Nuevas manos toman el volante del proyecto socialista en Cuba

En el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), que sesionó del viernes a este lunes, los cubanos vieron nuevos y jóvenes rostros en la máxima instancia de poder, liderada hasta el momento por figuras de la llamada «generación histórica de la Revolución» de 1959.

Por Miguel Fernández Martínez*

El anuncio hecho hace dos días por el general Raúl Castro, con casi 90 años de edad, de que no aceptaría más cargos de responsabilidad en el seno del partido, no tomó por sorpresa a la población, pues ya lo había advertido en 2018 en una sesión parlamentaria.

Desde 1959, las riendas del poder en la isla estuvieron en manos de Fidel Castro (1926-2016), inicialmente como primer ministro (1959-1976) y luego como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (1976-2008), y como máximo líder del Partido Comunista (1965-2011); siendo sucedido por su hermano Raúl Castro, quien asumió la jefatura del Estado y el Gobierno en 2008 hasta 2018, y del partido desde el 2011 hasta el 2021.

Ahora, como parte del proceso de promoción gradual a cargos superiores de cuadros dirigentes más jóvenes, entre otras figuras, emerge Miguel Díaz-Canel, actual presidente de la República, quien se convierte en el primer cubano nacido después de la Revolución en hacerse cargo de los principales cargos políticos y gubernamentales en la isla.

Sputnik conversó con la licenciada en Historia, María Teresa Felipe, trabajadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), quien piensa que la renovación de la dirección del país es, «primero que todo, consecuencia de una lógica de vida».

«Muchos de aquellos jóvenes que le dieron vida (a la Revolución) en 1959 ya no están entre nosotros, o sea, los dirigentes históricos, como por ejemplo el comandante en jefe (Fidel Castro), y otros ya se encuentran en el final de sus vidas», indicó.

La historiadora opinó que, «como todo proceso revolucionario», Cuba necesita de «acciones, ideas y pensamientos frescos que se adapten a los nuevos tiempos, a las nuevas circunstancias».

«Pero sin dejar de lado la historia –aclaró-, esa que no nos permite olvidar por qué estamos aquí, y por qué seguimos apostando por un proyecto socialista».

Para la joven historiadora, este traspaso de mando «es un cambio de dirección necesario, renovador, alentador pero siempre teniendo en cuenta que es de continuidad», a la generación histórica de la Revolución.

Respecto a cómo repercutirá esta transición generacional en la vida y futuro de los cubanos, Felipe comentó a esta agencia: «Será muy difícil augurar qué nos puede vaticinar el futuro, si tenemos en cuenta que de él dependen muchos factores que no podemos controlar, sobre todo los externos».

«Lo que sí le puedo asegurar –señaló- es que el propósito y la lucha será siempre por alcanzar una sociedad más justa, equitativa, donde se priorice la vida del ser humano por encima de intereses materiales e individuales».

La joven añadió: «Creo que por eso la gran mayoría confía y apuesta por esta nueva dirección, que desde hace tres años ha estado «al pie del cañón», enfrentando ciclones, desastres aéreos, tornados, y una pandemia que ha vuelto «patas arriba» al mundo, y sin embargo una isla pobre y bloqueada cuenta ya con cinco candidatos vacunales.

«El futuro seguirá siendo socialista para nuestro país –sentenció María Teresa-, y el reto es que ese socialismo sea cada vez más justo e igualitario».

RENOVACIÓN PARA CONTINUAR

En tanto, el analista político Iroel Sánchez, editor del blog «La pupila insomne», subrayó en conversación con Sputnik que el PCC reconoció la importancia de la renovación en la gestión para mantener, en nuevos contextos, los objetivos del proyecto.

«Encabezar la defensa de la soberanía nacional y la justicia social en las condiciones de la tercera década del siglo XXI exige renovar los modos de gestionar la economía para en un nuevo contexto hacer sostenibles las conquistas sociales de la Revolución y cumplir con las expectativas de bienestar del pueblo que la ha defendido», dijo a esta agencia.

El experto añadió que «la historia de Cuba es la historia de su resistencia a la dominación del imperialismo» de EEUU.

«Continuar derrotando las agresiones estadounidenses, tanto la subversión política como el bloqueo económico, han sido y serán las principales misiones de los comunistas», afirmó.

Para Sánchez, quien también es director del programa televisivo «La pupila asombrada», el PCC renovó sus objetivos de «derrotar los planes imperialistas de rendir por hambre y enfermedades a Cuba, mantener la unidad nacional alrededor del ideal socialista y desatar todas las potencialidades para desarrollar material y espiritualmente el país».

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77656 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: