Pedido de preclusión del caso Uribe, un proceso que «pinta para largo»

La espera por conocer el resultado que tomará la justicia de Colombia acerca de si acepta o no que se archive la investigación al expresidente (2002-2010) y exsenador Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos y fraude procesal será más prolongada aún, luego de que este viernes otra víctima fue aceptada en el proceso.

Por Andrés Pachón*

El pasado martes se tenía previsto que el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Gabriel Ramón Jaimes, quien lleva el caso de Uribe, hiciera la solicitud de preclusión ante la jueza 28 de conocimiento de Bogotá, Carmen Helena Ortiz, pero luego de que el periodista Gonzalo Guillén y Deyanira Gómez, exesposa del testigo Juan Guillermo Monsalve -quien vincula a Uribe con grupos paramilitares- pidieron pista para ser incluidos en el proceso en calidad de víctimas, la expectativa de Jaimes y de Uribe se aguó.

OTRO CAPÍTULO MÁS

Este viernes tampoco fue el día para pedir el cese de la investigación al exsenador, luego de que durante una audiencia virtual la jueza rechazó el pedido de Guillén, pero en cambio aceptó a Gómez como víctima, lo que se traduce en otro capítulo de una novela que cada vez se hace más larga como enmarañada, y en la que las apelaciones y tiempos para estudiar los giros que dé el proceso estarán a la orden del día en las próximas audiencias.

«Era muy previsible que hubiera solicitudes que implicarían que la solicitud de preclusión que desea pedir Jaimes en el caso de Uribe no se pudiera hacer de forma inmediata este viernes. Primero había que atender unas solicitudes (las de Guillén y Gómez), y era claro que la decisión de la jueza suscitaría apelaciones», dijo a Sputnik el senador de izquierda Iván Cepeda, víctima principal en el proceso que se le sigue a Uribe.

En efecto, tras el anuncio de la jueza, la defensa de Uribe, así como la Fiscalía y la Procuraduría, apelaron en bloque la inclusión de Gómez como víctima, ya que sostienen que su caso puede ser abordado en otro proceso.

«A esas apelaciones se le debe sumar también que Gómez debe tener un tiempo para conocer el expediente, ya que es muy voluminoso, y eso hace parte de los derechos que se le confieren como víctima, razón por la cual este proceso pinta para ser más largo de lo que ya es», dijo Cepeda.

Para él es claro que Guillén también debió ser aceptado como víctima, pues, a su juicio, a diferencia de lo piensan Uribe, la Defensoría y la Procuraduría, «no se le puede incluir en otro proceso porque no es un asunto distinto, sino que todo esto está intrínseca y orgánicamente ligado».

Cepeda dice ser consciente de que incluir más víctimas en el caso Uribe hará más lento el proceso, pero destaca que «no se trata de correr, sino de investigar y esclarecer».

Sin embargo, también confía en que se haga «en los tiempos más acelerados y eficientes posibles, porque (el de Uribe) es un caso que suscita un impacto público muy serio».

¿QUIÉN ES QUIÉN?

Deyanira Gómez es la exesposa del exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, testigo estrella en el caso contra Uribe y quien señala al exmandatario de ser partícipe, junto con su hermano Santiago Uribe, de haber creado en su hacienda Guacharacas, en el departamento de Antioquia (noroeste), el Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Gómez se acredita ahora como víctima tras señalar que en el año 2018 fue contactada por Diego Cadena, entonces abogado de Uribe, para buscar que Monsalve se retractara de los señalamientos contra el expresidente, algo con lo que ella no estuvo de acuerdo.

Desde entonces, según dijo a la emisora local Blu Radio en días pasados, su vida «cambió», pues perdió el empleo que ocupaba en una conocida compañía prestadora de salud de Colombia y debió pedir asilo en Canadá tras ser víctima de persecuciones.

Por esos motivos, «se acreditó entre los hechos investigados y los daños causados a aquella, derivados de los seguimientos hostigamientos e intimidades que tuvieron tal magnitud que la UNP (Unidad Nacional de Protección) brindara medidas de protección y un esquema de seguridad y que, finalmente, la llevaron al exilio», dijo este viernes la jueza Ortiz al aceptar a la mujer como víctima.

Incluso señaló que «no es necesario que Deyanira Gómez sea el sujeto pasivo de los delitos de soborno y fraude procesal para constituirse como víctima», ya que «resultaría claro» que al participar como intermediaria entre su exesposo y el abogado de Uribe en 2018, terminaría como «víctima indirecta de los hechos motivo de investigación».

Gonzalo Guillén, por su parte, es un destacado periodista que ha fungido como editor de importantes medios de comunicación colombianos y como corresponsal de The Miami Herald, conocido también por su fuerte oposición a Uribe y quien pidió ser víctima en el proceso tras alegar que fue afectado en su buen nombre.

Según Guillén, Jaime Lombana, actual abogado de Uribe, hizo varios señalamientos contra él ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) cuando ese tribunal seguía el caso de expresidente y exsenador, al mencionarlo 54 veces en el expediente y en una entrevista con un medio de comunicación.

Sin embargo, la jueza Ortiz consideró este viernes que no se puede considerar que las aseveraciones que hizo Lombana ante la CSJ fueron asumidas como ciertas por ese tribunal y que las 54 veces que fue mencionado en el expediente hayan derivado en una «presunta afectación a su patrimonio moral», por lo que negó su inclusión como víctima.

Tras el anuncio, la defensa de Guillén apeló la decisión de la jueza, lo cual da más crédito a lo dicho por Cepeda a Sputnik: «Este proceso pinta para ser más largo de lo que ya es».

EL CASO

Uribe, en calidad de senador, era investigado desde el año 2018 por la CSJ en un caso de presunta manipulación de testigos exparamilitares que declararon en su contra desde las prisiones en las que se encuentran.

Investigaciones de la Corte darían cuenta de que con dicha manipulación de testigos Uribe buscaba que los exparamilitares cambiaran su versión y en cambio declararan en contra de Cepeda, uno de sus más fuertes contradictores y quien además logró obtener los testimonios de esos testigos que señalaron a Uribe de conformar un grupo paramilitar.

El pasado 4 de agosto, la CSJ emitió un fallo de detención domiciliaria contra Uribe, por lo que debió confinarse en su hacienda El Ubérrimo, en el departamento de Córdoba (norte), de unas 1.500 hectáreas y en la que, dijo, se encontraba «secuestrado» por la justicia.

Posterior a ese fallo, Uribe renunció a su escaño en el Congreso el 18 de agosto y con ello perdió su investidura como senador, por lo que su proceso fue abandonado por la CSJ y tomado por la Fiscalía General, que abandonó la investigación adelantada hasta entonces por el alto tribunal e hizo un propia.

Los antagonistas políticos de Uribe -entre ellos Cepeda- sostienen que la Fiscalía busca pedir que se archive la investigación para beneficiarlo, ya que el fiscal General, Francisco Barbosa, es un amigo cercano del presidente Iván Duque, quien a su vez es el delfín político de Uribe.

Uribe, el expresidente más popular en la historia reciente de Colombia, es también el único exmandatario que ha estado detenido, pese a que el caso por el cual se le investiga obedece a supuestas prácticas realizadas durante su periodo como senador (2014-2020).

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74998 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: