El laborismo británico agudiza su crisis en el post-Brexit

El Partido Laborista recibió un duro varapalo en las primeras horas de escrutinio de los votos de las elecciones municipales y regionales del 6 de mayo, que llevó a militantes y analistas a cuestionar el liderazgo de Keir Starmer y su estrategia para recuperar posiciones en sus feudos ingleses.

Por Lourdes Gómez*

Los resultados finales de los comicios locales de Inglaterra y las autonómicas de Escocia y Gales no se conocerán hasta el fin de semana, pero los recuentos iniciales resultaron desastrosos para los laboristas. Starmer tomó el timón en abril de 2020 –días después del primer confinamiento por el coronavirus– y envolvió su liderazgo del partido en el lema de ‘bajo nueva gestión’ para distanciarse de su antecesor, el izquierdista Jeremy Corbyn.

UN DIPUTADO MENOS

La etiqueta no funcionó en su primer examen electoral. El laborismo perdió el único escaño parlamentario en liza, Hartlepool, que retenía desde se creó la circunscripción en 1974. El estratega del neolaborismo y exministro con Tony Blair, Peter Mandelson, controló durante casi una década esta plaza costera del nordeste inglés, que el jueves pasó a los conservadores.

Con Hartlepool cayeron, a lo largo del día siguiente, posiciones en ayuntamientos y concejos municipales de los antiguos focos laboristas de las Tierras Medias y el Norte de Inglaterra. Forman parte del llamado ‘muro rojo’, que se inclinó por el Brexit en el referendo de 2016 y apoyó a los conservadores tres años más tarde, brindado al primer ministro, Boris Johnson, la holgada mayoría que disfruta en Westminster.

«Es un resultado realmente histórico (…) la gente estaba harta y quiere cambio», celebró la nueva diputada, Jill Mortimer, obviando que los ‘tories’ llevan 11 años dirigiendo el Gobierno del Reino Unido.

Su victoria en Hartlepool fue colosal: una ventaja de 6.940 y el 51,9 por ciento de votos. El candidato laborista, con el 28,7 por ciento de apoyos, no logró recuperar ni una pizca del 26 por ciento del electorado que en 2019 se fugó al ya desaparecido Partido del Brexit del ex eurodiputado Nigel Farage.

AGRIA DERROTA

«Me responsabilizo plenamente de los resultados y me responsabilizaré completamente de arreglar las cosas», declaró Starmer, cuando finalmente se sentó, por la tarde, ante las cámaras de televisión.

El abogado y exdirector de la Fiscalía general británica achacó los «decepcionantemente agrios resultados» a las divisiones internas y la desconexión con los laboristas euroescépticos.

«Hemos cambiado como partido, pero no hemos expuesto al país un caso suficientemente fuerte», dijo a la BBC.

Desafiaba así a los críticos en la izquierda que censuraron su falta de visión y, en algunos casos, sugirieron que renunciara a su cargo.

«Con frecuencia hablamos entre nosotros, en vez de con el país, y hemos perdido la conexión y la confianza de la gente trabajadora, particularmente en sitios como Hartlepool», añadió.

Estas primeras elecciones del post-Brexit han afianzado, en Inglaterra, el realineamiento del electorado entre los dos grandes partidos: los conservadores se afianzan en distritos posindustriales eminentemente blancos y de ingresos bajos o medios y retienen sus tradicionales zonas rurales pudientes; los laboristas se atrincheran en las urbes y ciudades universitarias con sus núcleos de población joven y multiétnica.

LIVERPOOL HACE HISTORIA

Así, Manchester y Londres iban camino de renovar a sus respectivos alcaldes y exministros laboristas, Andy Burnham y Sadiq Khan. A su vez, Liverpool, de trayectoria socialista, marcó un doble hito cuando eligió a la primera mujer negra, Joanna Andersen, como edil de una autoridad unitaria metropolitana.

El escrutinio de votos se prolongará a lo largo del fin de semana en un esfuerzo para cumplir con las restricciones anticovid. Los votos escrutados este viernes indicaban que el laborismo consolidaría su posición dominante en la Asamblea Autonómica de Gales, con Mark Drakeford repitiendo como ministro principal.

Mientras, el equipo del nuevo líder laborista en Escocia, Anas Sarwar, luchaba frente por frente con los conservadores para atraer el voto unionista que asegure la segunda posición en el Parlamento de Edimburgo, después del imbatible Partido Nacional Escocés liderado por Nicola Sturgeon.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (76308 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: