La Marea Blanca reclama políticas sanitarias coherentes frente a la pandemia en Madrid

Bajo el lema «ELIGE SANIDAD PÚBLICA», hasta 11 organizaciones sociales, sindicales, vecinales, ciudadanas, y de diversos colectivos y plataformas han vuelto a exigir un cambio radical en las políticas sanitarias en la Comunidad de Madrid frente a la sede de la Presidencia Regional en la Puerta del Sol.

Las organizaciones convocantes criticaron que la política sanitaria del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no haya variado durante la pandemia, o que los millones de euros recibidos por la Comunidad de Madrid desde el Gobierno de España no hayan llegado a la imprescindible Atención Primaria. A su juicio, los centros de salud siguen funcionando con escasez de recursos humanos y los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP) permanecen cerrados. 

Señalan que tampoco ha llegado el dinero a Salud Pública, cuya labor es determinante en una pandemia. No hay el número de rastreadores necesarios, lo que impide en las fases donde la incidencia es más baja detectar a tiempo los contagios y sus contactos para así eliminar los brotes. Además, permanecen cerradas camas de UCI en hospitales públicos a la vez que se habilitan salas de reanimación, quirófanos y otras dependencias para atender pacientes que necesitan un respirador. 

 En su protesta, recriminaron a Ayuso que la estrategia de confinamientos perimetrales con medidas restrictivas muy laxas ha fracasado a pesar de los intentos de los responsables de la Consejería de venderlos como un éxito. Los datos muestran que Madrid, a fecha de hoy, tiene un exceso de mortalidad muy superior al de resto de comunidades autónomas, presenta una incidencia acumulada muy superior a la media del país, mantiene unos niveles de ocupación de camas UCI superior al 35%, y tiene unas cifras de positividad en relación a pruebas realizadas cercanas al 10%, el doble de lo que la OMS considera como peligrosa. Madrid hoy está en situación de riesgo extremo, con una gran improvisación en la vacunación y a las puertas de una cuarta ola.

El Ejecutivo de Díaz Ayuso nunca ha asumido ninguna responsabilidad de todo lo que aconteció entonces, como tampoco lo hace hoy respecto a la situación que la Comunidad de Madrid presenta tras la Semana Santa. Por ello, y en vista que, a su juicio, Díaz Ayuso sigue haciendo un discurso que fomenta la laxitud y la irresponsabilidad, reclamaron poner en marcha las siguientes medidas:

– Un cambio radical en la política sanitaria ante la pandemia que permita erradicar al virus mediante las medidas que una amplia mayoría de expertos preconizan y que a tenor de los datos actuales exige incrementar las restricciones en las actividades donde se ha demostrado se producen más contagios.

 – Apertura de todos los centros de urgencias y consultorios de atención primaria que aún permanecen cerrados y dotar de manera inmediata a los centros de salud de los recursos humanos necesarios que permitan reanudar una actividad normal en los mismos y acometer la campaña de vacunación con recursos propios de Atención Primaria.

 – Incremento sustancial de recursos en salud pública, particularmente rastreadores, su labor es imprescindible para controlar los brotes cuando se haya reducido la incidencia.

 – Dotación a los hospitales públicos de los recursos humanos detraídos para enviarlos al hospital de campaña Zendal y exigimos un plan de viabilidad para el Zendal para el futuro que permita dar uso al dinero que ya se ha invertido allí.

 – Aumento del presupuesto sanitario. En 2019 el gasto en Madrid fue de 1340 euros /habitante año, siendo la media nacional de 1486 euros y por ejemplo en Extremadura de 1682 euros/ habitante año.

 – Un presupuesto no sólo mayor sino también más equilibrado que garantice que la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid pasa de suponer sólo el 11.2% del gasto total (la cifra más baja en todo el país) para llegar al 25% del total de gasto sanitario público.

 – Trasparencia en la gestión económica con cuentas claras como conocer el destino de los 3.500 millones de fondo Covid, con planes claros y eficaces en la vacunación.

 – Eliminar privatizaciones en servicios que pueden y deben ser realizados por el sector público y de forma más económica y eficiente. La Comunidad de Madrid muestra en su gasto sanitario consolidado en el 2019 un gasto del 69% del total en servicios hospitalarios y concertados (porcentaje más alto de todas las Comunidades Autónomas).

 Desde las organizaciones convocantes aseguraron conocer los graves daños que la pandemia está produciendo en los distintos sectores de la sociedad y ser sensibles a ellos, pero entienden que para poder relanzar sus actividades es imprescindible garantizar en primer lugar la salud colectiva, lo que seguro llevará posteriormente a reactivar de manera plena la actividad. Mientras, continuarán exigiendo al Gobierno Ayuso que haga efectivas ayudas directas y trasparentes a los sectores más necesitados.  

 La Consejería de Sanidad madrileña mostraba en los datos de sus memorias oficiales del SERMAS las carencias y recortes que sufría el sistema sanitario público madrileño. Si se comparan los datos correspondientes al año 2011 y los de 2019 se observa que el sistema había perdido en ese periodo 1.260 camas hospitalarias y 1.504 efectivos humanos, y tenía que atender a casi medio millón de personas más. Y en esta situación de debilidad y recorte irrumpió la pandemia provocada por el virus SARS COV2. La llegada de la pandemia evidenció de manera clara la imprevisión y falta de recursos, pero el Gobierno de la Comunidad de Madrid se mostró además reacio a tomar las medidas preventivas que según todos los expertos debían adoptarse para evitar los contagios. 

CCOO

About ELCOMUNISTA.NET (77751 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: