Chernóbil en la memoria

El 26 de abril de 1986 volaba de Moscú a Kiev junto a un grupo de jóvenes amigos para pasar unos días de vacaciones en Ucrania. No imaginábamos entonces que nos acercábamos temerariamente a un lugar llamado Chernóbil, donde acababa de ocurrir el mayor accidente en la historia de la energía atómica mundial.

Por Natasha Vázquez*

En las horas y días siguientes en la capital ucraniana, pocos signos denotaban la tragedia que se desarrollaba a orillas del río Pripiat. La gente continuaba su vida, más preocupada por las próximas festividades del primero de mayo o por dónde comprar unos buenos zapatos importados, que por lo que ocurría a 160 kilómetros al noreste de Kiev. La prensa soviética apenas lo había mencionado de pasada, sin darle demasiada importancia. Tuvo que pasar bastante tiempo para que se conocieran los detalles de este suceso, que de una forma u otra afectó la vida de millones de personas.

A 35 años de la explosión, Sputnik hace un repaso a lo ocurrido.

EL ACCIDENTE

Todo comenzó el 25 de abril de 1986, cuando el personal de la central nuclear se preparaba para apagar la cuarta unidad de energía de la planta para un mantenimiento preventivo programado. Durante el mismo, se suponía que debía realizar un experimento de desenergización del equipo y utilizar la energía mecánica del descentramiento del rotor del generador de turbina para garantizar la operatividad de los sistemas de seguridad de la unidad de potencia. Debido a restricciones de despacho, la parada del reactor se pospuso varias veces, lo que provocó ciertas dificultades en el control de la potencia del reactor. En la madrugada del 26 de abril, a las 01.24 hora de Moscú, se produjo un aumento descontrolado de potencia que provocó explosiones y la destrucción de una parte importante de la instalación del reactor. El núcleo y toda la parte superior del edificio donde se encontraba el reactor fueron completamente destruidos; la chimenea y la sala de turbinas resultaron gravemente dañadas y todas las barreras y sistemas de seguridad quedaron arruinados.

Las explosiones provocaron un grave incendio, con la consecuente liberación de una enorme radiactividad.

El 27 de abril, debido al alto nivel de radiación, fueron evacuados los residentes de la cercana ciudad de Pripiat, y más tarde todos los de la zona circular de 30 kilómetros alrededor de la central nuclear de Chernóbil, hasta llegar a un total de más de 115.000 personas.

Las medidas tomadas en los días posteriores al accidente para llenar el reactor con materiales inertes llevaron al principio a una disminución en la potencia de la liberación radiactiva, pero luego las altas temperaturas dentro del eje del reactor destruido provocaron un aumento en la cantidad de sustancias radiactivas liberadas a la atmósfera.

El 16 de mayo ya estaba claro que era necesario conservar a largo plazo la unidad de energía destruida, y pocos días después comenzó la construcción del Sarcófago, en la que participaron cerca de 90.000 trabajadores y que duró 206 días, de junio a noviembre de ese año. Para la instalación se utilizaron más de 400.000 metros cúbicos de hormigón y se instalaron 7.000 toneladas de estructuras metálicas.

En 2007 comenzó la construcción un nuevo sarcófago. Treinta años después de la tragedia, en 2016, se inauguró el denominado «Nuevo Sarcófago Seguro» (NSC, por sus siglas en inglés), una estructura móvil, la mayor construida hasta la fecha en el mundo, en forma de arco de 110 metros de alto, 150 de ancho y 256 de largo y más de 30 000 toneladas. Se construyó a 180 metros del reactor y luego se ubicó sobre él mediante un sofisticado sistema de raíles. Se estima que tendrá una duración de más de cien años. Según el Programa Nacional de Ucrania, la planta de energía nuclear de Chernóbil se clausurará por completo y la instalación del sarcófago se transformará en un sistema respetuoso con el medio ambiente para 2065.

LAS CONSECUENCIAS

La gran cantidad de sustancias radiactivas liberadas al medio ambiente como resultado del accidente en la central nuclear de Chernóbil provocó la contaminación a largo plazo de grandes áreas. La mezcla incandescente de gases radiactivos y aerosoles se elevó a una altura de varios kilómetros por el flujo de calor y el viento la precipitó en dirección noroeste primeramente. Durante 10 días de liberación activa del reactor, la dirección del viento en el área cambió en un círculo de 360 grados.

Los aerosoles radiactivos cayeron principalmente con lluvias sobre una gran área dentro de las fronteras de Ucrania, Bielorrusia y las regiones centrales de la parte europea de Rusia.

Vastos territorios resultaron contaminados con lluvia radiactiva. La mayor parte de esta, con una contribución significativa de isótopos de estroncio, se concentró cerca de la central nuclear. Pero los aerosoles radiactivos cayeron sobre una gran área perteneciente a Ucrania, Bielorrusia y las regiones centrales de la parte europea de Rusia.

Como resultado del accidente, los territorios de 17 países europeos con un área total de más de 207.000 kilómetros cuadrados quedaron expuestos a la contaminación radiactiva con cesio-137. De ellos, unos 60.000 kilómetros cuadrados se encuentran fuera de la antigua URSS. Diversas áreas de Austria, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Suecia, Finlandia, Noruega y otros países de Europa Occidental, fueron contaminadas.

Nubes contaminadas con radiactividad procedente de Chernóbil llegaron incluso a Canadá, Estados Unidos y Japón. Solo el hemisferio sur permaneció limpio.

En las regiones de Rusia más afectadas por el accidente de Chernóbil, casi dos millones de hectáreas de tierras agrícolas quedaron contaminadas con lluvia radiactiva, es decir, alrededor del 1 por ciento de la superficie total del país. En algunos de ellos, los niveles de contaminación del suelo eran tan altos que era imposible utilizar los productos agrícolas producidos allí. 1,2 millones de hectáreas de bosques rusos quedaron expuestas a contaminación radiactiva y la actividad económica se detuvo por completo en 30.000 hectáreas de extensiones forestales. En total, en la URSS, como resultado del accidente, cerca de cinco millones de hectáreas de tierra fueron retiradas de la producción agrícola, cientos de pequeños asentamientos fueron destruidos y enterrados. Así, el accidente de Chernóbil de una forma u otra afectó la vida de millones de personas.

LAS VÍCTIMAS

Pero las consecuencias más dolorosas las sufrieron los casi 8,4 millones de personas en Bielorrusia, Rusia y Ucrania que estuvieron expuestas a la radiación.

Inmediatamente después del accidente, unas 600 personas entre los trabajadores de la central y los bomberos soportaron una exposición aguda a la radiación. De estos, 237 fueron diagnosticados inicialmente con enfermedad aguda por radiación (ARS), luego este diagnóstico se confirmó en 134 personas más, 28 personas murieron solo en los primeros meses después del accidente. Tres personas habían muerto antes en el momento de la explosión del cuarto reactor.

Más de 600.000 personas participaron en la liquidación de las consecuencias del accidente y recibieron también altas dosis de radiación. Muchos de ellos recibieron órdenes y medallas de la URSS, pero nada de eso los libró de los duros efectos en su salud, que en muchos casos los llevó a la muerte.

La Federación de Rusia estableció en 1993 el Día del Recuerdo de los fallecidos en accidentes y desastres por radiación, que se celebra el 26 de abril.

Además, desde 2016 las Naciones Unidas marcaron esta fecha como el Día Internacional de Recuerdo del Desastre de Chernóbil. «Las graves consecuencias a largo plazo del desastre de Chernóbil todavía se sienten, tres decenios después», constataba entonces la ONU, a la vez que llamaba la atención sobre «las continuas necesidades de las comunidades y territorios locales afectados».

Nada podrá devolver las vidas perdidas durante estas tres décadas y media a consecuencia del desastre, pero el recuerdo y las lecciones de Chernóbil deben servir a la humanidad para no repetir esos errores trágicos.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77562 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: