Campañas electorales bajo lluvias de balas en México

Las campañas electorales se desarrollan en México bajo lluvias de balas de poderosas organizaciones criminales que amenazan, chantajean y asesinan a las personas que se aventuran a aspirar a puestos de elección, para intimidar a futuros gobernantes y tomar el control del territorio donde trafican armas, drogas y personas.

Por Víctor Flores García*

Cuando se cumplieron seis meses del proceso electoral para renovar a los 500 asientos de la Cámara de Diputados y el 80 por ciento de las alcaldías de los casi 2.500 municipios del país, el Gobierno fue obligado a poner en marcha un plan especial contra el «Partido del Crimen», el 4 de marzo pasado.

Para entonces, la cartera federal de Seguridad Pública había contabilizado en seis meses, de septiembre a febrero pasado, 64 asesinatos de personas protagonistas de las campañas proselitistas.

Durante el proceso electoral que desembocó en los comicios de julio de 2018, cuando triunfó en el líder de la izquierda nacionalista Andrés Manuel López Obrador, fueron asesinados 48 candidatos, principalmente en el ámbito municipal, el eslabón más frágil y castigado de las estructuras del poder político.

LAS ELECCIONES MÁS VIOLENTAS

Con esas cifras oficiales, las campañas electorales de este año, en las que también están en juego 15 de los 32 gobiernos de los estados del país, ya son las más violentas en dos décadas, desde el año 2000.

La organización ciudadana Causa en Común contabilizó en todo el año pasado 75 asesinatos de funcionarios públicos y 59 de actores de partidos políticos.

Un mes después de haber sido lanzado el operativo conjunto de protección de candidatos, con decenas de miles de agentes federales de Gobernación, la Unidad de Inteligencia Financiera, la Guardia Nacional y el Centro Nacional de Inteligencia, el balance se incrementó el 9 de abril con diez candidatos asesinados o desaparecidos, presuntamente secuestrados.

En las campañas electorales el Gobierno federal ha atendido a 117 candidatos que denunciaron haber sido víctimas de «amenazas y en algunos casos agresiones físicas».

Del total de ataques, 71 fueron cometidos contra hombres y 36 contra mujeres, en 103 eventos diferentes.

El operativo de protección de los protagonistas de las campañas se enfocó en 35 casos que requirieron «atención especializada», mediante el suministro de botones de pánico, escoltas, vigilancia de domicilios o teléfonos de contactos, y fueron registrados «58 casos sobre probable violencia», indica el informe federal.

PARTIDO DE CRIMEN EN CAMPAÑA

La propia titular federal de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez informó las cifras negras que enlutan a la clase política, y condenó que «la delincuencia organizada y la delincuencia del cuello blanco buscan incidir políticamente en las elecciones» durante las campañas políticas.

El plan de seguridad en marcha para salvaguardar la seguridad en el proceso electoral tiene como objetivo impedir que los criminales decidan en las elecciones mediante intimidación, extorsiones, agresiones y asesinatos.

«No se doblegará a la democracia», es la divisa del Gabinete de Seguridad que comanda la operación con fuerzas uniformadas civiles y militares.

Una de las herramientas del plan son las llamadas «Mesas de Construcción de Paz y Seguridad», para dirigir los protocolos de atención a personas amenazadas o víctimas de ataques, durante 24 horas.

La mitad de las agresiones se concentran en seis de las 32 entidades federales del centro y norte del país: Guanajuato, Baja California, Jalisco, Estado de México, Michoacán y Chihuahua.

El terror sembrado por el crimen organizado ha causado el «desplazamiento forzado» de casi 350.000 personas dentro del país, según una investigación de la Comisión Mexicana de Defensa y Protección de Derechos Humanos.

Pero también hay candidatos acusados de violencia de género.

La Observatoria Ciudadana Todas Mx, integrada por 154 organizaciones y colectivas feministas, señaló a 25 candidatos de todos los partidos que han sido denunciados por acusaciones de acoso, hostigamiento, secuestro o violación sexual.

Un informe de esa red detalla los reportes de agresiones a mujeres y menores de edad en el ámbito familiar y político, como violencia psicológica y golpes.

Según la Consultoría Ekellet, 262 políticos han sido agredidos en diversos actos de violencia criminal, cifra superior a las 191 agresiones que documentó en las elecciones anteriores de 2018.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (77562 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: