Elecciones, emboscadas a la soberanía popular

No es complicado hacer un recuento de los 200 años que, en promedio, tienen, los países de Hispanoamérica de haber optado por la República como forma de gobierno.

Y, enfatizo, lo de República con la clara idea de que se entienda que, ni por asomo, se planteó la democracia, la igualdad política a la hora de tomar decisiones.

Es importante recordar que República y Democracia no son sinónimos.

Por Jorge Luis Oviedo*

*@jloviedo57

Así, pues, decidieron que el gobierno sería representativo.

Pero ¿representante de quién?

Allí está el señuelo para la emboscada.

Por ejemplo, la gran mayoría de la población adulta quedó excluida para participar en la escogencia ( ya sea optando a un cargo o votando por alguno de los postulados) por los siguientes  defectos: ser nativo americano, del sexo femenino (aunque fuese criolla o mestiza) por carecer de bienes suficiente y, en ocasiones, por ser como el conquistador Francisco Pizarro: analfabeto.

Aproximadamente un 90%; y, en algunos casos, bastante más, si consideramos que los países andinos (Perú, Bolivia, Ecuador) o los de Mesoamérica (Guatemala y México) tenían poblaciones originarias muy numerosas, pero no sabían leer ni escribir. Y en todo caso, a los pueblos originarios, se les dio el mismo trato que había establecido el régimen colonial y, posteriormente, se les fueron quitando derechos.

Implícitamente, no siempre en los textos coloniales, había tres repúblicas en un territorio: la de los criollos y unos pocos mestizos; la de los mestizos o ladinos empobrecidos (campesinos, arrieros, mineros, artesanos, sirvientes…) y la de los indios.

En El Caribe fue un poco diferente, porque las etnias originarias estaban extintas. La mayoría, incluso, antes que Hernán Cortés y su muchachada, conquistaran México-Tenochtitlan.

Es muy claro que, por ejemplo, en lo referente a la forma de gobierno, en la Constitución de Centroamérica de 1824, quedó expresado de la forma que sigue:

“Artículo 8. El gobierno de la República es popular, representativo y federal.”

“Artículo 14. Son ciudadanos todos los habitantes de la República naturales del país, o naturalizados en él que fueren casados, o mayores de diez y ocho años,   siempre que ejerzan alguna profesión útil o tengan medios conocidos de subsistencia.”

Por otra parte, los indígenas continuaron sometidos a las abusivas prácticas coloniales.

Pero estas formas de exclusión no fueron inventadas en Hispanoamérica, son herencia europea.

Si nos fijamos, hasta acá nos referimos a la parte meramente electoral. Y, básicamente, el derecho a elegir representantes.

Pero más importante aún es el derecho a elegir asuntos de interés colectivo, incluso, el tipo de República que se desea en función de la producción, el comercio, la distribución del ingreso, los impuestos fiscales. Por ejemplo,  el acceso equitativo a los medios de producción y a los bienes y servicios.

Uno de los casos más extremos fue lo que ocurrió en Guatemala una vez disuelta la Federación, al declarar, los criollos de ese país, Presidente Vitalicio a Rafael Carrera y restablecer, íntegramente, las prácticas coloniales con La Restauración Conservadora.

Caos, ciclos de dictaduras, algunas de ellas extensas; consecuencia de una herencia colonial basada en el verticalismo y el traslado de la esclavitud y servidumbre europeas a esta regiones del mundo.

Sin duda, fue esta, una de las más desgraciadas herencia.

Por otra parte, la Revolución Francesa y la  EE UU como República Federal eran muy recientes y ajenas a la realidad de la mayoría de los pueblos de Latinoamérica y El Caribe.

Esas y otras prácticas son seudo democráticas, nunca persiguieron el bien común, la justicia en su sentido más amplio, tampoco la felicidad del pueblo. No hubo interés en la dignificación del mestizo, del indio ni de la mujer; no hubo inclusión y acceso igualitario a los recursos naturales y a los productos del trabajo.

Lo único claro en todo ello es que usaron los procesos electorales como una emboscada.

Y cuando la emboscada no les ha resultado a la medida, porque algunos elegidos se salen de la norma, dan golpes de estado o asaltan el poder financiados por extranjeros.

LA TRAMPA DE LA UNIVERSALIZACIÓN DEL VOTO

En el siglo XIX la excusa fue que los analfabetos no estaban preparados y que la mujeres no entienden de política y son pertenencia de sus padres o sus maridos.

Pero resultó que el descontento popular fue canalizado por una nueva generación de alfabetizados; lectores de teorías exóticas y alienígenas, como dicen ahora.

Por eso la emboscada electoral comenzó a ser modificada en las primeras décadas del siglo XX, como consecuencia de las Revoluciones: MEXICANA (1910) y la  BOLCHEVIQUE (1917)

Ambas amenazaban en serio el control global heredado por las oligarquías capitalistas de sus padres conquistadores: el orden surgido de los siglos de conquista, colonización y aculturación que llevó a cabo un grupo de reinos europeos sobre el resto del mundo.

Los 5 reinos que más se beneficiaron  de la conquista (de América y otra gran parte de África, Asia y toda Oceanía) a partir del siglo XV fueron España, Portugal, Reino Unido, Holanda y Francia. Su extensión total es de menos del 1.2% con relación a los territorios del planeta. De allí procedió gran parte de la acumulación originaria de capital, incluidos los conocimientos, que los beneficiaron para el repunte científico y tecnológico, particularmente, en el Reino Unido.

Los antiguos reinos europeos o algunas de sus nuevas repúblicas continuaron con su práctica colonialista tradicional en África y parte de Asia. USA, por su parte, se hizo cargo directamente (ya no solo a través de sus compañías fruteras y mineras) de controlar la expansión comunista.

De esa forma comenzó una campaña de acción y propaganda sistémica que, primero impuso (después de la Segunda Guerra Mundial) la modernización de los ejércitos; y, una década después, las sobresalientes dictaduras militares (por asesinas) en todo país donde estuviese en riesgo la democracia liberal, es decir, el capitalismo versión USA: Guatemala, Uruguay, Chile, Argentina, Brasil, Perú, Bolivia, Honduras (en Nicaragua tenían a su hijo de puta de Somoza), entre otros.

Algo así como un solo dios, una sola moneda, una sola democracia y una sola América para los gringos.

Dejemos claro, entonces, que la democracia sin adjetivos (liberal, occidental, moderna, popular, etc.) supone igualdad política para todos los ciudadanos.

Democracia no es permitir  que una minoría decida por todos.

Si la Democracia es poder del pueblo, se requiere  que toda decisión importante se discuta abierta y ampliamente con la población y que luego se someta a consulta; para que el voto de la soberanía popular decida qué hacer y cómo hacerlo.

Los pueblos se han opuesto a la venta de los recursos naturales; los pueblos exigen soberanía alimentaria, exigen soberanía cultural.

Los pueblos no desean vivir en pobreza ni ser expulsados de sus territorios ancestrales.

Los pueblos originarios desean vivir de acuerdo con sus tradiciones.

Sin embargo, el resultado, 200 años después o 210 años después, es más de los mismo y mayor precariedad y pobreza para la mayoría; porque han hecho del PODER REPRESENTATIVO Y DE LOS PROCESOS UN MEDIO UNA ESTAFA CONTINUA; LA MÁS GRANDE TRAICIÓN A LOS PUEBLOS.

Eso no es democracia. Y si eso es democracia, quédense con ella. déjennos en paz. Demasiado se han aprovechado de nuestros recursos y de la paciencia de nuestro pueblos.

Nunca les ha interesado la democracia, nunca les ha interesado cumplir con lo que predican o propagan.

Pregunto, pero no a los extranjeros expoliadores ni a los traidores locales. Lo pregunto a la clase trabajadora, al 90% o más de la población de los pueblos de Latinoamérica:

¿Alguna vez, por ejemplo, se sometió a consideración de la población en alguno de nuestros países, el sistema de producción que se debía adoptar?

Los europeos, las evidencias no dejan dudas, nos asolaron de forma continua, al menos, por 300 años. Tiempo en que nos impusieron su verdadero Dios de la esclavitud, la servidumbre, la usura y la codicia: la cultura capitalista o del despojo.

Hay, pues, un mal de origen. No por pecado original, porque no venimos de pecados ni estamos obligados a vivir condenados por deudas públicas y privadas.

Cosa muy distinta es que nos conquistaran y que nos sigan esclavizando a través de muchas emboscadas electorales y financieras.

En el plano electoral, primero incrementaron la participación de los votantes; no porque eso fuera más democracia, sino porque a comienzos del siglo XX ya había un importante porcentaje de hijos de artesanos y algunos campesinos que se habían hecho profesionales.

Y fueron esos nuevos profesionales los que se unieron a los campesinos, sobre todo, para impulsar las revoluciones Mexicana y Bolchevique.

Así que la opción de la oligarquía fue universalizar el voto.

¿Para qué?

Para una nueva emboscada. Hacer que participaran los analfabetos, luego las mujeres (excluidas como hemos dicho, igual que en algunas tradiciones religiosas, de la toma de decisiones) para dominar por amplia mayoría a los reformistas y revolucionarios hijos de campesinos, artesanos y obreros; pero no hijos de puta como los oligarcas y políticos traidores.

Además, tenían para esa época, el control de la radio. Mucho más afectiva que los libros, revistas y periódicos que usaban los revolucionarios.

Después apareció la televisión; pero como pese a ello, las revoluciones continuaban amenazando la estabilidad capitalista internacional, recurrieron a todo tipo de artimañas, chantajes, extorsiones y muy diversas formas de propaganda y entretenimiento de masas.

De modo que se inventaron más procesos electorales; pero  no consultas de gran relevancia para el destino de las naciones.

Los procesos electorales primarios fueron promovidos como más democracia.

Pero no son  democracia, sino circo electoral; entretenimiento para  adultos.

Desde los medios de comunicación, en coro, se convoca a votar por los mejores.

¿Cuáles mejores? ¿Los que se publicitan más? ¿Los que prometen más? ¿Los que cuentan con el aval de la US Embajada? ¿Los que cuentan con el financiamiento de los banqueros? ¿Los que cuentan con el financiamiento del crimen organizado?  ¿Los que dicen que creen en Dios y hacen alianza con banqueros, la Embajada gringa, el crimen organizado y con la puta madre de los conquistadores europeos?

La realidad es que no hay manera de encontrar a los mejores en ninguna elección; porque la política no son promesas, son hechos, resultados: empleo, salud, educación de calidad, salubridad, soberanía alimentaria, etc.

Y, por otra parte, en una República, todos somos iguales políticos. Así que competir electoralmente es una violación clara al sentido de igualdad ciudadana o de igualdad política.

Se puede medir quién es mejor en una competencia deportiva, en el rendimiento académico de los estudiantes y en los logros científicos y profesionales de algunas personas, entre otras cosas.

Lo que es posible hacer con mucha facilidad es darse cuenta quiénes a través de la política como oficio y traicionando a la mayoría, hacen alianza con banqueros, con el interés foráneo y con el crimen organizado.

Los liderazgos electorales, de gente que nunca ha estado en el poder trabajando  para el bien común y que se pueda respaldar con hechos, son hojarasca, ilusión, estafa.

Esos líderes surgidos desde los medios de comunicación  a fuerza de estar animando esto o lo otro y que desconocen totalmente las necesidades de la población ¿qué solución pueden aportar para que nuestros países construyan con dignidad su propio destino, si piensan continuar con el monopolio de la decisiones?

Ninguna.

Lo que sí es seguro es que se entreguen como prostitutas o como tontos útiles o como nuevos traidores a los oligarcas criollos y extranjeros; y que nos endeuden más.

El camino que queda, 200 años después de tantas traiciones,  es exigir democracia real, consultas populares; ejercicio real de la soberanía popular.

Debatir y exigir que se consulten temas como:

¿Son naturales, justas y necesarias las deudas públicas?

¿Debe continuar la emisión, reproducción y circulación del dinero en manos de los banqueros o debe ser exclusividad de las comunidades?

¿Debe hipotecarse el futuro del territorio y de los habitantes de nuestros países por un endeudamiento externo que nos vuelve cada año más dependientes de los centros oligarcas internacionales?

¿Debe continuar existiendo los injustos y antinaturales impuestos fiscales que solamente sirven para mantener Ejércitos y Policías que están para defender los intereses oligarcas y reprimir a la clase trabajadora?

¿Se debe dejar de pagar esas deudas públicas que los pueblos no contrataron?

¿Se deben eliminar los impuestos fiscales, porque la verdadera razón es honrar las deudas públicas para pagarle a los banqueros?

¿Se deben eliminar los procesos electorales para escoger alcaldes diputados y presidentes o se deben sortear esos cargos entre reconocidos profesionales que no son empleados de transnacionales ni de bancos ni del crimen organizado para que actúen en obediencia debida a lo que se decida por consulta popular?

Es urgente, impostergable y necesario que la clase trabajadora se politice, que deje de confiar en candidatos hechos a la medida de banqueros, corporaciones industriales y medios de comunicación.

Este último domingo (11 de abril) tanto en Perú como en Ecuador, los ilusionados electores cayeron en la emboscada electoral.

En Ecuador está garantizado el calvario para la mayoría de sus habitantes: más deudas, más dependencia y más recursos naturales para la voracidad de unos pocos oligarcas que controlan las transnacionales.

En Honduras, bajo la modalidad de narco-estado que impuso ee uu después del golpe de 2009, el panorama es igualmente sombrío; porque la clase trabajadora sigue desorganizada y otros sectores controlados a través del financiamiento externo vía ONGs. Estos hacen trabajo para los intereses foráneos de USA y la Unión Europea; y otros más, muchos más, que no entienden nada de lo que pasa, porque las condiciones de precariedad que viven no los dejan pensar, excepto para migrar como su última solución.

Ahora que se acerca el bicentenario de nuestra declaración de independencia, creo que una vez más es necesario recordar la excitativa de Francisco Morazán en su Testamento, minutos antes de ser fusilado:

Excito a la juventud, que es llamada a dar vida a este país que dejo con sentimiento por quedar anarquizado, y deseo que imiten mi ejemplo de morir con firmeza…”

About ELCOMUNISTA.NET (75058 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: