Del cuento de Alicia a Irán y al huevo Fabregé del Kremlin de Moscú

La vida cultural y artística despierta una vez más en Londres, después de un intermitente letargo de más de nueve meses forzado por las restricciones sociales para contener la epidemia del coronavirus.

Por Lourdes Gómez*

Las galerías comerciales reabrieron el 12 de abril en la fase segunda de la desescalada de las restricciones anticovid. Artistas británicas de vanguardia como Rachel Whiteread, que da un giro creativo en la obra expuesta en la sala Gagosian de Mayfair, ofrecen el aperitivo del anticipado menú cultural de los próximos meses.

REFLEXIÓN ANTE LA CATÁSTROFE

«Como artista, se crea un lenguaje, se crea profundidad en un lenguaje, se cambia el lenguaje», explica Whiteread sobre su exposición «Internal Objects». En 1993, ganó el más prestigioso galardón británico en arte contemporáneo, el premio Turner, con «House», una efímera instalación del molde de una vivienda real. Este año de confinamiento, reflexión y aislamiento le ha empujado a construir dos chabolas con materiales de desecho, que quizá encontró en una playa azotada por el viento o en un rincón desolado de Londres.

El impacto de los periódicos cierres de la economía -Londres está saliendo ahora del tercero- ha sido «inmediato e inmediatamente catastrófico para el sector cultural», según describe Darren Henley, director del Concejo de las Artes. Los cuatros grandes museos nacionales -el British, la Tate, el Victoria & Albert y la National Gallery- experimentaron en 2020 una caída media del 78 por ciento de visitantes respecto al año anterior, de acuerdo con análisis del medio especializado Arts Newspaper.

MIEDO AL PORVENIR

Los ingresos generados internamente -al margen de subvenciones y patrocinio- cayeron un estimado 63 por ciento en el V&A y un 60 por ciento en el conjunto de galerías Tate. Por otro lado, el 60 por ciento de directores y empleados de museos que participaron en un sondeo de la organización Arts Fund indicaron que les preocupa el futuro de sus instituciones.

El gobierno central habilitó un «Fondo de recuperación cultural», dotado con 1.750 millones de libras (casi 2.500 millones de dólares), que se está repartiendo en préstamos y becas entre unas 3.500 entidades del país. Además, el ministro del Tesoro, Rishi Sunak, destinó 408 millones de libras extras al sector porque, según dijo el mes pasado, es un «importante motor» de la economía, que daba trabajo a 700.000 personas antes de la pandemia.

Aun así, los museos y las galerías públicas de Inglaterra no podrán abrir al público hasta el 17 de mayo, cuando debería activarse la fase tercera del desconfinamiento. Los han encasillado en el apartado de «entretenimiento en espacios cerrados», al nivel de teatros y cines, mientras que bibliotecas o centros comunitarios obtuvieron antes la luz verde para recibir visitantes. «No tiene sentido», ha protestado, entre otros, Sharon Heal, directora de la Asociación de Museos.

PAÍS DE LAS MARAVILLAS

La reapertura económica se supone «irreversible», según ha prometido el primer ministro, Boris Johnson, y las grandes instituciones preparan «experiencias «blockbusters» a partir de mayo. Entre ellas, el V&A combina la ficción, la historia y la artesanía de lujo en su programación de primavera y otoño.

De gran expectativa es la exposición ‘Alice: Couriouser and Curiouser’ (Alicia: cada vez más curioso), que se inaugura el 22 de mayo. El reputado museo londinense guiará al visitante por ‘Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas’, el cuento creado por Lewis Carroll en 1862. El manuscrito del autor y profesor de Oxford -bajo su nombre de pila Charles Dodgson- así como ilustraciones originales de John Tenniel se exhibirán junto a posteriores versiones gráficas de Ralph Steadman o las icónicas imágenes de Mary Blair que apuntalan la adaptación cinematográfica de Walt Disney, de 1951.

Unos 300 objetos relacionados con ‘Alicia’ se reúnen en esta primera retrospectiva de un personaje que ha encatusado a millones de niños y ha inspirado a artistas como Salvador Dalí, Christian Dior, los Beatles o el coreógrafo de la Royal Opera House, Christopher Wheeldon.

HERENCIA IRANÍ

De extraordinaria ambición histórica es «Epic Iran», la propuesta complementaria del mismo museo para la temporada veraniega. La exposición cubrirá un arco panorámico de 5.000 años de arte, diseño y cultura iraníes, desde ejemplos de la primera escritura fonética conocida de la historia, el elamita lineal, a creaciones contemporáneas.

«Esta monumental muestra enlazará la investigación del antiguo e islámico Irán -se aperciben con frecuencia como dos disciplinas separadas- junto a una potente sección moderna y contemporánea, de forma que los avances artísticos del pueblo iraní se podrán apreciar, en su totalidad, a través de los siglos», explica Tristram Hunt, director del V&A, historiador y exparlamentario laborista.

Carl Fabergé se avanza como protagonista en el otoño de esta institución de South Kensington, que conserva la más importante colección pública de obras artesanales y arte escénico del Reino Unido. ‘Fabergé in London: Romance to Revolution’ recorrerá la trayectoria profesional del maestro orfebre ruso y, como sugiere el título, se detendrá en piezas diseñadas para la realeza inglesa y la alta sociedad europea de principios del siglo XX. Entre las obras singulares que viajarán por primera vez a Londres destacan varios huevos de Pascua labrados para la familia imperial rusa, incluido el llamado ‘Huevo del Kremlin de Moscú’, de la colección del museo de la Armería de la histórica ciudadela.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (75186 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: