obra reside en varios factores y la imposibilidad de circunscribirla a un único movimiento artístico es uno de ellos. El maestro aragonés es inclasificable, se podría decir.

Francisco José de Goya y Lucientes (Fuendetodos, 1746 ‒ Burdeos, 1828) fue un artista innovador, tanto en su técnica pictórica como en los temas que planteó. Su obra supuso una especie de avanzadilla de los movimientos artísticos que sobrevinieron muchas décadas después. En este sentido se le puede considerar el padre del arte contemporáneo. Escenas religiosas, pero también costumbristas; retratos del pueblo y de la corte real; temas históricos, mitológicos y de la tauromaquia, etcétera.

Su temática y técnica es amplia y, ya fuera en óleos sobre lienzo, cartones para tapices, o grabados y litografías, el artista logró reflejar en sus trabajos la influencia de la Ilustración, los conflictos dinásticos entre reyes, las consecuencias de la guerra, el absolutismo, las costumbres del pueblo e incluso su propio exilio en Francia.

Y más allá de su dominio de la luz, las texturas y el color, Goya destacó por su capacidad introspectiva, una habilidad mayúscula para adentrarse en la psicología de los personajes retratados y plasmar su personalidad. En el Museo del Prado de Madrid se pueden ver muchos de sus mejores cuadros, como La familia de Carlos IV (de 1800), Los fusilamientos del tres de mayo (1808), La carga de los mamelucos (1808) o la serie de las llamadas Pinturas negras (1819-1823). Pinacotecas como la National Gallery de Londres o el Metropolitan Museum de Nueva York también albergan varias obras suyas.

Homenaje en Fuendetodos

En el marco de la conmemoración del 275 aniversario del nacimiento de Goya, varios actos discurrieron en la localidad natal del pintor, Fuendetodos (provincia de Zaragoza), de poco más de 100 habitantes en la actualidad. El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, destacó allí «su genio, único e irrepetible», que «merece ser recordado y que sigamos divulgando su obra, expresión de genuina modernidad, en España y en el mundo».

Un pintor diferente

Tras obtener el título de Maestro de Pintura y viajar a Roma entre 1770 y 1771 para conocer la obra de los grandes pintores italianos, Goya fue adquiriendo notoriedad en Zaragoza en tanto que pintor de escenas religiosas. Su fama le llevó a Madrid, donde su trabajo dibujando cartones que servían de modelos para bordar tapices obró su ascenso a la corte del rey Carlos III. En 1789 fue nombrado pintor de cámara de su hijo, Carlos IV.

Sus cuadros permiten conocer la vida de la corte en España entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, pero con un matiz. Profundo conocedor de la realidad política y social de la época, imprimía a sus escenas un toque de crítica social, cuando no de ironía. De esta manera se detecta la influencia de la Ilustración en el reinado de Carlos III o el absolutismo de Fernando VII, por ejemplo.

Goya padecía de sordera desde que una infección en 1792 afectara su capacidad auditiva. Privado del oído, su carácter y forma de ver las cosas cambiaron. La invasión napoleónica y el subsiguiente estallido de la Guerra de la Independencia (1808-1814) agravan su pesadumbre, que traduce en sus obras retratando ambientes de pesadilla. De esta época data su serie de grabados Los desastres de la guerra.

De estilo único

En la obra de Goya confluyen distintos movimientos pictóricos, desde el neoclasicismo al rococó. También se le considera un precursor del romanticismo. Pero su mirada subjetiva, que vehicula una nueva forma de expresión de la personalidad a través del análisis psicológico, como en el retrato de La Familia de Carlos IV, lo convierte en un adelantado a su tiempo y hace presentir los estilos que dominarían Europa hasta principios del siglo XX.

Su manera de reflejar la luz es un marchamo del que se pueden influenciar posteriormente los pintores impresionistas. Un ejemplo lo encarnan sus majas, los misteriosos retratos de una mujer que podría ser la duquesa de Alba, en dos versiones: La maja desnuda (1795-1800) y La maja vestida (1800-1807).

Con las llamadas Pinturas negras, Goya también anticipa el expresionismo alemán de principios del XX. La temática oscura y la composición innovadora, sin detalle para resaltar únicamente los rasgos más expresivos, hacen de cuadros como Saturno devorando a un hijo (1820-1823) un buen representante de su trabajo más intrigante.

Por último, Goya también abordó la creación artística a través del subconsciente, marcando también el futuro del surrealismo de los años 20 del siglo XX. Es posible hallar tal universo onírico en obras como El aquelarre o El gran cabrón (1820-1823), también perteneciente a la serie de las Pinturas negras.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74200 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: