El discurso xenófobo de Vox sacude la campaña electoral en Madrid

Pese a partir en cuarto lugar en las encuestas, el partido ultraderechista Vox está consiguiendo ser uno de los principales focos del debate político en las campaña para las elecciones autonómicas del próximo 4 de marzo en Madrid.

Primero lo hizo trasladando su acto de presentación de candidatos al barrio obrero de Vallecas, donde el presidente del partido, Santiago Abascal, consiguió que la visita terminara en disturbios tras encararse con los vecinos que se manifestaban contra Vox.

En las últimas horas lo hizo a través de otra herramienta: la xenofobia. La estación de la Puerta del Sol de Madrid, uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, amaneció el martes con un cartel de Vox criminalizando a los menores extranjeros no acompañados (mena).

La pancarta señala a los mena –acrónimo tras el que se encuentra la realidad de niños migrantes que están lejos de su país y sin ningún adulto que los pueda tutelar– insinuando que éstos copan las ayudas sociales que supuestamente no llegan a los españoles.

MENTIRA Y CRIMINALIZACIÓN

«Un mena, 4.700 euros al mes, tu abuela, 426 euros de pensión», muestra el panel publicitario, acompañando el mensaje de la imagen de una señora mayor apenada y un joven negro con actitud amenazante, oculto tras una capucha y con un pañuelo tapándole la cara a modo de máscara.

El uso de esas cifras es claramente engañoso. En primer lugar, el cartel crea un paralelismo con la pensión de las personas mayores, haciendo creer que esos 4.700 euros son un pago directo para los niños migrantes solos, algo que no es cierto.

Más allá de la pancarta, el uso de esta cifra es recurrente en los discursos de Rocío Monasterio, la cabeza de lista de Vox en Madrid. Sin embargo, tampoco es cierto, tal y como ella sostiene, que la región dedique ese dinero de forma mensual a cada uno de los niños sin tutela.

Un trabajo de verificación realizado por la televisión pública RTVE apunta a que el cálculo sobre el que Vox apoya su bulo parte de un contrato de la Comunidad de Madrid para la financiación de un servicio de acogida residencial temporal de menores no acompañados.

Si se divide el importe del contrato (448.448 euros) por las plazas del centro (16) y el tiempo de duración del contrato (seis meses), sale una cifra que ronda los 4.700 euros. Es decir, no es una paga para inmigrantes, sino que se trata del coste de un servicio social que, además, no se presta solo a menores extranjeros.

Según datos oficiales, la Comunidad de Madrid tiene bajo su custodia a 3.709 menores no acompañados. De ellos, un total de 2.637 (el 71,1 por ciento) son de nacionalidad española y 1.072 (el 28,9 por ciento) son extranjeros. De estos últimos, solo 269 (el 7,2 por ciento del total) entran dentro de la categoría de menores extranjeros no acompañados.

Laura, una joven que trabaja en una residencia de menores en Castilla y León, explica a Sputnik que los presupuestos de estos proyectos «se emplean en una labor social que implica gastos de muchos tipos, como pagar a educadores, psicólogos o trabajadores sociales que ayudan a estos niños y adolescentes a superar situaciones muy duras que nadie querría para sí mismo».

«No debemos olvidar que son niños que, por sus circunstancias, han tenido que madurar muy rápido, pero en ningún caso podemos tacharles de delincuentes o términos similares»·, apunta, antes de apostillar que como profesional que trabaja en un piso de menas, opina «que la campaña actual de Vox lo único que busca es conseguir votos generando un odio gratuito hacia este colectivo».

REVUELO POLÍTICO

La campaña de Vox despertó un gran revuelo político, protagonizando la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados. Durante el desarrollo de la sesión, Iván Espinosa de los Monteros, diputado de Vox, insistió en que en España «no hay dinero para las familias y las empresas» pero «sí hay dinero para mantener a menas».

«Lo suyo es el odio. Lo que han hecho con esos carteles, señalando a unos menores que vienen a nuestro país en situaciones terribles, sin familia, habiendo sido objeto de delitos gravísimos en los países de tránsito, se llama inhumanidad. Les debería dar mucha vergüenza (…) Los derechos de esos niños no tienen discurso contable ni económico, tienen el discurso del dolor y el desamparo», respondió Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno.

Por su parte, Pablo Iglesias, hasta hace unos días vicepresidente segundo del Gobierno y ahora candidato de Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid, respondió a la polémica a través de un mensaje en redes sociales, donde afirmó «esto solo tiene un nombre: fascismo».

«No podemos permitir que estos criminales gobiernen en Madrid», dijo Iglesias, que en su mensaje compara el cartel de Vox con los utilizados por el nazismo contra los judíos.

Todos los partidos políticos expresaron su repulsa a la campaña de Vox, incluyendo al conservador Partido Popular, que, no obstante, sigue manteniendo su intención de formar Gobierno junto a los ultraderechistas en Madrid si los resultados del 4 de mayo se lo permiten.

«Hay que ser responsables, no se puede hacer publicidad engañosa, en campaña no vale todo», dijo Pablo Casado, líder del Partido Popular, cuya candidata, Isabel Díaz Ayuso, es la principal favorita para repetir como presidenta de Madrid según las encuestas.

Tras el revuelo generado por la campaña de Vox, varios partidos políticos anunciaron la puesta en marcha de medidas judiciales y la Fiscalía de Madrid anunció que investigará el cartel electoral por un posible delito de odio.

CONDENA DE 200 ONG

Además, más de 200 organizaciones de derechos humanos expresaron su rechazo al cartel de Vox. En un comunicado conjunto, entidades como Unicef, Save The Children o Cáritas –entre muchas otras– repudiaron la campaña por ser una «intolerable instrumentalización de los niños que llegan solos a España»

«Estos niños se encuentran en situación de especial vulnerabilidad por su condición de infancia, por ser extranjeros y por no tener referentes familiares en España», apuntan.

A pesar del aluvión de reacciones negativas en las últimas horas, Vox no reculó, sino que reaccionó a las críticas acentuando aún más su discurso xenófobo, con múltiples mensajes en redes que responsabilizan a los mena de un supuesto problema de seguridad en los barrios de Madrid.

«Con los delincuentes campando a sus anchas no hay libertad. Con menas en los barrios no hay libertad», tuiteó este martes Santiago Abascal compartiendo el enlace a una noticia que responsabiliza a varios inmigrantes de la agresión a una joven que, supuestamente, identificó a sus atacantes como «un grupo de menas» cerca de la Casa de Campo de Madrid.

Horas más tarde, la cuenta oficial de Vox en la localidad de Fuenlabrada (una de las mayores poblaciones del sur de Madrid) denunció que «una manada de menas» agredió a un joven por participar en uno de sus actos de campaña

Más allá de lo improbable de que 269 niños y adolescentes sean responsables de prácticamente todas las atrocidades que se cometen en un territorio habitado por 6,5 millones de personas, este discurso sigue desviando parte de la atención de la campaña electoral hacia Vox, afianzando sus opciones de entrar por primera vez en el Gobierno de una región española.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (74998 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: