Vietnam se habría producido en Cuba (Vídeo)

Aunque el país, en general, ya se preparaba para una inminente agresión ante la hostilidad enemiga, también es verdad que muchos cubanos se movilizaron de forma espontánea y fueron hasta los locales de la milicia para reclamar armas e instrucciones.

Matanzas.–Levántate que llegó la invasión, están atacando por Playa Girón. Voces como esas corrieron, como la pólvora, de casa en casa, en la madrugada del 17 de abril de 1961, en esta provincia y en otros lugares del territorio nacional, sobre todo en aquellos poblados más cercanos al escenario del desembarco.

Aunque el país, en general, ya se preparaba para una inminente agresión ante la hostilidad enemiga, también es verdad que muchos cubanos se movilizaron de forma espontánea y fueron hasta los locales de la milicia para reclamar armas e instrucciones.

Así ocurrió, por ejemplo, en Jagüey Grande, Torriente, Pedro Betancourt, Bolondrón, Jovellanos, Perico, Agramonte, Calimete, Colón…, por solo citar a algunas localidades de la geografía matancera.

No por esperada, la invasión mercenaria dejó de estremecer a la familia en sus hogares. Según cuentan nuestros padres, hubo quienes se resistían a dar crédito a la noticia del artero ataque, y esperaban que se tratara solo de una confusión. Pero muy pronto los convenció el estruendo de las bombas enemigas.

 

 

El desembarco por Playa Girón quiso rematar los planes que venía fomentando la CIA para derrocar a la naciente Revolución Cubana, y esta vez se valieron de un ejército de mercenarios bien organizado, bien armado y con buen apoyo de la maquinaria bélica de Estados Unidos, al cual le faltó, sin embargo, la justeza de la causa que defendían, una de las razones medulares de su derrota, según observara José Ramón Fernández, quien tuvo una participación decisiva en la gesta.

El legendario revolucionario, al frente entonces de la Escuela de Responsables de Milicias de Matanzas, subrayó que, en el lado opuesto, estaba el pueblo cubano, que vistió orgulloso la camisa azul, de mezclilla, y la boina verde olivo, y combatió con ardor, para resistir y vencer la agresión estadounidense, en menos de 72 horas.

Para «acomodar» el escenario del desembarco, previo a Girón, la CIA le echó mano a todo su arsenal de medios, métodos y técnicas de guerra subversiva; sin descartar el sabotaje, la guerra de insurgencia en zonas montañosas, los planes de atentados contra la vida de Fidel, y el bombardeo de los principales aeropuertos, con la intención de destruir los pocos recursos de los cuales disponía el país para su defensa.

Como se conocía de antemano que allí se decidía la suerte de la naciente Revolución, cubanos de casi todo el país combatieron en las arenas del sureño territorio. Así lo atestigua la gloriosa relación de los caídos en la epopeya que se exhibe en el Museo Girón.

A costa del sacrificio de sus vidas, impidieron el objetivo esencial de la brigada mercenaria 2506, de ocupar una cabeza de playa y sostenerla para, de ese modo, contar con el reconocimiento de la oea y provocar una intervención militar de EE. UU., ante cuyo fracaso Fidel expresó: «Fue una gran suerte para nosotros, incluso también para Estados Unidos, porque Vietnam se habría producido en Cuba y no en Vietnam».

Granma.cu

About ELCOMUNISTA.NET (75058 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: